Dueños planean vender el otrora Cine O’Higgins

Por: Carla Aliaga Fotografía: Mauricio Ulloa 2017-03-25

Luego de su propósito inicial se convirtió en templo religioso, después en discoteque y hasta sala para recitales, pero el otrora cine O’Higgins, deteriorado y todo, continúa allí, en el recuerdo de la esquina de las avenidas Libertad con la avenida O’Higgins.

Los propietarios del recordado cine planean vender la histórica estructura, según adelantó a LA DISCUSIÓN Marcela Pérez, administradora del local.

Esta es una nueva medida, puesto que durante el 2014, fue la también representante de las dos familias dueñas de la emblemática construcción, quien aseguró que “los trabajos de derrumbe se concretarían dentro de un año o año y medio, tiempo en que se definirá el futuro del espacio, un emblema arquitectónico de la ciudad”.

Sin embargo, la realidad ahora es otra y nuevamente en conversación con LA DISCUSIÓN, Marcela Pérez sostuvo que por ahora no hay decisiones concretas, puesto que al ser una sociedad, “las partes deben estar de acuerdo con lo que se resuelva y todo apunta a su interés por vender, porque la verdad es que no hay mucho más que hacer. El edificio está destruido por dentro. Nosotros reparamos la fachada a solicitud del alcalde y ahora volvieron los okupas, entraron las palomas e hicieron pedazos las mallas”.

La representante añadió que “creo que la solución es vender, no sé si otra cosa, pero como es sociedad hay que ponerse de acuerdo. Le comenté a uno de los dueños y dijo que iba a conversar con los demás, porque esa propiedad al final se está convirtiendo en algo malo para la comuna”.

Locatarios
Actualmente el volumen principal del inmueble se encuentra sin uso y solo funcionan algunos de los locales ubicados en el primer piso. 

Su fachada recibió mano de pintura, esto luego de que la Dirección de Obras del Municipio de Chillán notificara durante el año 2013 a los dueños por el abandono en que se encuentra el ex cine.

Pese a este intento de hermoseamiento, “los arrendatarios saben que en algún momento les van a pedir que dejen los locales, porque el edificio está muy destruido. Si lo vieras por dentro es terrible. Después de la discoteque que estuvo ahí quedó imposible,  rompieron el piso y luego las palomas y el terremoto hicieron lo suyo, entonces para reconstruir es muy difícil. Esperamos que no sea patrimonio, porque perderíamos el edificio”, dijo Pérez.

Comentarios