Nuevo bochorno en asamblea del Comité Ñuble Región

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 09:40 PM 2017-04-28

Durante la jornada no fue posible avanzar en clarificar las cuentas del comité, cuestionadas en la sesión 

En las próximas semanas se deben inscribir los candidatos a las elecciones internas.

En la sesión Hérex Fuentes sostuvo que los aportes municipales están plenamente justificados, a pesar de desorden en las cuentas.

Bochornoso o impropio de una entidad que fue líder en el desarrollo de la idea de convertir a la provincia en una unidad administrativa mayor fueron algunos de los comentarios de protagonistas que asistieron a una nueva asamblea general del Comité Ñuble Región.

La reunión, donde se iban a debatir temas relevantes del quehacer del organismo derivó,  como ya había sucedido en la cita anterior, en recriminaciones de todo tipo, discusiones irrelevantes y en la exposición de asuntos pendientes por parte de personas que tienen una agenda propia y que parecen surgir como candidatos a regir los destinos de la entidad en la próxima elección del 27 de mayo.

No fue una reunión normal, pues desde el primer momento hubo cuestionamientos hacia la manera en que ella era conducida por el directorio, que fue permanentemente puesto en tela de juicio y donde hubo amenazas permanentes de abandono de la sala por parte de personeros que se mostraron críticos, como Krisler Monroy o Carlos Muñoz.

Este último fue un permanente factor de desestabilización de la directiva, pues expuso como nadie las falencias del comité en diversos ámbitos, por lo que incluso fue amenazado con la expulsión de la sala y además cuestionado en su rol como dirigente y afiliado a la entidad.

Fue Muñoz quien planteó apenas iniciada la reunión que la asamblea general de socios no podía ser realizada, pues si se apegaban a los estatutos, para que tuviera validez tendría que haber sido convocada por medios formales y con cierta anticipación, lo que no habría ocurrido.

A la cita, en el Salón Prat de la Gobernación, llegaron finalmente menos de 30 personas de los 1.500 socios que aparentemente tiene el Comité Ñuble Región, de los cuales 100 serían socios activos. La escasa concurrencia no sorprendió a la audiencia, pues es la cantidad usual que arrastra el comité en sus reuniones masivas.

El tema se zanjó salomónicamente luego de que los participantes reconocieran que si se ajustaran a los estatutos muy pocos podrían haber participado, pues el pago de cuotas, que es condición para ser socio, es una falencia compartida por prácticamente todos, de tal manera que hace poco hubo que lanzar un “perdonazo” general.

Acta anterior fue omitida
El lento andar de la asamblea de socios encontró otro escollo cuando llego el momento de aprobar el acta de la sesión anterior, tan virulenta como la de hoy, donde habían sido expuestas fallas en el funcionamiento del organismo y dudas con la rendición de cuentas de su presidente Hérex Fuentes.

El acta no reflejó la realidad, pues como reconoció el secretario, dejó a propósito fuera los pasajes polémicos y los grandes debates con el fin de no afectar la imagen de la entidad. Por ello ninguno de los temas analizados pudo ser refrendado.


Al final de la sesión Hérex Fuentes reconoció que existen deficiencias en el entramado de Ñuble Región, pero descartó que hubiera dolo o situaciones irregulares en el manejo de los recursos de municipalidades o de socios particulares.

El gran detractor de la directiva de Ñuble Región, Carlos Muñoz, quien parece perfilarse como líder, planteó que existen inconsistencias en las cuentas del organismo, aun cuando aclaró que no se trata de situaciones dolosas, pero que efectivamente los dineros no son manejados de manera profesional como lo espera la comunidad.

Comentarios