Alcaldes de Ninhue, Pemuco y El Carmen declararon el mayor patrimonio

Por: Isabel Charlin Fotografía: Agencia Uno 08:30 PM 2017-04-05

Alcaldes y otros funcionarios se sumaron a las autoridades que deben declarar su patrimonio.

30 días después de asumir se debe declarar; en marzo de cada año, y 30 días después de salir.

El no cumplimiento de esta ley da origen a multas, e incluso, a la destitución del cargo.

La ley Nº 20.880 sobre Probidad en la Función Pública y Prevención de los Conflictos de Intereses, impulsada por la actual administración en el contexto de la Agenda de Probidad y Transparencia de 2015; estableció normas que elevan el estándar exigido a quienes se desempeñan en el servicio público.

De esta manera, el Presidente de la República, ministros, alcaldes e intendentes, además de funcionarios públicos que cumplen ciertos criterios y parlamentarios, entre otros; tenían hasta el pasado 31 de marzo para actualizar sus declaraciones de patrimonio, las cuales exigen informar bienes inmuebles, vehículos, acciones y participación en sociedades.

En caso de no efectuar la declaración, o hacerlo de manera incompleta o inexacta, las autoridades son advertidas por Contraloría, la cual da un plazo de diez días para rectificar. De persistir la falta, el organismo propone multa al jefe de servicio de 5 a 50 UTM, la que se reiterará por cada mes adicional de retardo.

Si el incumplimiento se mantuviera por más de cuatro meses desde la notificación de la sanción, se considerará falta grave a la probidad, y dará lugar a la destitución o cese de funciones.

Propiedades: principal bien
En la Provincia de Ñuble, veinte de los veintiún alcaldes aparecen en el sitio web www.infoprobidad.cl declarando sus patrimonios. Solo Hugo Gebríe, jefe comunal de San Carlos, no registra información, pese a que según dijo, envió los datos.

“Me han preguntado bastante por el tema, no sé por qué no aparezco, porque envié la declaración el 28 ó 29 de marzo. A lo mejor todavía la están procesando. Solo sé que la hice, no tengo nada que esconder”, manifestó.

Entre los demás alcaldes, quien mayor patrimonio registró fue la jefa comunal de Ninhue, Carmen Blanco (RN), con $231 millones, correspondientes a ocho bienes inmuebles (casas, departamentos, sitios, loteos, oficinas, u otros) en régimen de copropiedad; y uno en plena propiedad.

Le sigue Johnson Guíñez (RN), de Pemuco, con $218 millones. Esta cifra contempla tres bienes inmuebles y dos vehículos; en tanto el alcalde de El Carmen, José San Martín (DC), declaró $192 millones, equivalentes a cinco bienes inmuebles, dos vehículos, tres tractores y maquinaria agrícola.


Uno a uno
En orden decreciente, los demás jefes comunales declararon lo siguiente (incluye bienes inmuebles, vehículos, participación en sociedades y valores o instrumentos transables): Alejandro Pedreros, Coelemu (DC), $143 millones; Luis Cuevas, Trehuaco (DC), $114 millones; Alberto Gyhra, Quillón (RN), $106 millones; Víctor Toro, San Nicolás (DC), $98 millones; Carlos Chandía, Coihueco (RN), $62 millones; Richard Irribarra, Quirihue (PR), $32 millones; René Schuffeneger, Portezuelo (RN), $30 millones; Julio Fuentes, Cobquecura (PR), $25 millones; Osiel Soto, San Ignacio (UDI), $24 millones; Manuel Pino, Ñiquén (UDI), $23 millones; Jorge Hidalgo, Bulnes (ind.), $21 millones; Claudio Almuna, San Fabián (ind.), $16 millones; Benito Bravo, Ránquil (PPD), $13 millones; Rafael Cifuentes, Yungay (PS), $2,9 millones y Manuel Guzmán, Pinto (UDI), $2 millones.

Los casos de los alcaldes de Chillán Viejo, Felipe Aylwin (PS) y de Chillán, Sergio Zarzar (RN) son particulares, pues el primero solo declaró un automóvil Mitsubishi de 2009, sin avalúo (aunque en su última declaración ante el Servel apareció con un valor de $7 millones); y el segundo informó ser propietario en copropiedad de un bien inmueble en Chillán, sin avalúo. En ambos casos, los ediles precisaron que se trata del patrimonio que efectivamente, está a su nombre.

En cuanto a deudas, seis alcaldes registran pasivos entre $4 y $51 millones, correspondientes a créditos de consumo, hipotecarios, y estudiantil.

Comentarios