Documental “La niña sombra” llega a Chillán

Por: Carla Aliaga Fotografía: Miradoc 09:50 PM 2017-04-05

Mientras editaba su última película en Toronto, la cineasta chilena María Teresa Larraín perdió abruptamente la vista. Ese es el punto de partida de “Niña Sombra”, documental en el que la cineasta retrata su irreversible camino hacia la ceguera y el nuevo mundo al que debe adaptarse.

A través de conversaciones con otros no videntes, de la relación con su familia y de recorridos por el centro de Santiago, la realizadora narra su viaje interior al tener que enfrentarse a esta discapacidad. La cinta se estrena el 6 de abril a las 19.30 hrs. en el cine café The Oz (Av. Libertad 723), como parte del programa Miradoc, destinado a la difusión del documental chileno, y que cada mes presentará un nuevo título.

“Nunca había filmado ciega antes, entonces me costó un poco encontrar el enfoque desde mi punto de vista como directora”, sostiene María Teresa Larraín, quien asegura tener los mejores recuerdos de sus visitas a Chillán y agrega que “en el documental no solo habla gente, sino hay toda una propuesta audiovisual”

Luces y sombras
Al descubrir que no volvería a ver, la directora decidió aislarse para vivir sola el dolor y cerrar las puertas de su pasado, convencida que nunca más podría trabajar como artista. No obstante, la muerte de su madre la traería de vuelta a su Chile natal, el cual abandonó hace 30 años.  

“Un día, caminando por la Alameda perdí el rumbo y un vendedor ambulante me preguntó si estaba perdida. Me enteré que se llamaba Andrés Albornoz, que vendía pájaros, que él también era ciego y que me ofreció ayuda porque se dio cuenta que era ciega por el sonido de mi bastón. Comenzó así mi relación con los vendedores ambulantes de la Alameda. Me encontré por primera vez en un mundo distinto, donde la gran mayoría son discapacitados, donde ser ‘diferente’ es lo normal”, relata María Teresa Larraín.

Ante esta realidad, la realizadora reconoce un discurso contradictorio tanto en Chile como en muchas partes del mundo: “Se ve al discapacitado como una carga, un peso para el Estado y sin embargo cuando esta persona con discapacidades quiere ganarse la vida o quiere trabajar, la sociedad no le provee las facilidades que necesita o le pone todo tipo de obstáculos para hacerlo”.

Acostumbrada al mundo de los videntes, la directora reconoce que percibía el mundo más que nada a través de sus ojos. “Era tan prevalente en mí esta manera de aproximarme al mundo que confundía la palabra ‘ver’ con la palabra ‘conocer’. Decía que ‘conocía’ a una persona cuando la había visto; pero eso era una falacia, una ilusión, porque a veces para conocer a alguien necesitamos cerrar los ojos”, relata.

Debido a esto, Larraín explica que lo más difícil no fue filmar con poca visión, sino que “encontrar mi punto de vista como directora”.

Y agrega: “La luz se fue apagando de a poco y a medida que me adentraba en la niebla, me fui dando cuenta que aún había explosiones de luces, formas, color y movimiento. Entró a mi mundo el sonido, incluso el tacto, que también puede expresarse en una película”, comparte.

Galardonada
La película ha sido reconocida y ganado premios en China, Indonesia, y Chile, y también tendrá funciones los días 7, 11, 15 , 17 y 20 de abril, siempre a las 19.30 hrs en The Oz, con un cobro de entradas de $1.000  general y $500 para estudiantes.

Miradoc es financiada por el Programa de Intermediación Cultural 2016; y el Fondo de Fomento Audiovisual 2017, del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

Comentarios