Presentan plan preventivo de alerta volcánica en Las Trancas

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 10:05 PM 2017-05-04

Buscan reducir desde la media hora  del plan de desalojo actual a solo cinco minutos el aviso de evacuación masiva

Vecinos presentaron la estrategia a la Municipalidad de Pinto, para su materialización

Reducir los tiempos de alerta y evacuación ante la eventualidad de que se produzca una erupción de alta intensidad del complejo volcánico Nevados de Chillán es el objetivo principal de un proyecto generado por la junta de vecinos de Las Trancas, que apunta a instalar bocinas en diversos puntos estratégicos del complejo volcánico.

La iniciativa surgió del debate interno de los vecinos del sector montañoso, quienes se hicieron una serie de preguntas respecto del estado de la infraestructura y la red de emergencias establecida en territorios aledaños al macizo volcánico, donde existe una alta cantidad de pasajeros que acuden a los hoteles, cabañas y establecimientos que explotan el turismo.

El presidente de la unión vecinal, José Muñoz Pastene,  refirió que desde que el volcán entró en erupción han estado de manera permanente atentos a la condición de la emergencia y cómo ella va evolucionando. En ese proceso han aprendido a convivir con el tema, lo que derivó en un plan de acción surgido desde la autoridades de emergencia.

En estos momentos existe un plan para el desalojo ordenado de los habitantes de los alrededores y de la población flotante que se hospeda en las decenas de establecimientos hoteleros que existen en el sector.

No obstante, tras analizar los antecedentes que forman parte de la estrategia de evacuación controlada modelada por la Onemi, el municipio y organismos públicos y privados, se dieron cuenta de que existen al menos dos situaciones que deben ser corregidas, lo que se puede lograr a través del plan que expusieron al municipio.

En primer lugar reconocen que el modelo actual tiene el inconveniente de que desde la alerta inicial que debe emanar desde entidades públicas hasta que llega a cada uno de los vecinos, puede pasar fácilmente un tiempo prolongado que puede llegar hasta la media hora.

El problema del aviso a cada una de las personas que viven en los alrededores del volcán se transforma en algo mucho más complejo si es que la eventual emergencia ocurre en horas de la madrugada.

El consultor Claudio Arias Salas, de la empresa Dominion Engineering, quien asesoró a la junta de vecinos de Las Trancas en el desarrollo del plan, indicó que además en la zona existe un Comité de Emergencia reducido, conformado por un puñado de voluntarios de Bomberos de Socorro Andino y Carabineros, que además tienen muy pocos medios de movilización.

En este panorama, agrega el profesional, lo más recomendable es implementar un sistema de sirenas accionado por carabineros, que alerten a la población cuando se produzca un fenómeno eruptivo de alta intensidad y sea necesario abandonar el lugar para buscar protección.

Arias sostiene que “con el sistema actual, la evacuación de personas puede demorar hasta media hora, pero nosotros creemos que este sistema de sirenas permitirá que las familias reciban el mensaje en menos de cinco minutos”.

Según el proyecto, las seis bocinas serían instaladas en las Termas, Las Trancas (dos), Shangrilá y en La Invernada (dos), las cuales podrán alertar a un territorio de unos 20 kilómetros de extensión y de alta dispersión en densidad poblacional.

Lo relevante de este modelo es que permitirán emitir “sonidos y mensajes hablados que pueden ser escuchados hasta 1.000 metros de distancia y son activados por satélite, GPRS, radio en frecuencia VHF y manualmente. Permiten notificar de manera eficiente, oportuna y masiva a las comunidades frente al riesgo de erupción  volcánica mayor”.

En el informe entregado al municipio Claudio Arias expone que el sistema de comunicaciones “debe ser altamente fiable y redundante y debe estar compuesto por un sistema primario satelital y otro secundario o de respaldo de microondas”.

El sistema de alarmas debiera estar sujeto al control centralizado desde un Centro de Operaciones ubicado en la Tenencia de Carabineros de Las Trancas e interconectado a Sernageomin y Onemi, en sus niveles regional y nacional.

Este plan de emergencia tiene como antecedente inmediato las torres emisoras instaladas por entidades nacionales en zonas costeras con el fin de alertar frente a la ocurrencia de tsunamis. 

En la Región de O’Higgins,  dijo Arias, fue presentado por la Onemi un proyecto de 18 bocinas para la zona litoral que cuesta $1.696.511.431. Basándose en ese modelo, estiman que las seis sirenas para Las Trancas costarían alrededor de $283.426.905.

Ambos representantes de los vecinos plantearon que en reunión con el municipio de Pinto se les indicó que la propuesta sería priorizada y postulada a las fuentes de financiamiento con el fin de que pueda ser implementada en la comuna.

Comentarios