“No me gusta que haya autos en la Gobernación”

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Fernando Villa 09:45 PM 2017-04-05

El debate sobre el uso que se le está dando y lo que debería ser el Patio Los Naranjos como espacio urbano está tomando fuerza.

Esta vez es el gobernador de Ñuble, Álvaro Miguieles quien tajante declara “no me gusta que haya autos en el Patio Los Naranjos, ni que haya una barrera que impida el libre acceso y menos que haya alguien que decida quién ingresa y quién no”.

Documentos en mano, eso sí, demuestra que la entidad gubernamental que encabeza no tiene mayor poder de decisión directa sobre la administración de ese espacio que además comparte con la Corte de Apelaciones, el Registro Civil, el Servicio de Salud Ñuble, el Deproe, entre otras oficinas públicas, ya que el lugar le pertenece, en un 3% a Essbio y un 97% al Serviu, “y de ese 97%, un 15% es ocupado por la gobernación”, detalló.

El que la emblemática plaza interior haya sido utilizada como estacionamiento en virtud de un acuerdo que se tomó en la administración de Ignacio Marín como gobernador, y la Anef, para que la asociación recaudara recursos por el cobro de este aparcadero, hace que “yo no soy el llamado a investigar o no si hay irregularidades.

La Anef que es la que administra el estacionamiento, en virtud de ese acuerdo, tiene su propio mecanismo para fiscalizar lo que están haciendo los encargados de la administración”.

Sin embargo, la autoridad declara que “estoy dispuesto y disponible a revisar la forma en que se están gestionando los estacionamientos y el uso que se le está dando al Patio Los Naranjos”.

De todas formas se prevé que en un plazo mediano, el flanco norte de la plaza interior deberá despejarse, puesto que se instalará un ascensor exterior y que llegará a las dependencias que actualmente ocupa la oficina de Extranjería, proyecto que cuenta con un financiamiento de $275.972.000.

Este proyecto incidirá en la realización de una reunión para discutir el uso del patio, “de hecho ya existe una solicitud de regularización de la condición de los estacionamientos producto de la necesidad de la construcción del ascensor y eso genera una necesidad de ponerse de acuerdo en el uso del terreno y a mí me parece que es una necesidad para mejorar”.

Conversación con la Corte
Donde sí puede haber avances en materia de despejar el sector es en el terraplén en donde se encuentran los accesos a la Gobernación y a la Corte de Apelaciones, plano que por cierto, también es utilizada como estacionamientos.

El gobernador adelantó que buscará conversar con los ministros de la Corte para discutir la posibilidad de despejar el lugar en el entendido que no le es posible resolver unilateralmente el problema.

Su principal argumento es que “a mi parecer, la Gobernación Provincial hoy en día y la futura Intendencia Regional es el símbolo del poder político y lo que se haga debe estar solemnemente vinculado a la formalidad que debe tener el detentario del poder político”.

En esta línea, Miguieles dice que conversará con el presidente de la Corte de Apelaciones, “porque sacar los autos de arriba, sería un buen avance”.

Desde su concepción arquitectónica, el Patio Los Naranjos fue concebido como el punto de partida de un eje integrador de lo que conforma el barrio cívico de Chillán, idea que se tomó por un grupo de arquitectos quienes tras el terremoto de 1939 participaron en el rediseño de la ciudad.

La propuesta actual de diversos arquitectos de Chillán, es el de proyectar el circuito cívico y público desde el Patio Los Naranjos hasta la Plaza de Armas y transformarlo en un paseo peatonal.

Comentarios