¿Quiénes son los responsables del mal momento de Ñublense?

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Agencia Uno 2016-03-28

“No tengo ningún problema en reconocer mi responsabilidad, yo soy el jefe técnico de este equipo y la asumo completamente, soy un entrenador grande y sé como es esto”.


La sentencia pertenece a Fernando Díaz, técnico de Ñublense que está en el ojo del huracán tras la cuarta derrota consecutiva del equipo chillanejo, que lo dejó lejos de la liguilla.


El “Nano”, cuya continuidad fue resistida por un grupo de hinchas, pero que sigue confiando en un zarpazo de última hora, asume que él es el primer responsable del actual momento del Rojo.


Sin embargo, sus jugadores recalcan que no es el único.


Sebastián Toro le desliga de toda culpa y públicamente expresa que la principal falencia está en el juego de los jugadores.


“La prensa y la gente apuntan a una sola persona (Fernando Díaz), pero la verdad es que no es de él la culpa, la culpa es de nosotros, nosotros somos los responsables que fallamos en la cancha. Fuimos un desastre y no hicimos nada de lo que trabajamos. Jugamos a los pelotazos”, sentencia el zaguero formado en Colo Colo y uno de los refuerzos que está en deuda en el elenco chillanejo.


El canterano Michael Sobarzo también cree que no solo los más experimentados del plantel, que han sido blanco de duras críticas, son los responsables.


“Yo creo que aquí los grandes y los chicos o canteranos tenemos la misma responsabilidad, porque somos un plantel. Ahora tenemos que meterle con todo para ver si nos alcanza, aunque es difícil entrar a la liguilla”, subraya el volante de corte apodado la “Vieja”.


Uno de los “históricos” del equipo, Luis Flores Abarca,  profundiza su mirada y apunta a la falta de jerarquía.


“Si bien el entrenador nos da una estructura y orden, nosotros igual podemos tomar decisiones en la cancha, y es ahí donde ha faltado jerarquía. También ha existido una baja individual. Muchos estamos muy debajo de nuestro real nivel y eso repercute en un mal juego colectivo”, sentencia el “Pistolero”, quien también apuntó la “falta de actitud” de algunos como causa del descalabro futbolístico.


El trabajo físico con jugadores sobre 30 años también ha sido cuestionado.


“Hay jugadores que trotan o caminan en la cancha, otros con sobrepeso, por eso el equipo se ve pesado, predecible, lento, así cuesta marcar diferencias ante rivales más rápidos y dinámicos”, cuenta una fuente que pide reserva.


A NIVEL DIRIGENCIAL
A nivel dirigencial también hay pecados.


El club no cuenta con un traumatólogo y varios jugadores en la interna se han quejado de esta carencia.


“Imagínate que eso igual influye en la recuperación, hay que ir a Concepción o Santiago para tener un buen diagnóstico, entonces eso desgasta, los plazos de recuperación siempre son más largos acá”, comenta una fuente del plantel.


El accionar del gerente deportivo Rubén Espinoza también está en entredicho.


Su extremada cercanía a la cúpula del club y supervisión de lo que hacen los futbolistas “tiene molesto a varios del camarín”.


En las negociaciones de inicio de temporada trazó diferencias irreconciliables con Fernando Díaz.

Comentarios