El diablo regaló un triunfo en su despedida jugando en casa

Por: Camilo Díaz Fotografía: Fernando Villa 2017-04-24

Tres meses pasaron para que Ñublense pudiera volver a ganar ante su hinchada en el Bicentenario Nelson Oyarzún Arenas, y esta era su última oportunidad.

Con goles de Eduardo Vilches y José Antonio Rojas los comandados por el estratega interino y gerente deportivo del club, Rubén Espinoza, cortaron la dura “mufa” que estaba teniendo el elenco chillanejo jugando de local, dado que desde el 21 de enero del presente año que no sabía sumar tres puntos. En aquella ocasión fue con una goleada de 4-1 ante Deportes Valdivia.

Ayer, ante Deportes Copiapó, Ñublense volvió a sumar un segundo triunfo de manera consecutiva, lo que no sucedió nunca en el presenta Campeonato Loto 2016-2017. Aquello había ocurrido en la campaña 2015-2016, donde dirigía Fernando Díaz.

El duelo de ayer era el último que jugaban los “Diablos Rojos” en casa, en el marco del Clausura de la Primera B, dado que la fecha 15 y última de la competencia será, en el caso de los chillanejos, el próximo domingo (16.00 horas) ante Cobreloa en la altura de Calama.

No brilló pero anotó
Pitazo inicial de Claudio Aranda y rápidamente el “León de Atacama” mostraba su hambre de querer ir en busca del arco rival, gestándose dos llegadas claras en casi cinco minutos de partido.

Por su parte los dueños de casa tuvieron su primera aproximación de cuidado a los 9’, tras balón detenido en tiro libre servido por José Loncón, el cual controló José Rojas, cuyo remate envió la pelota fuera de la cancha.

El dominio del juego era de la visita, pero Ñublense también a ratos se gestaba sus oportunidades.

Nuevamente tiro libre en campo de los nortinos y es Loncón el que lo lanzó. De manera perfecta habilitó a Eduardo Vilches, quien desmarcado por la zaga copiapina conectó un certero cabezazo que desató la algarabía de los cerca de 2.300 hinchas que tibiamente respondieron a la entrada de mil pesos que ofertó la dirigencia.

Con el gol Ñublense estuvo lejos de crecer en juego, y se veía más protagonista al forastero que a los rojos. Guarino quedó solo ante Sebastián Contreras para poner la paridad, pero controló el arquero ñublensino a los 24 minutos.

A los 37’, en tanto, Loncón tuvo la posibilidad de estirar la diferencia, pero el arquero visitante dijo lo contrario,  conteniendo su remate.

En el complemento el duelo se puso más intenso y con un constante ida y vuelta en favor de ambos equipos.

La más clara hasta entonces la tuvo Wilson Piñones, solo frente a Contreras en el área chica diabla. Lanzó la pelota a las gradas de la galería sur del estadio.

A los 93’, cuando se jugaban los 7 minutos de descuento que dictaminó el cuerpo arbitral, nuevamente tras balón detenido, esta vez lanzado por el ingresado Luis Flores Abarca, se juntaron los más experimentados del actual  Ñublense, pues de manera perfecta asistió a José Rojas, quien en el aire y de volea parado cerca del punto penal selló el triunfo chillanejo.

Deja penúltimo lugar
Con la tarea lograda, y según se dieron otros resultados que afectaban a los cercanos a Ñublense en la tabla general de la Primera B, los “diablos”  respiran algo más aliviados al salir del incómodo penúltimo lugar, y quedan en el puesto 12 con 29 puntos (-6).

Ahora se trabajará pensando en el último partido del Clausura, ante un resucitado Cobreloa que suma cuatro partidos seguidos ganando, y que será local en el rigor de Calama.

Comentarios