Antiguos oficios en Ñuble que se niegan a desaparecer

Por: Carla Aliaga 2017-05-07

Las costumbres van cambiando y cada día nueva tecnología inunda nuestra vida, relegando al olvido profesiones y oficios que antaño fueron esenciales. Algunos, solamente han cambiado de nombre, otros, perdieron su puesto en la sociedad sustituidos por una máquina, o a causa de un sistema económico que les hizo imposible competir en precios para ganarse el sustento.

Sin embargo, aún quedan quienes perseveran para que las antiguas tradiciones continúen vivas y sigan siendo un aporte para nuestra cultura y sociedad. 

Bolillo
Es el caso de la tejedora en bolillo María Elena Alarcón. “Este trabajo es muy antiguo, en vías de desaparecer. En Cobquecura lo hago solamente yo y nadie se interesa por aprenderlo”, comparte la artesana de 94 años.

Ella trabaja la difícil forma de tejer con un bolillo, alfileres, hilo y más de 20 palitos de madera para crear sus tejidos y figuras en las franjas que parecen simples, pero que esconden un trabajo complejo. El tejido de bolillos es una técnica de encaje textil que consiste en entretejer hilos que inicialmente están enrollados en bobinas, llamadas bolillos. A medida que progresa el trabajo, el tejido se sujeta mediante alfileres clavados en una almohadilla, que se llama “mundillo”. El lugar de los alfileres viene determinado por un patrón de agujeritos en la almohadilla. La técnica del entrelazado en bolillo es una de las más difíciles de lograr y lleva consigo una dedicación enorme en los detalles de entrelazado, teniendo un alto valor estético-simbólico en quien la crea y en quien la desea adquirir.

Colchanderas
El Valle del Itata comprende las comunas de San Nicolás, Portezuelo, Ninhue, Trehuaco, Quirihue, Cobquecura, Coelemu, Ránquil y Quillón. En esta zona, de agricultura tradicional, las familias campesinas aún producen artesanía de paja trenzada de trigo, la cual persiste en la zona gracias a que los agricultores han sabido mantener las variedades locales específicas para la elaboración de las trenzas de paja. Entre  estas artesanías destacan las “cuelchas”, que son las trenzas de paja de trigo elaboradas por colchanderas y colchanderos ubicados principalmente en Trehuaco, Ninhue y Quirihue. Es la materia prima de las “chupallas”, sombrero típico del huaso chileno, elaboradas por los artesanos de Ninhue.

Productos de calabazas
La revalorización de la calabaza como patrimonio cultural rural de la antigua tradición campesina de la región y en América Latina, es lo que plasmó Natalia Vásquez en un proyecto que considera la elaboración de piezas de orfebrería, utilitarias y de decoración. En la experiencia del trabajo con calabaza se ha evidenciado lo resistente del material, que permite utilizar diferentes técnicas como es el teñido, el reconstituido con piedras naturales, el tallado y mezcla de ellos.

Comentarios