Censo registró baja de 4.000 encuestadores en Ñuble

Por: Edgar Brizuela 08:15 AM 2017-04-20

Las complicaciones logísticas registradas en el Censo de Población y Vivienda 2017 en Chillán y Ñuble, o la carencia evidente de censistas voluntarios que fueron suplidos por personal de municipios, entidades públicas del Ejército o la PDI, no impidieron que al término del día las autoridades provinciales realizaran un positivo balance del proceso.

Y es que más allá de las dificultades puntuales, según las evaluaciones oficiales, el resultado final habría sido óptimo, de tal manera que la mayor parte de las viviendas de la provincia habrían sido cubiertas por el personal desplegado en terreno.

Para satisfacer los requerimientos del ambicioso plan gubernamental se necesitaban en la provincia alrededor de 22.000 personas, la mayor parte de ellos voluntarios, mientras que una cantidad importante fue reclutada desde los propios municipios, entidades gubernamentales con asiento en la provincia y personal de las Fuerzas Armadas y de Orden.

La impresión que se tuvo al término de la jornada es que la cantidad de censistas habría sido del orden de los 18.000, una baja de 4 mil del ideal proyectado, que se debió a que muchas de las personas que se capacitaron finalmente no llegaron a ejercer su deber republicano para el cual libremente se habían inscrito.

Desde la Gobernación no dramatizaron con la deserción de los censistas voluntarios,  pues era un factor que aparentemente había sido previsto y para el cual se contaba con un plan de contingencia preestablecido, que tuvo que ser desplegado sobre la marcha.

Reemplazos de emergencia
En la provincia hubo comunas donde la carencia se notó desde temprano, lo que obligó a destinar a las comunas de Quirihue, Cobquecura, Yungay, Pinto, Coihueco, San Fabián y Quillón contingente de Ejército que contaba con conocimientos para recabar la información requerida.

El caso más apremiante se vivió en Chillán, donde a las 17.00 horas el gobernador Alvaro Miguieles, luego de consultas con los integrantes del comité provincial, decidió que efectivos del RI-9 “Chillán” y de la PDI se trasladaran de urgencia hacia el sector oriente, donde muchas personas no habían sido censadas, justamente por carencia de personal.

La autoridad provincial relató que la impresión que tenía era que el impasse había sido solucionado con las medidas implementadas. Pero la evaluación final se tendría solo hoy, o en las próximas jornadas,  cuando el INE entregue cifras definitivas de cobertura.

“El proceso fue exitoso y lo que ocurrió en Chillán y otras comunas fueron temas puntuales”, declaró el gobernador, para quien la mancomunión de esfuerzos institucionales, municipales, gubernamentales,  y sobre todo de la comunidad,  llevó a que se cumplieran las expectativas.

Miguieles destacó que una de las situaciones más complejas que tuvieron que solucionar se registró en Yungay, hasta donde se tuvo que trasladar un equipo de 25 funcionarios del Servicio de Salud Ñuble,  específicamente del Consultorio Violeta Parra.

El director del Departamento Provincial de Educación, Hernán Álvarez, quien en esta ocasión presidió el Comité de Seguridad del Censo, agregó que la baja en la cantidad de voluntarios fue un tema que efectivamente había sido previsto y cuando se percataron de la carencia tuvieron que readecuar el contingente preestablecido.

Álvarez comentó: “siempre manejamos un porcentaje adicional de personal y este ‘delta’ nos permitió afrontar la contingencia que vivimos durante esta jornada, que termina de manera satisfactoria”.

“Era previsible que se produjeran complicaciones, pero pudimos enviar personal de emergencia a Cobquecura, Coelemu, Pinto, en sectores como Los Pretiles y Atacalco, además de Portezuelo y Quillón, entre muchos sectores”, comentó.


Áreas sin cobertura
En todo caso el proceso aún no termina, pues en los próximos días viene la etapa de reunir todos los antecedentes y cubrir áreas que no pudieron ser abordadas.
Además se evaluará, por parte de los jefes de servicio, las razones por las cuales los funcionarios públicos no llegaron a cumplir con su deber cívico. En el caso de los voluntarios que se inscribieron y no llegaron a la cita, no existe ningún tipo de medida coercitiva, pero en el caso de los estatales se espera que al menos den explicaciones ante sus superiores.

¿Para qué servirá el Censo?
En el nivel provincia y municipal la información que se espera del Censo es de gran importancia, pues permitirá definir a futuro las políticas y los énfasis en la intervención estatal y comunal.

El Censo entregará información relevante para la distribución de recursos para los municipios, ya que para poder cumplir sus objetivos, las entidades edilicias se financian de distintas maneras, siendo la principal fuente el Fondo Común Municipal, que funciona recaudando parte de los ingresos propios de todas las comunas del país, y se distribuye entre ellas de forma proporcional a una serie de indicadores, entre los cuales se encuentra la población de la comuna, obtenida a partir de la encuesta.

Además, al ser los municipios un órgano administrativo, también debe planificar el desarrollo local, para lo cual necesita definir y priorizar los servicios que entrega a la comunidad. Estos corresponden a las áreas de educación, salud, vivienda, infraestructura vial y sanitaria, además de proyectos comunitarios. Para esto, la proyección demográfica y la caracterización de la población entregada por el Censo es indispensable.

En lo que respecta a las zonas geográficas pequeñas o subpoblaciones, el Censo puede constituir la única fuente de información sobre determinadas características sociales, demográficas y económicas, ya que las encuestas generalmente no llegan a tener representatividad para estas zonas geográficas aisladas y por lo tanto estos datos son importantes no solo para las unidades gubernamentales locales o comunales, sino que también para la creación de juntas de vecinos y otras organizaciones comunitarias.

Adicionalmente, la información de población y condición de ruralidad se utiliza para calcular las subvenciones escolares y subsidios del fondo solidario de vivienda, entre otros.

Con los datos del Censo se calcula el índice de materialidad de la vivienda y el índice de hacinamiento, que son indicadores básicos del déficit habitacional, información que el Ministerio de Vivienda y Urbanismo requiere para establecer el stock de viviendas y los potenciales usuarios de sus políticas de reparación y reconstrucción. Este es un análisis cuantitativo y cualitativo sobre las condiciones de las viviendas que el Minvu requiere para lograr su principal objetivo, que es facilitar el acceso a la vivienda y contar con casas de mejor calidad. Esta información se complementa con las características de los hogares que necesitan vivienda. 

La información de migración interna e internacional también es fundamental, ya que afecta a menudo a las tendencias de la distribución de la población. Los datos sobre la migración interna e internacional son necesarios para elaborar estimaciones demográficas para fines de planificación y para formular las políticas en materia de migración. Además, el Censo de población y vivienda es la única fuente de información que permite conocer el movimiento de la población entre comunas, provincias y regiones. 

Comentarios