El desgaste económico de los deportistas top en Ñuble

Por: Rodrigo Oses/Camilo Díaz 07:55 AM 2017-04-03

El “Gigante de Ñuble”

El tenista profesional de 19 años, que mañana se suma al equipo de Copa Davis, tuvo a su padre como incondicional mecenas, ya que lo financió en la etapa junior. Tras los buenos resultados, la Federación de Tenis mediante el “headcoach” de la época, Álex Rossi, en conjunto con ADO Chile, “comenzaron a apoyar con recursos que nos permitieron financiar las costosas giras europeas que incluían Italia, Alemania, Bélgica, Francia (Roland Garros), e Inglaterra  (Wimbledon)”, revela Marcelo, su padre, quien reconoce que gastó varios millones. Ese respaldo se traduce hoy en la cobertura del 20%. 

Barrios explica que el déficit de arrastre se amortiguó con el auspicio de Iansa y el aporte del municipio y el Club Chillán con $5 millones para financiar una gira a Italia.
“Las diferencia la cubre el esfuerzo familiar”, agrega.  Incluso ahora no recibe apoyo de la Federación por la crisis y agudizandose aun más con el termino del financiamiento de la Academia de Guillermo Gómez por parte del Team Chile, por motivos desconocidos hasta el momento. Lo que hace incierto el futuro de Tomás y sus participaciones internacionales", manifestó. 

A modo de ejemplo agregó que: “La gira a Grecia salió $7 millones”, ejemplifica Marcelo Barrios, quien se comprometió a seguir apoyando económicamente a su hijo en el tenis profesional.


Un gladiador del tatami

El reciente campeón en Colombia detalla que gasta cerca de 70 mil pesos en suplementación, kinesiólogo y nutricionista cuando se prepara para un torneo. Además, a nivel nacional, si tiene que viajar a otra ciudad, tiene que desembolsar en promedio de otros 70 mil pesos entre la inscripción, los pasajes, la estadía y la dieta para llegar al pesaje. “Es decir, ahí ya tenemos casi 150 mil pesos”, detalla.

“Los costos son elevados cuando me concentro en Santiago por un mes a tres semanas de cara a una competencia grande. Ahí gasto 50 mil pesos semanales, porque no tengo beca en el CAR. Ahora cuando tengo torneos internacionales, es más caro. La medalla en Colombia me salió 650 mil pesos, que implica pasajes, estadía, inscripción, alimentación”, revela el campeón.

Navea asegura que gastará en los abiertos de Argentina y Costa Rica un millón 200 mil pesos, y un millón 600 mil pesos, respectivamente.

“Es decir para todos mis torneos internacionales este año gastaré 4 millones de pesos, que por lo general salen del bolsillo de mi familia, aunque con mi beca de la UBB de 170 mil pesos y mi auspiciador, amortiguo el gasto”, finaliza.


“Los viajes los financian mis papás”

“No tengo ningún auspicio”, cuenta de entrada Javier Pinilla. “Todos los viajes los financian mis papás, cuando salimos al extranjero, la UBB se pone con el pasaje, pero nosotros nos ponemos con una cuota para el transporte dentro del país y la alimentación, como de 70 mil pesos. Haremos como tres viajes este año y necesitaremos $200 mil. Ahora iré a Bolivia y necesitamos 80 mil pesos, pero debo invertir 32 mil pesos más para financiar una vacuna contra la fiebre amarilla”, explica.


“Lo bueno es que en la UBB tengo tres becas. Una de extensión académica que me cubre la mitad de la carrera, y las otras monetarias con las que sumo 85 mil pesos que uso para pagar arriendo de la casa. Y otra de 28 mil pesos para comprar alimentos. Creo que gasto al mes sobre 200 mil pesos, sin contar la suplementación y las zapatillas, que deben renovarse cada tres meses. Yo tengo unas medias rotas, pero entreno con ellas porque no tengo recambio. En tres suplementos gasté 105 mil pesos, más la indumentaria, sumamos más 250 mil pesos”, agrega.

Javier revela que además necesita zapatillas de halterofilia para evitar lesiones cuando con las de atletismo levanta pesas. “No queda otra”, remata.


Equipos caros

“Mi bicicleta cuesta sobre 2 millones de pesos, y nueva cuesta $2 millones 600. Y eso que la mía no es la mejor, hay bicicletas que cuestan cerca de $10 millones”, detalla la gran figura del ciclismo ñublensino.

“Después la ropa debe ser especial, se manda a hacer, vale 70 mil pesos cada indumentaria, el casco vale 150 mil pesos, las zapatillas valen 100 mil pesos más. Y bueno, en la alimentación gasto 10 mil pesos porque debe ser diferente y cada dos meses compro proteínas que valen 50 mil pesos. En tiempo de carreras gasto en barras de proteínas, en una carrera en abastecimiento gasto 20 mil pesos para dos días. La mantención mensual de la bici  sale 20 mil pesos más. Cuando corro afuera el traslado me lo financia la Municipalidad de Quillón, que es un gran apoyo. Ahora voy a Curicó, y voy a gastar 100 mil pesos para ir a entrenar varios días. No tengo auspiciadores, mi familia es mi principal auspiciador y el municipio. Ahora quiero clasificar al Sudamericano, en junio es el selectivo, pero todo sale caro”, sentencia.

Comentarios