A dos años del Plan de Transportes sigue la congestión en el centro

Por: Edgar Brizuela 07:30 PM 2017-03-27

"La sincronización de los semáforos es una de las grandes deudas del plan”

A dos años desde que fuera implementado en Chillán el Plan de Gestión de Transportes, que buscaba mejorar los recorridos y la eficiencia del servicio de colectivos y taxibuses, la evaluación de los gremios no es positiva, pues advierten que existen problemas con los paraderos, sincronización de semáforos o los tacos en las calles céntricas.


El actual modelo comenzó a operar el 26 de marzo del año 2015, luego de más de 10 años de estudios, durante los cuales fueron planteadas medidas radicales y algunas bastante novedosas que solo quedaron en informes de especialistas, dado el rechazo de los operadores del transporte.


No se implementaron las vías exclusivas para los dos modos de transporte de pasajeros, cambios en el sentido de alguna calles, prohibición a particulares para ingresar al centro, transformar calle El Roble en una suerte de paseo peatonal y abrir al tránsito el Paseo Arauco, entre otras que surgieron desde los diferentes actores.


La Seremi de Transportes se inclinó por acciones menos invasivas, como prohibir el viraje de transporte colectivo en puntos estratégicos de la ciudad, generando recorridos   más directos y evitó el ingreso de una importante cantidad de máquinas al centro.


De acuerdo al balance de los transportistas locales, el modelo tuvo éxito inicialmente, al disminuir la cantidad de transporte público en calle 5 de Abril. Sin embargo actualmente esa arteria sigue siendo una de las más ocupadas y se producen los mismos atochamientos que antaño, a lo que se suma que Isabel Riquelme registra mucho mayor actividad que antes del plan.


“Imperfecto, pero funciona”
El presidente de la Agrupación de Taxicolectivos de Chillán, Juan Campos, explica que en la actualidad no están motivados a propiciar nuevos cambios a un sistema que es imperfecto, pero que al menos funciona y al que se acomodaron los operadores.


“Costó que el público y los asociados se acostumbraran. En la actualidad la recaudación está al nivel que existía antes del cambio y los conductores ya están cortando 100 boletos diarios aproximadamente, lo que es la base para que el negocio sea rentable”, explica.


El histórico dirigente resalta que en 5 de Abril las cosas no han cambiado con el sistema que ya cumple dos años, pues la cantidad de vehículos es similar a la que se verificaba antes de la modificación, debido a que muchos dueños de máquinas se cambiaron a las líneas autorizadas a operar por esa arteria, una de las más rentables de la ciudad.


Raúl San Martín, quien dirige el Consejo Superior del Transporte de Pasajeros, también de colectivos, agrega que tras el plan se produjo un colapso en los paraderos de Isabel Riquelme, en especial entre Constitución y El Roble, que es usado tanto por colectiveros como por microbuses. 


Agrega que una de las grandes deudas del Plan de Transportes es la sincronía de los semáforos, lo que hace que el flujo de las flotas no sea eficiente como se prometía.


Humberto Llanos, presidente de la Asociación de Taxibuseros, plantea que en el caso del paradero de Isabel Riquelme, entre Constitución y El Roble, debiera ser usado solo por los buses, tal como ocurre por ejemplo en 5 de Abril (entre Prat y Maipón). En tanto, sostiene que los colectivos debieran ocupar la cuadra anterior de Isabel Riquelme, entre Libertad y Constitución. 


Llanos además resalta la necesidad que la Seremi de Transportes culmine pronto los estudios para potenciar a los taxibuses de Chillán. La idea es modernizar las máquinas, incorporar tecnología, asegurar flujos, uniformar a los conductores y recibir un subsidio permanente con el fin de potenciar este modo de transporte, que es más eficiente, pues traslada mayor cantidad de personas en menor espacio de ocupación en las calles.

Comentarios