A enmendar el error

Por: Rodrigo Oses 2017-04-03
Rodrigo Oses

Lo dije en este espacio y en la radio. Incluso cuando se sumaron los tres últimos refuerzos extranjeros.

“Este equipo va a pelear el descenso. Se los digo ahora”, vociferé ante el micrófono de “Dimensión Deportiva” de Radio La Discusión.

Y el descalabro que vive Ñublense no es más que el resultado de un proyecto fallido estructurado sobre cimientos de plumavit.

La partida del técnico Pablo Abraham es el fruto de una pésima decisión de una sociedad anónima, que acostumbra a gastar el doble para enmendar sus errores iniciales. 

Pues no es primera vez que no invierte al comienzo para tener que abrir la billetera al final y zafar del infierno.

Armar un plantel plagado de valores jóvenes, otros no tanto, pero con nula experiencia en la categoría y un reducido grupo de experimentados, era un tremendo riesgo.

Pero nadie quiso ver lo que se venía. Todos subvaloraron la competencia y hasta los otros equipos.

El pecado de Pablo Abraham fue creer que con su metodología y pasión, podría sacarle rendimiento a un grupo demasiado inexperto y carente de calidad futbolística.

Y terminó quemándose. Pero los primeros responsables son los dirigentes que apostaron con criterio economicista por este proyecto que se cayó a pedazos.

Hay tiempo aún para remediar tamaño error que puso en jaque el futuro deportivo del club.

Ahora es vital que contraten un técnico de experiencia, que tenga triunfos en la categoría, y que el plantel se potencie por lo menos con ocho a 10 jugadores de recorrido en la división, para jerarquizar un contingente que está quebrado mental y futbolísticamente.

Comentarios