Velocista Javier Pinilla Candia: “Récord de Keitel no es inalcanzable”

Por: Camilo Díaz Fotografía: Mauricio Ulloa 2017-03-26

Javier Pinilla Candia, radicado en Chillán, oriundo del sector de Selva Negra de la comuna de San Ignacio, “lugar que cuando siempre me hacen entrevistas o tengo la posibilidad de nombrarlo lo hago, porque la verdad nadie sabe realmente mi historia”.

Así comenzó sus palabras el velocista más rápido de la Provincia de Ñuble, la reciente semana cuando fue reconocido junto a su par de la UBB, Sebastián Navea (taekwondo) por la Municipalidad de Chillán, tras haber tenido un fin de semana brillante a nivel competitivo.

Y es que el estudiante de Pedagogía en Educación Física de la U. del Bío Bío, sede Chillán, ya se mide con los mejores del alto rendimiento en el atletismo. 

En abril del 2015, Pinilla, con entonces 19 años, y en entrevista con LA DISCUSIÓN, daba cuenta de cómo brilló en el Nacional de Velocidad, rematando séptimo entre los mejores de Chile en los 100 metros planos, además de ser el primer chillanejo en bajar la barrera de los 11 segundos en dicha distancia, proyectándose como promesa atlética.

Estas dos últimas semanas tuvo un gran impacto mediático en medios nacionales y dejando en claro que ya no promete, sino que cumple. Lo anterior, tras haber, primero derrotado al número uno de Chile, Enrique Polanco en los 100 metros planos, con 10 segundos y 56 centésimas, mientras que en los 200 metros planos, cronometró 21 segundos con 20 centésimas, en el marco del torneo atlético Oassi en San Carlos de Apoquindo. Una semana después, en el mismo lugar, fue en busca de uno de sus grandes desafíos del 2017, el Grand Prix Sudamericano de Atletismo Orlando Guaita, al cual clasificó.

Allí marcó 21 segundos con 50 centésimas en los 200 metros planos, resultando campeón en la que también es su especialidad, y dejando atrás en el podio a dos seleccionados nacionales. En los 100 metros en tanto, remató segundo, tomándose revancha Enrique Polanco que fue primero.

Pero su historia, y origen rural es a lo que más han hecho hincapié, realidad que Pinilla aborda con orgullo, difusión que de paso le ha servido para retomar contacto con familiares, o gente que simplemente lo ha buscado en Facebook y lo felicitan por sus logros.

“Si me pierdo la única micro que va hacia allá tengo que caminar, ocho o nueve kilómetros para llegar a mi casa. Mi casa está en el campo, no tengo vecinos, rodeada de maíz, y me gusta mucho llegar allá, pero estoy haciendo esfuerzos y estos días han dado frutos”, precisó quien de paso se muestra contento de estar apadrinado por Chillán, además del gran respaldo de la universidad estatal.

“Lo que soy en estos momentos como deportista y también como persona se lo debo la Universidad del Bío-Bío, puesto que si no hubiese sido por el atletismo, no estaría donde estoy. Probablemente estaría trabajando, y no dentro de los primeros lugares de Chile”, explayó quien incursionara en el fútbol como lateral derecho, con un fallido intento.

Asume querer ser un referente para esos talentos que están en sectores rurales, y que no han tenido la oportunidad de explotarlo, “suerte que yo sí tuve”.

Talento al descubierto
El talento en el velocista vendría a explotarse al finalizar la enseñanza media, mediante un taller de atletismo del Colegio Darío Salas Técnico, pero que no prosperó por decisión del colegio, donde estuvo tan solo tres meses, dirigido por el también atleta, y entonces estudiante de educación física Eduardo Lagos. “Entrenaba solo los viernes en ese taller. Después Eduardo me presentó al profesor Pedro Catalán, quien me invitó a ir a entrenar todas las tardes a la UBB, y que si me iba bien, él me podía gestionar una beca en la u”. Y así fue.

El joven de 21 años asume que en cuanto a su formación como atleta, “aparte del ‘profe’ Catalán, está su esposa, Ismenia Guzmán, quien con sus consejos y experiencia ha sabido guiarnos en campeonatos de alto nivel, ya sea ayudarnos a enfrentar esos nervios, y ansias de competir, además de tips de cómo dosificar mejor la carrera, entre otros tantos consejos”, evoca quien tuviera una pretemporada de poco más de una semana en Angol junto a sus pares universitarios.

Por más
El actual record en los 100 y 200 metros planos en Chile lo tiene Sebastián Keitel, metas que Pinilla quiere superar.

“La verdad es que no es inalcanzable. Uno de mis objetivos es llegar a alcanzar esa marca, y ojalá batirlo, aunque no es una meta a corto plazo, sino que algo progresivo”.

En abril Pinilla irá por el Grand Prix Orlando Guaita, también buscará un cupos para los Juegos Nacionales que serán en mayo; ir al Sudamericano Adulto en Cuenca, Ecuador; este fin de semana como Club UBB Chillán, compiten en el Grand Prix de Montevideo; “y mi meta personal, por la que estoy más motivado, alcanzar la Clasificación al Mundial Universitario en Taipei, Taiwán”.

Comentarios