“La política hídrica es muy insuficiente”

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 07:40 PM 2017-04-25

Como dirigente de los regantes, Arrau ha sido uno de los principales críticos de la reforma al Código de Aguas.

Hace 12 años Arrau se convirtió en director de la Junta de Vigilancia del Río Ñuble.

2 años durarán en sus cargos los miembros de la nueva mesa directiva.

El director de la Junta de Vigilancia del Río Ñuble, el ingeniero civil Martín Arrau García-Huidobro (37), quien ha tenido un rol clave en la presión por lograr la construcción del embalse La Punilla y se ha convertido en una de las principales voces críticas de la reforma al Código de Aguas, fue elegido este lunes miembro de la mesa directiva de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), que quedó encabezada por Ricardo Ariztía como presidente, un cargo que según expresó el dirigente, permitirá posicionar con más visibilidad a nivel nacional los temas de Ñuble.

-¿Por qué cree que fue elegido?
-Me imagino que muchos de los consejeros estaban de acuerdo en que entrara gente nueva, más joven, o quizás de zonas que hace mucho tiempo no han tenido representación en el directorio de la SNA como Ñuble. Por otra parte, este nuevo directorio se espera que tenga un estilo moderno de gestión y tal vez es en esa línea en la que los consejeros esperan que yo pudiera aportar.

-¿Cuáles son los principales temas de Ñuble que quiere levantar?
-En primer lugar, seguir trabajando por una adecuada gestión hídrica y bajo esa lógica seguir aportando a la discusión de políticas públicas; por otro lado, creo que es fundamental ser más enfáticos y proactivos en abordar la creciente inseguridad rural, desde los robos hasta la situación de terrorismo que hay del Itata al sur; y un tercer tema que me gustaría poner en la mesa es que todos los rubros (exportadores y sustitutos de importaciones) puedan competir de manera justa en el mercado, generando buena información de las distorsiones de mercado o de aquellos aspectos que es necesario mejorar para tener mercados más competitivos.

-¿Cómo evalúa la incorporación de indicaciones al proyecto de reforma al Código de Aguas? ¿Van por el camino correcto?
-No, las últimas 90 indicaciones que mandó tanto el Gobierno como los senadores de Gobierno, siguen yendo por el camino equivocado, generando sistemas hídricos más difíciles de gestionar, con derechos temporales y otros “indefinidos” (no se sabe cuando terminan), se siguen teniendo artículos contradictorios y otros definitivamente mal redactados, persiste la expropiación total o parcial de los derechos existentes, etc., por lo que se ve que está primando la ideología por sobre el sentido común, y esto es muy grave. Lo que Chile necesita es abordar temas de gestión de recursos hídricos, como planes de embalses, planes de gestión de cuencas, en donde todos los actores puedan mejorar el estándar de los ríos, incluyendo temas como calidad, caudal ecológico y usos turísticos; se debe invertir en estudios de disponibilidad y pronóstico, debemos fortalecer la Direccion General de Aguas con más presupuesto para que pueda hacer todo lo que debería hacer y no hace, antes de darle más atribuciones.

-¿Comparte la afirmación de Patricio Crespo (presidente saliente de la SNA) respecto del proyecto de estatuto del trabajador agrícola, en el sentido que tal como está definido, será irrelevante, pues no será aplicable a la realidad del sector?
-Es duro ver como se deja de lado un trabajo que ha desarrollado la SNA por ocho años en donde en una mesa de trabajadores y empleadores se ha llegado a acuerdos de adaptabilidad laboral para todo el agro, y el Gobierno, sin reconocer este trabajo, plantea propuestas solo para los temporeros, siendo que la realidad agrícola incluye a todos los trabajadores, de planta, faena, plazo fijo, etc. Creo que la aplicación de la propuesta del Gobierno no se ajusta a la realidad del agro.

¿Qué le parece que desde la DOH se proyecte que el embalse Chillán recién comenzará a construirse en 2023, porque según se argumenta, los recursos fiscales no son suficientes para hacerlo antes?
-Creo que esto no se debe a falta de recursos, sino a falta de gestión, ya que viendo que los embalses de riego tienen rentabilidades sociales positivas, el Fisco podría concesionar y que el concesionario se cobre en el largo plazo como es el modelo de Punilla o bien el Fisco podría tomar deuda internacional de largo plazo, la cual abunda para proyectos sociales y de mitigación de cambio climático de esta naturaleza y recuperar el pago de este crédito de la mayor recaudación tributaria producto de la generacion de riqueza fruto del aumento de riego; en ambos casos el Fisco no requiere de un desembolso de efectivo muy considerable, simplemente creo que la política hídrica en Chile es muy insuficiente.

Comentarios