El adiós del diputado cinco veces primera mayoría

Por: Isabel Charlin Fotografía: Mauricio Ulloa 2017-03-18

No va más. En Renovación Nacional dicen que fue una decisión personal del diputado Rosauro Martínez la de no volver a postularse al Congreso, dada su compleja situación judicial, que lo tiene procesado por el crimen de tres miristas en la zona de Neltume en 1981, y ad portas de enfrentar una nueva causa por el asesinato de otros cuatro integrantes del MIR en la misma zona y fecha, luego que la Corte Suprema ampliara su desafuero por este último caso.

“Él mismo (Rosauro Martínez) desechó la opción de competir nuevamente, y frente a una elección que está a la vuelta de la esquina, el partido tiene que tomar decisiones, y esa decisión va por un proceso que involucra a candidatos como Frank Sauerbaum y Jacqueline Guíñez, que es una dupla de lujo, que nos va a permitir competir con muchas posibilidades en este distrito”, sostuvo el presidente nacional de RN, Cristian Monckeberg, el pasado viernes en Chillán, sentenciando las opciones del actual diputado.

Fue la primera vez en que explícitamente desechaba la posibilidad de que Martínez compitiera, situación que ya se veía compleja desde fines del año pasado, cuando querellantes solicitaron ante la Corte de Apelaciones de Valdivia la ampliación del desafuero, lo que fue confirmado hace poco más de una semana por la Corte Suprema.

“Él tomó esta decisión hace bastante tiempo, y el partido ha venido abriendo posibilidades para otros candidatos hace bastante tiempo también. Su tema judicial es complicado, su defensa requiere de su máxima concentración y de todo nuestro apoyo. Nosotros haremos lo posible porque esto salga de la mejor manera para él. Siempre lo hemos respaldado, permanentemente. Aquí no se trata de darle la espalda, sino que él mismo lo ha dicho, está abocado a una situación distinta, y tenemos que atenernos a esos hechos”, manifestó Monckeberg, quien destacó que seguirán respaldando a Martínez.

“Va a contar siempre con nuestro apoyo en su defensa, pues siempre hemos considerado muy injusto lo que está ocurriendo, pero es un tema de los tribunales. Es un tema en el que ya se dio vuelta la página y hemos resuelto avanzar con las candidaturas parlamentarias ya mencionadas, que aún falta oficializar, pero que ya han sido conversadas con la directiva”, dijo.

El presidente nacional de RN reconoció, además, que el parlamentario ha hecho falta durante este período legislativo.

“Desde el punto de vista humano y afectivo es complejo para la bancada de RN no contar con él. Lo mismo desde el punto de vista político y para sus electores, aunque él se ha mantenido vigente en el trabajo territorial, lo que es digno de aplauso. Si los candidatos a diputado lo estiman, él podría participar en sus respectivas campañas. Es lo que yo haría, sumar el máximo de apoyo”, aseveró.

Guante que recogió el ex diputado y candidato, Frank Sauerbaum.

“En RN esperamos que él sea parte activa de la campaña, que esté presente y nos ayude no solo en la parlamentaria, sino también en la presidencial, ya que tiene un gran capital político. Su presencia en nuestra campaña puede hacer una gran diferencia en favor nuestro, aspiramos a que él esté con nosotros en terreno, fortaleciéndonos con su figura, porque sabemos que es un parlamentario que ha hecho mucho por Ñuble y la gente le tiene mucho cariño”, manifestó. 

Capital político

Renovación Nacional tiene claro que el desaforado parlamentario ha obtenido en todos los procesos eleccionarios en que ha participado una altísima votación: en 1993, 46.727 votos (37,7%); en 1997, 49.722 (46,1%); en 2001, 44.476 (38,5%); en 2005, 34.643 (28%) -única elección en que su compañero de lista, el UDI Alejandro Arrau, se acercó con posibilidades de ganar, no sin antes desembolsar una gran cantidad de dinero en campaña-; en 2009, 42.385 (33,6%) y en 2013, 36.014 (28,7%), primera vez desde que llegó a la Cámara en que no fue primera mayoría, ocupando este lugar el radical Carlos Abel Jarpa.

Ante el próximo escenario, con un distrito ampliado y un nuevo sistema electoral, el capital político de Martínez no es tema menor al interior de RN,  sobre todo si el partido aspira a sacar dos de los cinco diputados que elegirá el distrito 19. Pese a ello, la situación del legislador y los reparos éticos que se han esgrimido desde el punto de vista reglamentario interno, terminaron por convencer a los dirigentes de que era mejor “dar vuelta la página”.

Si postulara no podría asumir

Rosauro Martínez se encuentra desaforado desde junio de 2014, lo que le ha impedido participar de las actividades legislativas, no así del trabajo distrital.

Ya desde esa fecha, algunos sectores de RN esbozaban cierta reticencia a llevar nuevamente al ex militar al Congreso, sobre todo por la escasa probabilidad de que la investigación en su contra concluyera a la fecha de inscripción de candidaturas (agosto de 2017).

Ese escenario se complicó aún más cuando el pasado 10 de marzo la Corte Suprema amplió el desafuero del parlamentario por otra causa, lo que probablemente generará un nuevo proceso en su contra en la justicia antigua, cuyos tiempos son bastante más extensos que los del actual sistema procesal penal. 

Si bien la causa por la cual se encuentra procesado Martínez, conocida como “caso Neltume”, se encuentra bastante avanzada; la ministra de la Corte de Apelaciones de Valdivia que lleva el caso, Ema Díaz, jubilaría próximamente, lo que podría generar un retraso en las resoluciones a tomar.

El juez a cargo tiene dos opciones una vez que cierre la investigación: sobreseer o dictar autos acusatorios, luego de lo cual eventualmente puede dictar sentencias. Tras ello, viene el período de apelación correspondiente, antes de una sentencia a firme.

¿Está imposibilitado legalmente Rosauro Martínez de postular nuevamente al Parlamento, independiente de la decisión adoptada por su partido?

Si su situación procesal se mantiene como hasta ahora al momento de inscribir las candidaturas a diputado, según la Constitución Política,  no. El artículo 48 dice que “para ser elegido diputado, se requiere ser ciudadano con derecho a sufragio”, entre otros requisitos. De acuerdo al artículo 17, la calidad de ciudadano se pierde, entre otras causales, “por condena a pena aflictiva”; mientras que el derecho a sufragio,  “por hallarse la persona acusada por delito que merezca pena aflictiva o por delito que la ley califique como conducta terrorista”.

Este último punto es clave, ya que de acuerdo al procedimiento antiguo, Rosauro Martínez aún no ha sido acusado, y aunque la jueza Ema Díaz dictara el correspondiente auto acusatorio antes de la inscripción de las candidaturas, restarían todavía las correspondientes apelaciones. Ahora bien, en caso de respostularse en estas circunstancias y de ganar, la situación no es muy auspiciosa. Si el proceso se alarga, no podría asumir, pues se encuentra desaforado por dos causas distintas. Es decir, Ñuble seguiría sin un representante en el Congreso.

Si se acusa al parlamentario, este debería cesar en su cargo, y sería el partido el que debiera elegir a su reemplazante. Solo si se sobreseyera la causa o no se acusara al legislador, este podría asumir como diputado, algo que a juicio de los querellantes en las causas en que está involucrado, es muy poco probable.

En tanto, el legislador sigue asistiendo a actividades del distrito. Una de sus últimas apariciones públicas fue para la asunción del nuevo Concejo Municipal de Chillán, el mismo día que se solicitó un nuevo desafuero en su contra. 

“Estoy tranquilo, a la espera que se resuelva esta situación. Cada vez que salgo, siento el cariño de la gente”, dijo escuetamente en esa oportunidad.

De la dieta y otras cosas

Otro flanco de crítica constante hacia el actual diputado por Ñuble es el hecho de que siga percibiendo su dieta parlamentaria íntegra desde mayo de 2014, pese a estar desaforado y no asistir al Congreso. Esta, de acuerdo a la página web de la Cámara, asciende a $6.657.000 de libre disposición; a lo que se suman  $1.684.127 por concepto de gastos operacionales informados en febrero pasado, lo que hacen un total de $8.341.127.

Esto podría cambiar próximamente, luego que la Comisión de Probidad del Senado aprobara rebajar la dieta parlamentaria en un 50% a los diputados y senadores que hayan sido desaforados.

Al capítulo de Neltume, además, el diputado sumó en abril de 2012 una querella de parte de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), la cual fue interpuesta contra 1.500 ex funcionarios de la DINA, lista que incluyó al parlamentario por el distrito 41. 

También estuvo en el ojo del huracán en 2011, cuando se le acusó de construir para beneficio propio un embalse en El Carmen, lo que perjudicó el riego de los habitantes del sector, caso que fue sancionado por la Dirección Regional de Aguas.

“Mi conciencia está tranquila”

Rosauro Martínez siempre ha sido muy cauto a la hora de responder sobre su vida militar (que terminó en 1986), y por los sucesos ocurridos en Neltume, en 1981.
“Yo formé parte del Ejército, y sobre eso, tengo mi conciencia absolutamente tranquila. No tengo nada que ocultar. Siempre antes de elecciones ocurren estas cosas. Esto tiene un fin político y persigue un objetivo, no cabe duda. ¿Será que el PC quiere un cupo acá en el distrito 41?”, respondió el parlamentario al consultarle sobre la incidencia electoral que las imputaciones en su contra podrían tener, durante la última campaña en la que participó, en 2013.

Comentarios