Las 5 señales que estarían dejando a la intercomuna sin primarias

Por: Camilo Díaz Fotografía: Mauricio Ulloa 11:15 PM 2016-03-26

Las elecciones municipales del presente año en la intercomuna aún tienen en el limbo un tema no menor, y que dice relación con la concreción o no de primarias.

La relevancia de aplicarlas, legitima en gran medida el posicionamiento de un candidato(a) en el presente escenario de desconfianza hacia el mundo político, que si bien ha tenido en el ojo del huracán a parlamentarios y personeros de Gobiernos principalmente, también salpica a alcaldes y concejales que en su mayoría se deben a partidos políticos también vinculados con irregularidades que hasta el día de hoy se investigan.

Si bien en un principio el plazo legal para inscribirlas era el 6 de abril, el Congreso Nacional optó dentro de los cambios estipulados a la Ley de Primarias la reciente semana, ampliar el plazo para el 26 de abril, lo que de paso gatilló el rechazo por parte del Servel, aduciendo que se disminuirá así el tiempo para organizar dichas elecciones, lo que surge de inmediato como la primera señal y argumento para no concretarlas.

Señales
A nivel local en tanto, de las señales que son más decidoras a que se optaría por no realizar las primarias en la capital de Ñuble, éstas estarían centradas en discursos de dirigente locales quienes nunca se han manifestado de acuerdo con las primarias y lo han dicho públicamente, priorizando el poder llegar a acuerdos entre partidos y coaliciones. Así lo han dejado entrever nombres como el de Víctor Sepúlveda (PC), Víctor Yévenes (PPD) y Krysler Monroy (PR).

La “bajada” de la pre candidata del Partido Socialista Soledad Tohá, también generó suspicacia respecto a que no habría seguridad de que se llegasen a realizar las primarias dentro del oficialismo. 

Por su parte Claudio Martínez, quien hasta hoy figura como la opción de dicho partido, publicó a través de su cuenta de Twitter, que “de acuerdo a información extraoficial, en Chillán habrán primarias y la inscripción será el 21 de abril”.

El abanico de cartas de la Nueva Mayoría bien se ha reducido con nombres, pues a la “bajada” de Tohá, también está la del actual director regional del IND, Camilo Benavente (PPD), dando pie a campañas interpretadas más instrumentales que otra cosa, sumando al DC, Carlos Arzola, pues Aldo Bernucci (PR), quien desde que dijo públicamente que iría nuevamente por el sillón municipal a fines del año pasado, enfatizó que lo haría únicamente con primarias, dejando en evidencia que el escenario le acomoda, pues dentro de los actuales nombres del oficialismo, sería el de mayor convocatoria.

En la comuna histórica en tanto si bien desde el radicalismo han asegurado las primarias, dada la tendencia que allí radica, se sabe quien sea electo será un nombre de la NM. Pero también se ha planteado que en caso de ser radical (Del Pozo), teniendo a Bernucci en Chillán, sería algo que incomodaría a los otros partidos de Gobierno.

Cultura de primarias
Para la experta en marketing político, Paulina Pinchart, el rechazo a realizar primarias es una realidad a nivel de país, el que culturalmente no las tiene arraigadas aún como en otros países del mundo.

“El principal problema radica en que nosotros como chilenos no tenemos aún la cultura de primarias. Recordemos que esta será la segunda vez que habrán primarias, por lo que no estamos habituados a ver lo que sucede en países como EE.UU., donde se hacen campañas dentro del mismo sector a muerte, pero que después que hay un ganador, todos lo respaldan como tal en un sola línea, como lo sucedido con Obama y Clinton. Esa es la cultura que nosotros no tenemos”, argumenta la experta, quien agrega que “por eso que acá siempre las primarias, del lado político que sean, salen con force”. 

A nivel local, la académica opina que se interpreta que quien pudiera salir triunfante en una primaria, no necesariamente tendría las garantías de ser del gusto del amplio espectro de los votantes, pues quien finalmente sale triunfador en una primaria, es el partido político más organizado.

“Cuando el alcalde que está es de oposición, el buscar primarias hace que no siempre el que las gane sea el nombre que va a concitar una mayor adhesión. Por eso cuesta mucho más tomar la decisión de ir o no a primarias, porque no siempre el que sale elegido es el que después a la luz de todos los partidos de la Nueva Mayoría como es el caso, tiene mayor respaldo. Eso se sustenta porque quien es electo finalmente, es el candidato del partido que se organizó mejor, porque cada quien votará por el candidato de su partido, pero no necesariamente el que más convoca dentro el espectro más amplio”, explayó Pinchart.

Finalmente la experta señala que post primarias surgen las rencillas, donde se recuerda todo lo que hizo el comando contrario, saliendo a luz el lado rencoroso de la política nacional y donde “estúpidamente la gente saca cuentas desde el punto de vista matemático, de un razonamiento, pero se olvida que en realidad y en especial los chilenos, siempre votamos desde la emoción”, concluyó.

Comentarios