PDA: anuncian fiscalización más estricta en días saturados

Por: Jorge Chávez Fotografía: Fernando villa 09:30 PM 2017-03-30

20.000 estufas se reemplazarán hasta el año 2026, según consta en el PDA.

6 meses durarán las restricciones al consumo de leña en Chillán y Chillán Viejo.

El 2016 un total de 1.923 casas fueron fiscalizadas de manera directa y 233 de ellas fueron sumariadas.

El próximo sábado parte oficialmente el trabajo operacional de gestión de episodios críticos del Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA), que rige en Chillán y Chillán Viejo, el cual considera la restricción al consumo de leña durante los días proyectados como extremos a causa de la contaminación.


Tal como lo establece el documento ambiental, la labor estará a cargo de la Secretaría Regional del Ministerio de Salud, repartición que a través de su oficina local es la que fiscaliza el cumplimiento de las medidas prohibitivas en la intercomuna, específicamente cuando se declaran de manera oficial los estados de Alerta, Preemergencia o Emergencia por material particulado fino (MP2,5).


El encargado de la unidad de Gestión Ambiental de la Delegación Provincial de la Seremi de Salud, Ricardo Espinoza, comentó que ya tienen todo preparado para iniciar las jornadas en terreno según lo establece el PDA.


Explicó que está definido el calendario de salidas de los fiscalizadores, de modo que en cualquier momento y cuando sea necesario, inspeccionarán  fuentes fijas industriales y viviendas de Chillán y Chillán Viejo.


El funcionario público detalló que repetirán los dos métodos empleados en 2016, que son el “barrido” general y el sectorizado.


“El año pasado hubo varias alternativas; empezamos por dividir por sectores la intercomuna y finalmente estuvimos focalizando la fiscalización en poblaciones que veíamos eran las más complejas por humo de leña. Este año en un principio comenzaremos por sectores y en la medida que fiscalicemos nos daremos cuenta qué zonas son las más conflictivas por contaminación, para posteriormente ir atacando”, detalló el jefe de Gestión Ambiental.


Sin excusas para infringir las restricciones
Si bien el año pasado la mayoría de las intervenciones directas en los domicilios de las personas infractoras a las restricciones de uso de leña tuvo un componente educativo, dado que era el primer año de vigencia del PDA, la temporada 2017 apunta a ser más estricta.


Ricardo Espinoza advirtió que los habitantes de la intercomuna deberían tener claras las implicancias del texto ambiental, por lo que asegura que este año no habrá marcha blanca.


“La gente sabe o debería saber cuál es la situación del plan y cuáles son las restricciones; además con la Alerta Sanitaria que ya llevamos desde el 2014, tiene un cierto conocimiento de lo que es la contaminación.  Creo que no estamos para marchas blancas, vamos a fiscalizar y establecer lo que dice la legislación, eso de que se me olvidó o no conocía la restricción ya no es una buena excusa”, reiteró.

Recurso humano
Este año la delegación ñublensina de la Seremi de Salud trabajará con el mismo número de inspectores de 2016, conformado por un total de nueve miembros.


Desde la repartición pública admiten haber planteado a las jefaturas la necesidad de contar con más personal para mejorar la labor, sin embargo, no se ha logrado aumentar el recurso humano.


No obstante, el encargado de la Unidad de Gestión Ambiental apunta que los fiscalizadores con los que cuenta tienen la capacidad de realizar un trabajo adecuado.


El año pasado, durante la época de otoño-invierno,  el equipo de funcionarios completó 217.518 patrullajes (inspecciones visuales), 1.923 fiscalizaciones a viviendas (intervenciones directas en cada una de ellas) y 107 a empresas, dejando 233 sumarios a propietarios de casas y cinco a dueños de empresas.

Mejores mediciones
Para el seremi de Medio Ambiente, Richard Vargas, son dos las medidas implementadas que este año prometen ayudar a mitigar la saturación por humo de leña: la modernización de los dos monitores de MP2,5 (Purén e INIA) y la masificación del programa de recambio de estufas.


“Tendremos una medición más exacta del comportamiento de la contaminación. Los monitores ahora tienen autonomía, por lo que no les afectarán los cortes de energía eléctrica; en cuanto al recambio de estufas, este 2017 triplicaremos la oferta y esperamos que se abra el concurso público el mes de abril”, recalcó el funcionario de Gobierno, quien ayer participó del “Primer seminario sobre contaminación atmosférica y uso de leña”, organizado por la Municipalidad de Chillán.


Desde el próximo sábado 1 de abril la Seremi de Medio Ambiente comenzará a difundir anuncios sobre la proyección de la calidad del aire para la intercomuna y las restricciones que ameritan en cada estado ambiental.


Falencias
Falta de información sobre los lugares de Chillán donde se comercializa leña seca y la constante irregularidad en cuanto a la cantidad de astillas que se entregan en un metro cúbico son los principales reparos que hacen los vecinos de la comuna.


La presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Chillán, Cecilia Henríquez, afirmó que a los habitantes locales les urge saber cómo y dónde surtirse del popular combustible, teniendo como garantía la calidad del producto, que en rigor significa tener menos del 25% de humedad y contar con plan de manejo.

Comentarios