Regantes del río Chillán denuncian nuevo desvío

Por: Roberto Fernández 2017-03-19

Pese a que el 28 de febrero el propio gobernador de Ñuble, Álvaro Miguieles, encabezó la comitiva que con apoyo de Carabineros dio cumplimiento a la orden judicial de destruir la represa ilegal que la familia Penroz construyó en la zona alta del río Chillán, en el sector Los Pellines, para desviar el cauce hacia su predio, la Junta de Vigilancia del río denunció que el particular reconstruyó la obra, haciendo caso omiso de la resolución de la Dirección General de Aguas (DGA) del año 2012, ratificada por la Corte Suprema en octubre pasado.

El presidente de la Junta de Vigilancia del río Chillán, Héctor Jaque, lamentó esta situación, que perjudica a los más de 1.500 regantes, quienes además se han visto enfrentados a una severa escasez hídrica que se arrastra por más de cinco años. 

“El señor Marcelo Ruiz Penroz y la sucesión Penroz reconstruyeron el pretil ilegal el 1 de marzo, con un material plástico, aprovechando la estructura de hormigón que no fue destruida el día que acudimos con la fuerza pública y con el gobernador. La instrucción de la DGA fue que no destruyéramos esa obra de hormigón, que también es ilegal. Nosotros queríamos hacerlo, pero no se nos permitió y no nos dieron ninguna razón jurídica, y ahora vemos las consecuencias, en que un particular se burla de una resolución judicial”, denunció Jaque.

El dirigente añadió que la situación ya fue informada al gobernador y que el 14 de marzo Carabineros constató el hecho. “Por lo que entiendo se iba a hacer la denuncia respectiva ante la Fiscalía”, expresó. Lo anterior, sin perjuicio de las acciones legales que emprenderá la organización de regantes. “Nosotros estamos estudiando otras acciones, en que no descartamos una querella contra quienes resulten responsables por permitir que esta situación ocurriera”, lo que ampliaría la investigación a las reparticiones gubernamentales encargadas de velar por el correcto uso de las aguas, como la propia DGA. 

“Todo indica que la Fiscalía tendrá que pedir una orden para destruir la obra (…) Esto va a depender del gobernador, de que él de la instrucción, fue él quien solicitó el auxilio de la fuerza pública en la acción anterior”, expuso Jaque.

ANTECEDENTES

Según recordó Jaque, “en el año 2012 la DGA constató que con este desvío, el particular, que tiene derechos de aprovechamiento por 59 litros por segundo, saca más de 440 litros por segundo, una cifra que a nosotros nos parece conservadora, porque creemos que es mucho más de mil litros”. La situación se viene arrastrando por décadas. De hecho, en la organización de regantes aseguran que sería desde hace unos cien años. 

Y es que desde el año 1994 que la Junta de Vigilancia del río Chillán había iniciado acciones para restituir el cauce natural del río. La organización hizo la respectiva denuncia por usurpación ilegal de agua en el río Chillán en 2012, tras lo cual “la DGA verificó nuestra denuncia y la acogió en octubre de 2012 a través de la resolución 1109. Los denunciados apelaron a la Corte en Concepción, la Corte se la rechazó, apelaron a la DGA en Santiago, cuyo recurso de reconsideración presentado por Penroz fue rechazado en julio del año pasado”. 

En la resolución de 2012 se indica que “se construyó una bocatoma ilegal, sustraen volúmenes de agua indebidamente, alterando la capacidad de conducción del río y todos los canales que riegan, y perturba seriamente los derechos de aprovechamiento de las aguas de todos los regantes del río”.
 

Comentarios