Oficialismo: “Este Censo debe arreglar el fracaso del de 2012

Por: Isabel Charlin Fotografía: Gobernación de Ñuble 08:30 PM 2017-04-19

Autoridades hicieron eco de las demandas por un cuestionario “más completo”

Representantes de la oposición cuestionaron que se siga comparando la eficiencia de los gobiernos con la aplicación del instrumento

La frase más común que pronunciaron este miércoles los líderes oficialistas locales  era que el Censo abreviado venía “a suplir las deficiencias del desastroso Censo de 2012”, efectuado durante la administración de Sebastián Piñera.

“Aquí se está haciendo un Censo extraordinario. Desde 1972 los censos se realizan cada 10 años, y el 2012 se quiso hacer el mejor Censo de la historia, pero lamentablemente fracasó, y hoy no sabemos cuántos chilenos somos. Por ello, este proceso nos permitirá tener los datos más importantes como población, nivel educacional, empleo, tipo de vivienda y acceso al agua potable. Este es un Censo excepcional, que no incluye todas las variables, y que es necesario para corregir la situación de 2012”, recordó el diputado radical Carlos Abel Jarpa.

El consejero regional y miembro de una de las subcomisiones a cargo del Censo en Ñuble, Hernán Álvarez (DC), agregó que este proceso apunta a recoger información vital para desarrollar estrategias de apoyo a la subsidiaridad.  “Vamos a contar con información de la cual carecíamos, pues el Censo que se hizo en el Gobierno de Sebastián Piñera nos creó una confusión absoluta. La información no era exacta, era la interpretación de un Censo, y eso no puede ser, debemos contar con información real y concreta”, manifestó.

Para el diputado, Jorge Sabag (DC), “el Censo de 2012 presentó varias falencias, las que fueron corroboradas por Contraloría. Por ello se tuvo que hacer este Censo abreviado, para complementar el Censo de 2012. Lo que vivimos hoy es una gran oportunidad para contabilizar a todos los habitantes del país y conocer en qué condiciones viven. Las principales preguntas decían relación con la vivienda, cantidad de menores presentes en el hogar, actividad económica, lo que nos va a permitir focalizar las inversiones públicas, y tener mayor cercanía con la ciudadanía”, manifestó.

Pequeñez política
Desde la oposición no comparten los juicios de la Nueva Mayoría respecto de comparar censos, sobre todo, cuando aún no ha culminado este.

“Nos entristece este tipo de declaraciones, porque ni siquiera en un proceso que incluye a todo Chile, olvidan la pequeñez política. Para precisar, este es un Censo abreviado con pocas preguntas, justamente porque complementará el Censo del 2012, y no se requiere hacerlo íntegramente”, indicó el ex diputado de RN, Frank Sauerbaum.

Respecto del proceso mismo, sostuvo que “inicialmente hubo descoordinaciones propias de estos procesos, pero creo que hay buena disposición de la ciudadanía a colaborar, ya que esta entiende la relevancia de los resultados”, dijo.

Desde la UDI, en tanto, el ex consejero regional, Gustavo Sanhueza, manifestó que “este proceso debe ser lo más transparente y exitoso posible para poder focalizar las políticas públicas de manera adecuada. No es un instrumento para comparar gobiernos, o quién lo hace mejor. Es más, eso está por verse, ya que no se sabe si este Censo resultará, espero que sí. También se debe considerar que este es un proceso abreviado, diferente al del 2012”, aseveró.

El concejal Joseph Careaga (UDI), quien participó de la jornada de este miércoles, remató: “Yo le diría a las autoridades que critican el Censo de 2012, que esperen los resultados de este y ahí hablemos de quién lo hizo mejor. Los resultados los verá el próximo Gobierno, y así como vamos, seremos nosotros”.

Comentarios