DGA controlará el uso de aguas subterráneas

Por: Roberto Fernández Fotografía: LA DISCUSIÓN 07:35 AM 2017-04-03

Es la primera vez que se controlará la extracción de acuíferos subterráneos en el país.

En las regiones de Antofagasta y O’Higgins se pondrá en marcha una aplicación informática para registrar las extracciones.

El 16 de agosto del año pasado se publicó  la resolución N°2129 de la Dirección General de Aguas (DGA), que ordena a los titulares de derechos de aprovechamiento de aguas subterráneas adecuar sus sistemas de control de extracciones a los estándares actuales y levantar información periódica de extracciones efectivas, una medida que según explicó el jefe de la Unidad de Fiscalización de la DGA, Marco Soto, busca “promover la gestión y administración de los recursos hídricos, en un marco de sustentabilidad, interés público, competitividad del país y mejorar la calidad de la vida de las personas”.


La autoridad precisó que esta ordenanza aplica para todos los titulares de derechos a los que se les haya exigido el control de extracciones con anterioridad, y que superen los 50 litros por segundo.


“En este gobierno se uniformaron los sistemas de control de extracciones que deben instalar los usuarios, como la forma de instalar o el tipo de medidor. Si bien en años anteriores se había ordenado el control de extracciones, no se había indicado con claridad qué debían instalar, qué medir y con qué periodicidad hacerlo. Esto se ordenó a través de un instructivo, cuya primera versión es de 2015, y el vigente es de enero de este año”, detalló Soto, norma que comenzará a regir el 31 de mayo.


Aplicará a nuevos derechos
El profesional manifestó que dado que la DGA nunca había normado este tema, no existe información precisa sobre el número de usuarios afectados ni del volumen de agua efectivamente extraída.


Según la DGA, la mayoría de los derechos de este tipo están concentrados en el norte del país. En Ñuble hay 3.590 derechos que suman 15.427 l/s, de los cuales 63 superan los 50 l/s. No obstante lo anterior, Soto precisó que en Ñuble “dado que antes no se consideraba relevante el control, no hay resoluciones anteriores y por lo tanto, no tienen esa exigencia los derechos constituidos”, pero adelantó que a partir de ahora “todas las nuevas resoluciones de constitución de derechos o que autorizan cambios de punto de captación, que tengan ciertas condiciones, como ser superiores a los 50 litros por segundo, van a tener esta obligación, y por otro lado, la dirección regional va a ordenar a algunos usuarios instalar sistemas, independendiente de que los derechos se hayan constituido anteriormente”, atendiendo a un criterio de vulnerabilidad de un territorio, donde exista una alta presión por el uso de acuíferos.


El profesional sostuvo, no obstante, que la aspiración es lograr en el largo plazo el control del 100% de las extracciones.


Soto destacó entre los objetivos de esta normativa, por un lado, que los usuarios no extraigan más caudal del autorizado, lo que constituye una infracción que se sanciona con multas e incluso, con pena de cárcel; y por otro lado, contar con información para la gestión de los acuíferos subterráneos, en un contexto en que la escasez hídrica ha aumentado la presión por su uso, lo que permitirá definir estrategias, reducir los conflictos, evitar la sobreexplotación e identificar extracciones ilegales, entre otros beneficios.

Comentarios