Inauguran mural en estanque de agua de Essbio en San Carlos

Por: Carla Aliaga Fotografía: Mauricio Ulloa 09:40 PM 2017-04-21

A 30 metros de altura tuvo que trabajar Diego Roa, el artista que llegó desde Rancagua hasta San Carlos, para plasmar en uno de los estanques de la empresa sanitaria Essbio, la fotografía del chillanvejano Felipe Muñoz, elegida en el concurso “Agua, cámara y acción”, que organizó la LA DISCUSIÓN junto a Essbio, Fiaudec, Copelec, Junta de Vigilancia Río Ñuble, Inacap, CNR Ministerio de Agricultura, Junta de Vigilancia Río Diguillín, Junta de Vigilancia Río Chillán, Iansa y CAR Ferias Ñuble. 

La gran obra fue inaugurada este jueves en San Carlos, en presencia de las autoridades locales, encabezadas por el alcalde Hugo Gebríe, el subgerente Zonal de Essbio, Roberto Riva; y el director de LA DISCUSIÓN, Francisco Martinic.

Arte en altura
Aunque ya había vivido experiencias similares, pues Diego se dedica a realizar murales a varios metros sobre el suelo, para él fue todo un desafío trabajar en este proyecto.

“Por lo general pinto murales de escalas bien grandes, pero este fue muy particular, porque la superficie de la copa presenta una curvatura, entonces poder calcular las proporciones es súper difícil, fue todo un desafío, pero estoy muy contento con el resultado. Me hace crecer totalmente como artista”, confesó el muralista de 33 años. 

Desde la Ruta 5 Sur se aprecia esta obra de arte cuyas dimensiones son 17 por 8 metros, en formato horizontal, y está plasmada en la vista surponiente sobre la superficie de la torre de agua. Para realizar  su trabajo, Diego necesitó de una elevadora de 40 metros de altura, donde el diseñador desplegó todo su talento en técnica mixta de acrílico en aerosol.

Cruce generacional 
Fue el diseñador gráfico Felipe Muñoz el creador de la fotografía, que obtuvo el reconocimiento de ser seleccionado para que su obra fuera pintada en la estructura sancarlina. 

Una de sus motivaciones fue entregar un aporte social y “generar conciencia con una realidad que es un problema mundial”, sostuvo. Agregó que es un “comunicador visual y nuestro reto siempre es interpretar situaciones en las cuales podamos dar una solución”.

Felipe aseguró que “planifiqué la idea y previsualicé una escena de una mano anciana juntándose con una mano joven. Fotografié a la abuela de mi pareja con su nieta. Creo que eran las personas idóneas para representar a dos generaciones, unidas con un chorro de agua en una situación cotidiana”.

En la fotografía se muestra a Silvia Espinoza, de 80 años,  junto a su nieta Grimanesa Oyarce, de cinco. “Quise interpretar el traspaso generacional de cómo podemos educar a las nuevas generaciones con el consumo consciente de agua”, destacó el artista.

Por su parte el director de LA DISCUSIÓN, el periodista Francisco Martinic, valoró el trabajo realizado por Diego y Felipe, ambos diseñadores, además de destacar la instancia de asociatividad generada por las empresas y organizaciones involucradas.

“El objetivo es generar conciencia por el problema que tenemos y hacernos parte de las soluciones no de forma aislada. Cada actor hace lo suyo, pero logramos instaurar un núcleo para generar los conceptos que hace cuatro meses estamos transmitiendo por nuestras distintas plataformas”, compartió .

Destacó una de las frases que ha cobrado mayor sentido durante la campaña “Todo Ñuble cuida el agua”: “El verbo vivir, no se podría conjugar sin agua”.

Comentarios