La fórmula para voltear al sublíder de la B

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Mauricio Ulloa 2017-03-25

Ñublense se juega este domingo un partido vital para escapar del infierno.

“Tenemos que ganar, sabemos que tenemos que volver a ganar”, avisan en el camarín chillanejo, donde no festejan hace seis fechas.

Sin embargo, la tarea asoma compleja porque al frente tendrá al sublíder de la Primera B San Marcos de Arica, que viene de ganar a Cobreloa y con la misión de sumar tres puntos para intentar darle caza al puntero Curicó Unido, en la frenética lucha por un cupo a Primera División.

Los diablos rojos llegan al duelo sin su capitán y zaguero José Rojas, por lo que el técnico Pablo Abraham tuvo que rearmar su bloque posterior que anuncia un cambio posicional y el ingreso de un canterano.

Paulo Olivares, que venía jugando de lateral derecho, pasará a ocupar la plaza de Rojas como central, y cederá la banda al canterano de 20 años, Felipe Urra, quien lleva un año esperando esta oportunidad tras sumar algunos minutos en los pasados duelos ante Cobreloa y Curicó Unido.

“Será un partido difícil, yo no creo en milagros, yo creo que es posible ganarle a Arica, es un equipo avezado, pero nosotros tenemos una motivación extra y yo jugaré en el puesto que más me acomoda. El grupo está firme”, reflexiona Olivares.

“Estoy preparado para jugar de titular. Vengo esperando esta oportunidad hace un año y estoy tranquilo. Mi primera misión es defender, pero mi virtud es pasar al ataque”, recalca el canterano Felipe Urra.

Cambio de esquema
La gran novedad será el cambio de esquema. Abraham desechó el 4-3-3 y decidió apostar por un tradicional 4-4-2, sacrificando la presencia del atacante zurdo Lucas Triviño y sumando un volante a la zona media, que en este caso será el argentino José Loncón, quien vuelve a la creación tras superar una dolencia en el tendón rotuliano de la pierna izquierda. El trasandino, que jugará detrás de los atacantes, será resguardado por tres mediocampistas de mayor quite y despliegue físico como Brayan Fuentes, Sebastián Páez y Eduardo Vilches.

En punta se confirma a la dupla del argentino Gáspar Páez y el centrodelantero guatemalteco Minor López.

“Este esquema nos permite tener mejor la pelota”, sentencia Olivares.

Arica llega con dos bajas. Cristián Neculñir y Matías Castro, ambos suspendidos.

En sus filas brillan dos ex Ñublense, el portero Santiago Morandi y el volante Octavio Pozo, que se jugarán la vida en pasto chillanejo para seguir soñando con el ascenso.

Comentarios