Con “fast track” cambiarán el Plan Regulador comunal

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 08:05 PM 2017-04-06

La Municipalidad de Chillán tiene dos vías para realizar cambios al actual Plan Regulador, cuyo diseño no es del gusto de arquitectos, constructoras e inmobiliarias, dado que no respondería a las necesidades de una ciudad que crece y que será futura capital de la Región de Ñuble.

Uno es el “fast track”, que consiste básicamente en realizar enmiendas rápidas,  cuyos resultados tardarían en ser entregados en un plazo de unos seis meses desde que comiencen los estudios. El otro es una modificación al Plan Regulador, que tardaría unos dos años.

La primera de las opciones es la que concita el mayor interés de parte de los ediles, que hoy se reunieron con personeros municipales con fin de visualizar las alternativas disponibles para enmendar un plan que fue aprobado hace menos de un año por el gobierno comunal y el Serviu.

El instrumento de planificación debe sentar las bases para la evolución de la ciudad por los próximos 20 ó 30 años,  pero ha despertado tal nivel de críticas, incluso del alcalde Sergio Zarzar, que hoy se dio un paso fundamental para que se acomode a las necesidades urbanas o sea reformulado.

La reunión de la Comisión Obras del Concejo Municipal  fue propiciada por declaraciones del alcalde, quien previamente había asegurado que la carta de navegación tenía que volver al escritorio de los técnicos con la finalidad que fueran integrados una serie de temas que han sido propuestos por empresarios inmobiliarios.

En la sesión de hoy el asesor urbanista y jefe del proyecto a nivel municipal, Nelson Anabalón, informó a los ediles la estrategia que seguirá para proponer los cambios al Plan Regulador de la ciudad.

La planificación considera reuniones con empresarios, dirigentes de colegios profesionales y diversos actores de la comunidad, con la finalidad de recoger opiniones fundadas sobre los temas que pudieran ser modificados.

Posteriormente el arquitecto municipal presentará al gobierno comunal las propuestas para solucionar cada uno de los temas que aparecen como controversiales, que fundamentarían la correción al documento de planificación.

Altura de edificios

Entre los temas modificables aparecen la altura de las edificaciones propuestas para dentro de las cuatro avenidas, la cual aparece como insuficiente para las necesidades de las constructoras, las que requieren edificios elevados para hacerlos rentables hacia las cuatro avenidas.

Esto no obstante choca con el ideal de “ciudad a escala humana”, que propuso el Plan Regulador, que buscaba cuidar zonas residenciales de las cuatro avenidas de la intromisión de edificios de gran altura.

Se suma a ello una eventual rectificación a la paridad que debe existir entre departamentos y estacionamientos en las edificaciones, lo que ha sido criticado por empresarios, pues igualmente afecta la rentabilidad de las iniciativas de inversión.

Entre los temas que eventualmente pueden ser reformados aparecen nuevas vías estructurantes, pero desde ya se plantea que en la eventualidad que requiera estudios más profundos, su análisis podría ser parte de una transformación de un nivel superior a una enmienda.

El arquitecto municipal Nelson Anabalón destacó que una vez que identifique las temáticas que pueden ser revisadas, planteará a los concejales si aquellas serían modificadas a partir de enmiendas, que es una vía rápida, o si por el contrario se requiere una modificación al Plan Regulador, lo que duraría dos años

Si por ejemplo se decidiera elevar la altura de las edificaciones en la ciudad a través de una enmienda, ello daría como resultado la posibilidad de tener construcciones hasta un 25% más elevadas que lo que permite el actual plan.

El concejal Camilo Benavente, presidente de la Comisión Obras, precisó que habría que ver si es que una mayor altura  puede satisfacer las necesidades de los constructores, que en general apostaban por un desarrollo libre de las edificaciones en el centro y hacia la periferia.

Lo que quedó claro es que una vez desarrollada una enmienda sobre un tema específico, posteriormente no se podría sumar otra sobre ella. Así, si se interviniera la altura de los edificios, no podría volver a ser aprobada una elevación por otro 25%.

El Plan Regulador actual tal como está concebido, mantiene equilibrios internos, de tal manera que si se liberara la altura de las edificaciones en una determinada área, como puede ser el centro, ello afectaría las densidades de ese sector y conduciría a recalibrar las densidades de zonas contiguas y emprender otros estudios, lo que daría como resultado otro Plan Regulador totalmente diferente.

Por lo pronto, comentó Camilo Benavente, quedan a la espera de lo que resuelva el arquitecto municipal con el fin de  verificar cuáles son los mejores mecanismos para enfrentar un proceso modificatorio del instrumento de planificación.

Comentarios