“Ñuble requiere conectividad digital para ser competitiva”

Por: Roberto Fernández Fotografía: Fernando Villa 11:40 PM 2017-04-08

Conciente del gran desarrollo que ha experimentado la industria de las telecomunicaciones en el país, el subsecretario de Telecomunicaciones, Rodrigo Ramírez, abordó el problema de las brechas de acceso a internet en la población, principalmente en los sectores de menores ingresos y en las zonas rurales, donde explicó que el Estado está trabajando junto al sector privado en el aumento de la cobertura.

-¿Cómo ve el desarrollo de la conectividad digital en las zonas rurales de Ñuble?
-Chile sigue siendo líder en la región, estos casi 23 millones de teléfonos celulares que existen en el país se suma hoy que tenemos una de las tasas más altas de conexión a la red 4G, es decir, existen casi 6,3 millones de conexiones, que es un núcleo muy alto para América Latina, y eso se suma también a la velocidad de banda ancha. Entonces, después de Canadá y Estados Unidos, las últimas estadísticas nos dicen que seguimos liderando, pero no es suficiente. Precisamente porque Chile tiene una peculiaridad, que es la desigualdad digital, entonces tenemos zonas muy bien conectadas, con muy buena experiencia y calidad de servicio, y otras, que están a muy poca distancia, y que no gozan de esos mismos atributos de la sociedad de información. eso quedó demostrado a propósito de los incendios, en que en esta provincia, futura región, donde uno de los problemas que había era la conectividad.

-¿Y qué ha hecho el Estado para corregir o reducir esa desigualdad?
-Como el espectro radioeléctrico es un bien de uso público, que es propiedad del Estado, entonces lo que hace, para que haya un despliegue de tecnología, dice “vamos a ocupar la banda 700”. En el mundo, la banda 700 MHz está siendo ocupada por la telefonía móvil; la gran posibilidad que tienen los sectores de menores ingresos en Chile es acceder a internet a través de sus smartphones, hoy la gente no se conecta mucho a través del computador. Entonces, Chile adoptó el modelo de la contraprestación, es decir, yo (Estado) voy a licitar parte de la banda 700 para desplegar esta tecnología 4G, que asegura mayor capacidad y mayor velocidad, pero con una condición, y esa condición es atender a localidades que no están dentro de la ruta comercial ni dentro del modelo de negocios de las empresas de telecomunicaciones, pero como usted (empresa) está haciendo uso de un bien de uso público vaya a Concepción, pero también me tiene que conectar Pinto. Entonces, con esa modalidad hemos logrado desplegar esta tecnología, tanto comercialmente como en las zonas de las contraprestaciones obligatorias. Y eso también ha permitido conectar escuelas, entonces cuando una compañía despliega su red comercial, también tiene obligaciones, y hemos logrado conectar 503 escuelas en total (durante la actual administración), 27 de ellas en Ñuble. Tenemos en Chile más de 1.200 localidades conectadas, (50 en la Provincia de Ñuble) que son de difícil acceso, aisladas, de baja cobertura, escuelas y rutas.

-Ése es un concurso. ¿Todavía no se concreta la conectividad?
-Hoy estamos en la fase de implementación. Hoy en Ñuble tenemos 50 localidades y 27 establecimientos educacionales. Eso fue el concurso 700 MHz; en el año anterior, 2015-2016, hubo un concurso que se llama 2.600 MHz y ahí Ñuble tuvo alrededor de 56 localidades conectadas, que tienen voz y datos. También en Ñuble, a través del programa Todo Chile Comunicado, que desplegó Entel, estoy hablando de un par de años atrás, eso logró conectar a 127 localidades.

-¿Estamos hablando de proyectos privados que cuentan con subsidios del Estado?
-Aquí hay cinco grandes programas que a través de los subsidios del Estado han permitido conectar a zonas de bajos ingresos: Todo Chile Comunicado; Conectividad para la Educación; el Servicio de Telecomunicaciones de las zonas WiFi, el WIFiGOB, que son estas plazas públicas donde hay conexión a través de WiFi; y el concurso 2.600 MHz; y el concurso 700 MHZ.

-¿Y eso ha tenido un impacto  económico en la zona?
-Eso ha permitido a través de subsidios que son importantes, que la Región del Bío Bío, después de la Metropolitana, sea la mejor conectada. No hay una mejor región, después de Santiago, que tenga una infraestructura digital como la de Bío Bío. (Por) toda la ruta del Itata pasa un tendido con una de las mejores conexiones de fibra óptica. No hay posibilidad de enfrentar el futuro, sin tener un tendido de fibra óptica, yo puedo tener una buena conexión a través de mi teléfono móvil, pero eso no me va a permitir a mí competir en el mercado global. Es decir, si hoy se está desarrollando la industria del vino en el Valle del Itata, esas empresas y esa economía necesitan tener fibra óptica para poder ser competitivas, no solo basta con hacer un buen vino, sino que también tener una buena conectividad. Tú cuando vas a instalar una empresa, lo primero que te dicen hoy es si hay acceso a fibra óptica para conectar mi red, porque hoy necesito mucha velocidad, porque necesito trabajar mucha información. Hoy, la zona del Valle del Itata y Chillán cuentan con la mejor infraestructura digital, y eso no sucede en todo el país.

Yo creo que la Región del Bío Bío ha avanzado sustancialmente, ha disminuido la brecha digital, es una región que ha pensado su infraestructura. Cuando uno habla de infraestructura de desarrollo no solo habla de carreteras, también tiene que haber una muy buena conexión de fibra óptica.

-Además del trabajo desde el Estado, ¿hay iniciativas privadas que se hayan sumado a este esfuerzo?
-Sin duda. Ésta es la industria más dinámica del país, junto con la minería. Aquí la inversión privada es muy alta. Uno hace la estimación de lo que necesita Chile para desplegar infraestructura, nosotros estamos llegando a los 3 mil millones de dólares anuales de inversión, precisamente, para poder generar una cantidad de infraestructura, de despliegue, de torres, capaz de conectar con las necesidades que tiene el país. La industria de las telecomunicaciones es un ejemplo claro del esfuerzo público-privado, porque hay platas públicas, como los subsidios, y también hay platas privadas.

-Yo sé que hay una fuerte inversión privada en zonas de interés comercial, pero volviendo a una pregunta anterior, ¿también se invierte en zonas rurales con menor densidad poblacional?
-Ésa es una inversión que hoy se hace mayoritariamente con platas del Estado, a través de los subsidios, eso es cierto, pero en la medida que el Estado invierta, yo creo que también va a ser atractivo para el sector privado. Hoy necesitamos conectar con fibra óptica sí o sí, por ejemplo, todo el sector de las Termas de Chillán, porque ya dejó de ser solo un destino turístico nacional, es internacional. Esto debe ser un polo de inversión de infraestructura, la gente no puede estar tan aislada en materia de conectividad, la gente de Pinto que provee los servicios turísticos no puede permanecer en el siglo 19, cuando el turista que viene acá vive en el siglo 21.

Así como el Maule, el futuro de Ñuble es agrícola, entonces tú dices yo quiero exportar arándanos, por eso las comunas no pueden seguir como están, por muy rurales que sean, porque hoy hay un interés del país, entonces, yo creo que la región, cuando se piensa en su futuro, también tiene que hacer inversiones regionales para potenciar distintos polos.  

Si esta industria es bastante inteligente, el problema nuestro es mirar el futuro, ése ha sido un desafío de esta industria. Nosotros tenemos que poner una meta de futuro, por eso, cuando la empresa tiene clara la visión para donde quiere ir el país, invierte.

Comentarios