Artesana de Quinchamalí expondrá en Estados Unidos

Por: Carla Aliaga Fotografía: Fernando Villa 08:20 PM 2017-04-19

Para Victorina Gallegos, la artesana en greda de Quinchamalí, ya se han hecho habituales las invitaciones a exponer sus trabajos a distintos lugares de Chile y, durante estos últimos años, también fuera del país. Sin embargo, que valoren su arte no deja de sorprenderla. 

Ahora el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes la llevará con sus trabajos hasta Estados Unidos, país al que viajará para participar de una feria como única artesana invitada, el próximo 16 de julio.

“Estoy muy contenta porque por mi trabajo he conocido todo mi Chile y también el extranjero. Desde los 12 años  que me dedico a esto y ya tengo 68, así que feliz de salir a dar a conocer el don que Dios me ha dado”, compartió Victorina.

Nueva oportunidad
Para Victorina, a pesar de llevar 56 años dedicados a la alfarería, ha sido en estos últimos años cuando las autoridades han reconocido su trabajo. “En noviembre del año pasado recibí el premio Maestra Artesana y el año 2011 saqué el Sello de Excelencia”, destacó la mujer, que elabora  desde piezas en miniatura hasta ollas y platos. “En realidad de todo”, cuenta.

En septiembre del año pasado viajó a Alemania. “En la venta no me fue bien, porque el alemán es poco chuchero, es más práctico, distinto a los chilenos, pero el viaje fue impagable y también estoy muy contenta por poder mostrar lo que hago en esta nueva oportunidad”, expresó alegre la artesana.

Su trabajo también fue exhibido en Milán durante el año 2016, donde se expusieron 1.400 piezas elaboradas por ella. 

Victorina quiere llevar harta mercadería y aspira a trasladar unas 300 piezas, 100 miniaturas y el resto en otras obras. Sin embargo aún deben informarle desde el Consejo de la Cultura quienes se llevarán sus trabajos un mes antes hasta Norteamérica.

Victorina valora estas oportunidades. Tras criar a siete hijos ahora aprovecha cada invitación. 

“La idea es sacarle provecho a la maestría, mis hijos no ejercen esta tarea, entonces  hay que dejarle a alguien este don que Dios me dio”, reconoce esta locera de Quinchamalí.

Comentarios