Más del 80 por ciento de leña que se consume no tiene plan de manejo

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 10:55 PM 2016-03-26

La humedad excesiva de la leña y la poca madurez de las astillas cuando fueron cosechadas para su venta, son los principales factores que ocasionan una deficiente combustión de la biomasa en calefactores y la alta emisión de material particulado fino 2,5 (MP2,5) que se registra en Chillán y Chillán Viejo durante la época de otoño-invierno.

El alto grado de informalidad en el comercio intercomunal de la leña, que ofrece el popular combustible sin ninguna garantía de calidad, es la variable determinante que explica el porqué de los extremos episodios de saturación por humo que se registran todos los años entre mediados de abril y fines de agosto principalmente.

Según datos entregados por el secretario regional del Ministerio de Medio Ambiente, Richard Vargas, de las 4.000 hectáreas de leña que se consumen al año aproximadamente a nivel local, 3.500 hectáreas no cuentan con el denominado plan de manejo de bosques nativos, con el cual se salvaguarda la adecuada explotación de las especies arbóreas y así evitar su depredación y posible desaparición.

En términos porcentuales, se tiene que el 87,5% de los casi 400 mil metros cúbicos que cada año se consumen, extraídos en su mayoría de las comunas de Pinto, Coihueco y El Carmen (las dos primeras inmersas en la Reserva de la Biósfera Nevados de Chillán-Laguna del Laja), no ha seguido los procesos regulares promovidos y difundidos por la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

Legalidad
El plan de manejo de bosques nativos es un sistema impulsado y utilizado por Conaf para controlar todos los pasos del proceso productivo de leña para la calefacción domiciliaria, que va desde el plantado de las especies hasta la obtención del popular combustible.
Conaf explica que el plan es un documento elaborado por un ingeniero forestal contratado por el propietario de un predio, el cual debe ser aprobado por ellos y en él se establece la planificación de la corta del bosque, de modo de resguardar su sustentabilidad. 

El jefe provincial de Conaf Ñuble, Francisco Castillo, advierte que el 50% de la biomasa que se consume en Chillán y Chillán Viejo es nativa y el resto es exótica. 

“Es relevante que siempre se opte por leña de calidad, sustentable y con humedad óptima. La gente nos podría colaborar exigiendo la guía de libre tránsito al vendedor cuando esté adquiriendo leña nativa (roble o hualle, coigüe y raulí), ya que sólo de esta manera se sabrá su procedencia y si efectivamente se cumplió con el plan de manejo”, comentó Castillo, y añadió que al tratarse de especies exóticas (aromo, pino o eucalipto) no necesitan guía de libre tránsito.

Certificación
“Esta cantidad de leña que se consume en la intercomuna y que no está certificada, normalmente se extrae a través de la depredación del bosque nativo de la provincia, que tiene una invaluable riqueza natural. Lo relevante de esto es que cuando el chillanejo o chillanvejano la adquiere, desconoce por completo cuál es su origen y ése es el problema”, recalcó la autoridad regional de la cartera ambiental, Richard Vargas.

El funcionario de gobierno hizo un llamado a la comunidad a informarse sobre los requisitos que debe exigir a sus proveedores de leña al momento de hacer la compra.

Al respecto, de acuerdo al Sistema Nacional de Certificación de Leña (SNCL), sólo tres centros de acopio garantizan en Chillán un producto de calidad y con el cumplimiento total de las normativas y se ubican en la intersección de calle Río Viejo con Central, en el sector El Saque (camino a Pinto pasando el puente El Saque) y en Patricio Lynch número 21 de la Población Witcker.

El SNCL precisa que una leña certificada cumple con la normativa legal vigente (tributaria, forestal, municipal, sanitaria, laboral y transporte), posee un origen conocido (tienen planes de manejo y cuenta con guías de transporte de productos forestales emitidas por Carabineros) y su contenido de humedad es inferior o igual al 25%.

Asimismo, la leña comercializada posee información clara sobre el volumen, las especies y el contenido de humedad que posee, información que está contenida en las boletas y facturas que se entregan con la compra.

Comentarios