Denuncian hostigamiento a familias por La Punilla

Por: Roberto Fernández Fotografía: Archivo 09:00 PM 2017-04-25

Vecinos del sector Los Sauces, de la comuna de San Fabián, lugar donde se emplazará el embalse La Punilla, denunciaron presiones y amenazas de parte del Ministerio de Obras Públicas y de la concesionaria Astaldi en el contexto del proceso expropiatorio que se está desarrollando actualmente.

Lorena Navarrete Sandoval, presidenta de la junta de vecinos de Los Sauces, afirmó que “nosotros somos erradicados involuntarios, sin embargo, la concesionaria y el MOP están amenazando a la gente y ejerciendo una grave presión psicológica al comunicarles que si no se van, los va a sacar la fuerza pública”.

Según la dirigenta, “en las últimas semanas se ha comenzado a tomar posesión mediante notificaciones por parte del Fisco de los terrenos en la cordillera (expropiados y no), y en el mismo acto, son entregados a la concesionaria sin estar ejecutado ni un solo punto el Plan de Desarrollo Social (PDS)” contemplado en la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) del proyecto.

Navarrete precisó que la situación afecta a 87 familias de distintas localidades, como Los Sauces, Pichirrincón, Quebrada Oscura, La Pila, Los Mayos y Roble Huacho, entre otros.

“Algunos de ellos ya fueron expropiadas, pero aun no abandonan sus casas porque hay temas pendientes que no se han cumplido, por ejemplo, el tema de los animales. Hay un compromiso de parte de la autoridad de ejecutar un Plan de Desarrollo Social que permita a las familias continuar con sus actividades que les dan sustento, como la crianza de animales, por ejemplo, por eso, independiente del monto que recibieron por las expropiaciones, muchas veces insuficiente para adquirir otro terreno, el Estado le asegura a cada expropiado que podrá continuar viviendo en la zona bajo las mismas condiciones que ahora, para lo cual se debe implementar un plan de relocalización”, dijo la dirigenta.

“Ellos no pueden echar a nadie mientras no tengan resuelto el otro tema... Pero resulta que la gente de la empresa (Astaldi) está amedrentando a la gente, la está hostigando, por ejemplo, empezaron a cercar las orillas de las casas, y resulta que ahora los animales no pueden bajar al río a tomar agua. Dicen que lo hacen para que no construyan en la ribera, pero a mí me parece un despropósito enorme, nadie va a hacer eso, son medidas de presión del MOP y de la concesionaria”, añadió Navarrete.

Plan de desarrollo social
Según la dirigenta, debido a la falta de implementación del PDS, “no existe un área de relocalizacion para las familias afectadas, tampoco existe una propuesta de reinserción social, productiva y comunitaria para estas familias que deberían ser erradicadas antes de cumplirse doce meses desde la adjudicacion, vale decir, el próximo 22 de junio, faltan dos meses y no existe nada más que expropiaciones parciales”.

Agregó que según la RCA, “no se puede ejecutar ninguna obra mientras no se ejecute el PDS y no se cumpla con la erradicación definitiva de las familias”.

ENavarrete explicó que a los expropiados “se les impone un precio por su predio, no existiendo acuerdo alguno por los montos de sus terrenos o viviendas; la mayoría han sido tasados a un valor comercial bajo y los dineros consignados en los tribunales no son los suficientes para adquirir un nuevo predio con las características productivas similares a donde residen habitualmente”.

El proyecto
Como se recordará, el MOP entregó en concesión a la empresa italiana Astaldi, la construcción y operación del embalse La Punilla, en el río Ñuble, en la comuna de San Fabián. La adjudicación se concretó en junio del año pasado y se prevé que los trabajos comiencen a fines de este año o a comienzos del próximo.

El proceso de expropiaciones comenzó en 2013 y se estima que en total el número de familias que serán expropiadas alcanza a las 120, solo para la construcción del embalse, a las que se deben sumar otras 98, cuyas propiedades se verán afectadas por el mejoramiento de la ruta N-31.

El embalse inundará un área de 1.700 hectáreas, principalmente de bosque nativo y tierras cultivables, en los sectores La Punilla, El Roble, Chacayal y Puente Inglés, entre otros. Además, la construcción del embalse y la inundación del actual camino hacia la localidad de Pichirrincón, requerirá la habilitación de un nuevo camino en los escarpados cerros de la ribera norte del río.


LA DISCUSIÓN intentó sin éxito obtener una versión del MOP y de Astaldi.

Comentarios