Los números de la trayectoria del técnico Emiliano Astorga

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Agencia Uno 2017-04-30

"Astorga hace un buen trabajo táctico con sus planteles, cuando los arma, le va bien”
Sebastián Méndez

Emiliano Astorga debería ser oficializado el próximo martes en Ñublense.

7 Clubes dirigió: S. Antonio, Melipilla, Calera, Palestino, Wanderers, Arica y Cobresal.

En las próximas horas, si la negociación llega a buen puerto en lo económico, y se zanjan las pequeñas diferencias, Ñublense debería oficializar el arribo de Emiliano Astorga como el nuevo entrenador del plantel rojo para el Torneo de Transición 2017.

Pero ¿quién es el estratega que se ha transformado en el tema de los últimos días? ¿Cuáles son los números de su palmarés y trayectoria?


De zaguero a entrenador
Emiliano Eduardo Astorga Lobos nació el 21 de septiembre de 1960.

Con 56 años, es uno de los técnicos nacionales respetados en el medio porque en silencio supo ganarse un espacio en el fútbol. Como jugador dejó huella jugando en la posición de zaguero central.

Su estreno lo hizo en San Antonio Unido en 1978.

Posteriormente emigró a Magallanes en 1983 destacando por su estilo aguerrido y sólido juego aéreo. En 1984 integró el plantel albiceleste que ganó la liguilla para la Copa Libertadores de 1985, pero esa temporada emigra a Unión La Calera, club recién ascendido, pero en 1986 retorna a Magallanes. Al año siguiente defendió a Rangers de Talca y luego a Naval de Talcahuano en 1988.

A la temporada siguiente vuelve a su zona a jugar por Soinca Bata, (Segunda División) y que el año 1992, pasa a ser Deportes Melipilla, equipo en el que permaneció hasta el año 1995 y con el cual logró ganar la liguilla de Promoción 1992. Ya en 1996, militó en Santiago Morning, que en aquel entonces se encontraba en Tercera División, ese año logró el título y se retiró del fútbol. 

Astorga, además, fue seleccionado de la Selección de fútbol de Chile en el Torneo Preolímpico Sudamericano Sub-23 de 1984, donde obtendría el segundo lugar del torneo, lo cual le valdría un cupo a los Juegos Olímpicos de 1984 en Los Ángeles, pero no sería convocado para esta competición.

Apela al orden defensivo
Sus inicios como entrenador se remontan al 2003 cuando dirigió a San Antonio Unido, para luego asumir como ayudante de Juan Ubilla y Guillermo Paéz en Melipilla en 2005.

En 2009 tomó el primer equipo de Melipilla tras ganar experiencia como técnico de cadetes de Santiago Morning y el propio cuadro de los potros.

Su estreno fue auspicioso porque terminó cuarto con Melipilla, pero descendió por secretaría. El 2009 asumió como DT de Unión La Calera donde timbra su primer gran logro. Fue subcampeón de la B y lo lleva a Primera el 2010 tras 25 años en los potreros. El 2011 llegó a las semifinales del torneo.

“El profe es un entrenador serio, que trabaja bien el orden en sus equipos, y es cercano al jugador”, recalca Octavio Pozo, que fue dirigido en Calera y ahora en San Marcos por Astorga. El 2012 en Palestino fue elegido como el mejor DT de Primera, y el 2014 jugó la liguilla que clasificaba a la Copa Sudamericana.

El 2015, con Wanderers, hace historia clasificando a la Copa Sudamericana, y el 2016 asume en San Marcos de Arica sin evitar su descenso a Primera B. Lo rearma y cuando lo tenía sublíder de este torneo, se marchó a Cobresal para intentar levantarlo y evitar su descenso, pero los resultados no lo acompañan y timbra su salida. Hoy está a solo horas de asumir oficialmente en Ñublense si zanja su acuerdo económico, pone la rúbrica e inicia un nuevo desafío.

Comentarios