Superintendencia se suma a PDA con inédita fiscalización

Por: Jorge Chávez Fotografía: Fernando Villa 09:25 PM 2017-04-01

Las jornadas de fiscalización solo se activan en días decretados como críticos.

50 millones de dólares es el costo económico del PDA para los 10 años de vigencia.

10 años es el tiempo que estará vigente el PDA de Chillán y Chillán Viejo.

Seis meses durará la restricción al consumo de biomasa para la calefacción domiciliaria y producción industrial en Chillán y Chillán Viejo, según lo establece el Plan de Descontaminación Atmosférico (PDA) vigente desde el año pasado y que busca disminuir los altos niveles de saturación.


La medida de excepción parte oficialmente hoy y en ella se establece la regulación del uso del popular combustible durante los días declarados como críticos a causa del material particulado fino (MP2,5), principal componente tóxico del humo de leña (leer nota complementaria).


Al igual que el año 2016 la evaluación del cumplimiento de las limitaciones las realizará personal de la Delegación Provincial de la Seremi de Salud, quienes disponen de nueve funcionarios para las labores inspectivas que se activan solo cuando se proyectan estados ambientales de contaminación de Alerta, Preemergencia y Emergencia.


Si bien el encargado de la Unidad de Gestión Ambiental de la repartición pública local, Ricardo Espinoza, advirtió a LA DISCUSIÓN que el contingente disponible tenía la capacidad de realizar un trabajo adecuado, este año su tarea se verá reforzada con miembros de la Superintendencia del Medio Ambiente.


La encargada de la oficina regional del Bío Bío, Emelina Zamorano, indicó que el organismo se sumará a las jornadas en terreno con una dotación de fiscalizadores para la intercomuna, tal y como lo faculta el PDA.


“Este año tenemos 60 actividades programadas para la zona y dentro de los episodios críticos también vamos a participar. Tenemos tres fiscalizadores directos que son de la Superintendencia de Medio Ambiente y cuatro al unirme a ellos. El Plan de Descontaminación considera que se puede fiscalizar todo el año, pero los episodios críticos se necesita un mayor trabajo, así que ahí nosotros vamos a tener que hacer nuestra programación respectiva”, explicó.


Emelina Zamorano precisó que la labor se centrará en la inspección de las fuentes fijas de emisión de material particulado, como establecimientos públicos, industrias, calderas de edificios, etc., por lo que  descartó que esta se extienda a las viviendas de Chillán y Chillán Viejo.


Con la participación de la SMA en los días extremos de saturación por MP2,5, la carga de actividades de la delegación provincial de la Seremi de Salud se alivianará, si se compara con las que cumplieron en la temporada pasada de otoño-invierno.


Durante los episodios críticos por humo de leña como Alerta, Preemergencia y Emergencia, los funcionarios de la Autoridad Sanitaria debieron compartir sus jornadas de trabajo entre la evaluación de viviendas y de industrias de la intercomuna, lo que les quitaba espacios de tiempo que bien podrían haber sido dedicados para el patrullaje de casas, teniendo en consideración que el 93% de la saturación por material particulado se produce a consecuencia de la combustión de leña para la calefacción domiciliaria, según consigna el inventario de emisiones de la Secretaría Regional del Ministerio de Medio Ambiente.


De hecho, el registro histórico de la Seremi detalla que las fuentes fijas industriales  solo aportan un 2% de la contaminación por material particulado 2,5.


Avance gradual
Son dos las facultades que tiene a su cargo la oficina regional de la SMA respecto al documento de descontaminación, y están orientadas a  fiscalizar el estado de avance de las medidas estructurales (aislación térmica de viviendas y el recambio de estufas) y las restrictivas, ambas a cargo de las reparticiones públicas, además del trabajo inspectivo en terreno.


“No puedo decir el nivel de avance, pero tenemos que pensar que el año 2016 fue el primer año de vigencia del plan, por lo que las medidas han sido implementadas en una menor cantidad”, admitió.


 Emelina Zamorano se reunió ayer con representantes de los servicios ñublensinos obligados a implementar políticas a favor del medio ambiente,  como la Corporación Nacional Forestal (Conaf), Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu), Seremi de Salud, entre otros, a quienes les detalló las facultades que les competerá como organismo.


Para el seremi de Medio Ambiente, Richard Vargas, la labor de la SMA es relevante, por lo que destacó las actividades que anuncia para Chillán y Chillán Viejo.


“Saludamos la actuación de la Superintendencia de Medio Ambiente, órgano superior de la administración del Estado en fiscalizaciones, que va a velar por el cabal cumplimiento de lo acordado en el plan de descontaminación”, indicó.


Richard Vargas añadió que con la intervención de la SMA se reforzarán las medidas que se van a desarrollar en los distintos servicios públicos y se tendrá un recurso humano superior para las acciones de fiscalización durante los episodios críticos.


Proyección
El PDA entró en vigencia el 28 de marzo del 2016 y en él se contemplan un conjunto de medidas referidas al popular combustible.


Dos de ellas son consideradas por el Ministerio de Medio Ambiente (MMA) como estructurales y en las cuales descansan las mayores expectativas del Gobierno; el recambio masivo de estufas y el reacondicionamiento térmico de viviendas.


El programa de reconvención de artefactos de calefacción plantea reemplazar 20.000 aparatos en el lapso de una década. En ese mismo periodo de tiempo la Secretaría Regional del Ministerio de Vivienda y Urbanismo será la encargada de ejecutar la política habitacional especial que entregará subsidios para mejorar las condiciones térmicas de 20.000 viviendas, en el marco del Programa de Protección del Patrimonio Familiar (PPPF).


Serán 10 años de vigencia que tendrá el texto ambiental, siendo el 2026 el año en que la contaminación, según los planes del Gobierno, debería haberse reducido un 59%.

Comentarios