Tres comunas de Ñuble en crisis por millonarias deudas de arrastre

Por: Claudio González Fotografía: Mauricio Ulloa 09:15 AM 2017-04-24

Complicados están los alcaldes de tres municipios de Ñuble los que debido las deudas de arrastre existentes, no temen en asegurar que se encuentran en una suerte de quiebra.

Es el caso de San Fabián, San Ignacio y Cobquecura en Ñuble, que arrastran deudas millonarias en áreas como salud y educación, en primer término con proveedores, y en el caso de la administración de liceos y escuelas, con no pago de cotizaciones previsionales a profesores, entre otros ítemes.

Los tres culpan a las administraciones comunales anteriores del colapso económico. Claudio Almuna, alcalde de San Fabián de Alico, asegura que “hay contratos que quedaron amarrados y lamentablemente todas dificultan que la nueva administración se pueda instalar. Por otro lado,  están las deudas que no se habían pagado, que se han tenido que regularizar. Los problemas económicos se ajustan en el área de salud,  que es donde tenemos la mayor cantidad de déficit porque existen profesionales que estaban mal encasillados, o sea se les pagaba un sueldo mayor y como administración tuvimos que encasillarlos en el grado que corresponde”.

En el caso de San Ignacio, su alcalde, Osiel Soto, admite que deben grandes sumas en salud y tienen deudas previsionales heredadas con los profesores. “Estamos totalmente sobrepasados. En salud estamos con $275 millones en deuda, y además están las cotizaciones que no le pagaron a los profesores. También se debe a casas comerciales, se debe al Hospital de Chillán, y así varias deudas que dejaron de la administración pasada”.

Aseguró que “con esto es poco lo que se puede hacer en salud y en educación, las platas que llegan hay que dejarlas para sueldo y también hay que pagarle a los proveedores y pagar las cotizaciones. Es compleja la situación, yo nunca pensé que estaba tan complicado en nuestra comuna, pero cuando uno llega acá se da cuenta de la realidad”.

No pago desde 2014
En Cobquecura la situación es crítica. Según el alcalde Julio Fuentes, “nosotros tenemos recién un balance de cierre contable de incorporación de la deuda para poder administrativamente incluirla en lo que es el presupuesto 2017, que tampoco fue aprobado por la administración anterior. Arroja sobre $1.600 millones, de los cuales $723 millones corresponden al sistema de educación comunal. Y en el ámbito municipal es atroz la problemática, por la cantidad de demandas que hay de condiciones impagas, como el caso de empresas como Copelec por ejemplo, a la cual se les debían los juguetes desde el año 2015 y 2015. También había una deuda con Maritano y Ebensperger, por la adquisición de la camioneta de la alcaldía, de $15 millones, de lo cual no se canceló absolutamente ningún peso. Técnicamente, por el lado que se mire, nosotros estamos absolutamente quebrados”.

Comentarios