Cuatro miembros de Daya han sido detenidos en Chillán

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Mauricio Ulloa 09:55 PM 2017-03-22

Tomás Flores, vicepresidente, es uno de los formalizados por autocultivo

Busca apelar a la medida cautelar mientras analizan a nivel país dejar sin efecto las acusaciones en su contra

Este miércoles, en Concepción, nacerá Gaspar Flores, “y espero que nazca temprano, van a tratar de inducir el parto para poder ir a verlo, si nace de noche me tendré que quedar acá en la casa (en Chillán)”, explica su padre, Tomás Flores, por sobre quien pesa la medida cautelar de arresto domiciliario nocturno, tras ser imputado por cultivo ilegal de cannabis sativa.

Fue en enero que la PDI, provista de una orden judicial, allanó su casa en el centro de la ciudad, luego que se realizara una investigación en su contra tras el avistamiento de plantas en su patio trasero.

Flores es el vicepresidente de la Fundación Daya Chillán, organización sin fines de lucro cuyo objetivo es la investigación y promoción de terapias alternativas orientadas a aliviar el sufrimiento humano causado por malformaciones o enfermedades en general y que, en estos últimos años, ha tenido como rostro más visible al de la actriz Ana María Gazmuri.

Tras la formalización del 19 de enero, Tomás Flores fue puesto en libertad, con esta condición, y se decretó un plazo de investigación judicial de cuatro meses. “Pero con el abogado Rodolfo Aguayo, quien está viendo la causa,  estamos tratando de que se le deje sin efecto”, expresó.

La organización sabe de más incautaciones de marihuana a miembros de la fundación a lo largo del país, lo que ha motivado diversas manifestaciones de apoyo incluso dentro del mismo Congreso. En el caso particular de Tomás Flores, “recibimos el apoyo del senador (Alejandro) Navarro, quien es el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Senado, con una carta en la que repudiaba lo que me había pasado. Es más, la Corte Suprema lleva cuatro fallos explicando que el tener plantas no es un daño a la sociedad ni a la salud pública, por lo tanto no se trata de un delito ni de algo que se pueda perseguir penalmente”.

El vicepresidente de Daya aclara que “nosotros como organización ni vendemos, ni entregamos plantas a nadie, solo hacemos charlas y entregamos orientación a las personas que lo necesitan”.

Conforme a los datos manejados por la fundación, en Chillán ha habido 12 casos de personas detenidas por autocultivo este año, y de ellas, cuatro pertenecen a Daya y otros cuatro también se dedicaban a su uso medicinal y personal.

“Hemos tenidos varias reuniones con autoridades políticas y esta semana habrá algunas en Concepción. La idea es conseguir los resguardos para las personas que realmente necesitan estas terapias”, finalizó Flores.

Comentarios