Los escuderos de Astorga revelan el sello de su estilo de trabajo

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Archivo 2017-05-06

“Creo que la clave de nuestro trabajo como cuerpo técnico es la unión y la libertad que nos da Emiliano para opinar, porque tú sabes que hay técnicos que ordenan y punto. Aunque él tome las decisiones es humilde y nos escucha”, reflexiona Aníbal Pinto, preparador de arqueros del cuerpo técnico que dirigirá Ñublense a partir del 1 de junio.

Pinto, de 46 años, ex arquero de Melipilla, Palestino, Universidad de Chile, Antofagasta, Everton y O’Higgins, es uno de los escuderos y colaboradores del experimentado técnico, Emiliano Astorga, que además cuenta en su staff con su hijo, del mismo nombre y 34 años, y un joven preparador físico, Denis Escobar de 33 años.

Todos ellos valoran el sello integrador que plasma como líder.

“Emiliano es humilde”
“A Emiliano lo conozco desde que jugábamos juntos en Soinca Bata, que después fue Melipilla, siempre fue humilde, él es cercano a los jugadores, tiene manejo de camarín, y por eso da gusto ir a entrenar al plantel, nos da a todos confianza”, refuerza Pinto, quien transmite su experiencia como arquero a los porteros que entrena.

“En mi época no había preparadores de arqueros y uno crecía con ripios, hoy uno trabaja la parte técnica y además sabe lo que siente el arquero cuando se equivoca, les enseño a ser líder en la cancha, a comunicarse con la defensa, a enfrentar situaciones”, reflexiona el brazo derecho de Astorga, quien tiene clara la visión sobre los porteros de Ñublense.

“Sebastián Contreras en Cobreloa no jugó mucho, después estaba atendiendo el hotel de su madre y en Ñublense aprovechó la oportunidad, ganó confianza y terminó bien. A Pablo Reinoso lo conozco porque se fue a probar a Melipilla en 2007, no ha jugado mucho, pero veremos. Lo importante es que anden bien. No sé si vamos a traer otro arquero, eso lo verá con los dirigentes”, sentencia.

La huella del padre
Emiliano Astorga hijo, profesor de educación física y técnico egresado del INAF, revela que su padre, con el que empezó a trabajar el año pasado en San Marcos de Arica, “siempre nos considera, trabajamos los cuatro en conjunto, somos unidos fuera del trabajo también, nos juntamos a conversar y planificar”.

Sobre el estilo de juego que impondrán en Ñublense, y al que apuntarán los trabajos tácticos desde el 1º de junio, es enfático. “Siempre se ha dicho que mi padre es defensivo, pero lo que realmente busca es contar con un equipo sólido, equilibrado, muy ordenado, pues sabe que si arma una defensa sólida, bien estructurada, y contamos con los jugadores a nivel ofensivo para atacar, podrá ganar el partido en cualquier momento”, analiza.

“Siempre salimos a ganar y ser protagonistas, pero con orden, con los jugadores claros sobre qué función deben cumplir en la cancha”, destaca.

Astorga hijo no anticipa qué  sistema utilizará Ñublense. Si bien sostiene que han plasmado el 3-5-2 y el 4-3-3, “dependerá de los jugadores que logremos traer para armar el plantel.

“Queremos una columna vertebral sólida, fuerte, ojalá que podamos contar con ella, eso es fundamental”, concluye el ayudante técnico e hijo de Astorga.

Lúdico y multidireccional
El preparador físico Denis Escobar, penquista de 33 años, con un master en la Universidad de Barcelona en Alto Rendimiento y Tecnificación de Alto Nivel, es el más joven del staff técnico. 

Comenzó en Deportes Concepción, tuvo pasos por Fernández Vial, Naval y Copiapó, hasta que Astorga lo integró a su grupo en San Marcos de Arica el año pasado.

“Llegué por recomendaciones de Robert Prieto, preparador de arqueros de Arica. El ‘profe’ Astorga inspira respeto en el plantel, tiene un gran manejo de grupo, eso facilita el trabajo de nosotros porque todos se focalizan en el trabajo”, comenta.

Sobre su estilo de trabajo como preparador físico, revela  que es “multidireccional” ya que no deja fuera ninguna metodología de trabajo.

También busca motivar a los jugadores con rutinas creativas: “la idea es que el jugador no sepa nunca el ejercicio de mañana, para que no se aburra”.

De cara a la pretemporada, anticipa que comenzará con el proceso de readaptación y evaluaciones, para pasar al período de cargas e intensidad,  y finalizará con el período de recuperación o compensación.

Hoy Emiliano Astorga y Patrick Kiblisky se reunirán en Santiago para definir qué refuerzos llegarán para potenciar el plantel. Su calificado cuerpo técnico se ilusiona con una gran campaña.

Comentarios