Región de Ñuble: solicitarán nuevos informes y estudios

Por: Isabel Charlin Fotografía: Victor Orellana 10:45 PM 2016-03-26

Parlamentarios pedirán a la Dipres que entregue un desglose del informe realizado en septiembre, el cual contempla $17 mil millones de gasto para el primer año

El senador Harboe adelantó que se requerirá la colaboración de universidades de la zona para complementar la información

Una mayor precisión, y el desglose de la inversión requerida en cada uno de los ítemes por cada una de las provincias a crear, solicitarán los parlamentarios integrantes de la comisión de Gobierno interior, descentralización y regionalización del Senado, a la Dirección de presupuestos (Dipres) del Ministerio de Hacienda.

Así lo dio a conocer el senador por Bío Bío Cordillera, Felipe Harboe, quien advirtió que en el marco de la discusión en particular del proyecto que crea la Región de Ñuble, que se iniciará a partir del 18 de abril, cuando culmine el plazo para que el Ejecutivo presente indicaciones, el financiamiento de la iniciativa cobrará especial relevancia.

“Ahora que entramos en el debate en particular, lo que corresponde es que definamos en qué condiciones se van a crear las diferentes provincias. Vamos a revisar partida por partida contemplada por el Gobierno para decidir, porque cuando se toma la decisión de proponer tres provincias, se debe tener claro que se deben tener tres servicios de Salud, tres delegaciones del Serviu, etc. Es decir, se deben replicar los diversos servicios públicos en las capitales provinciales”, manifestó el legislador, quien si bien defiende la propuesta del Gobierno, pone énfasis en que este punto debe ir de la mano de la factibilidad económica. 

“Lo más importante, y que hemos defendido siempre, es que la creación de las provincias debe ir de la mano de la desconcentración de los servicios. Uno de los objtivos de contar con una nueva región, es evitar que la gente tenga que ir hasta Chillán a hacer todo. Los estudios proponen tres provincias (Itata, Punilla y Diguillín), porque se reconocen tres identidades, tres espacios territoriales. Creo que una correcta desconcentración se logaría con tres provincias; vamos a ver si eso no choca con la disponibilidad presupuestaria, porque si por alguna razón no hay presupuesto, tendrán que ser solo dos provincias y no tres. Lo que nos interesa es que la región no parta coja, y tampoco se ponga en riesgo la aprobación del proyecto por no concordar en si son dos o tres provincias”, manifestó Harboe.
Se viene así un arduo trabajo junto a la Subdere y el Ministerio de Hacienda.

“Vamos a pedir el desglose de gastos que genera la creación de la nueva región, seguramente solicitaremos informes complementarios al de la Dipres, que encargaremos a la UdeC o a la UBB”, adelantó el senador del PPD.

Su par de la UDI, Víctor Pérez, también es de la idea de analizar a fondo el financiamiento de la nueva unidad administrativa.

“Indudablemente, el proyecto no ayuda mucho a que tengamos un buen instrumento para desarrollar lo que es la región.Yo creo que se exagera y sobredimensiona todo el tema de las provincias, convirtiéndolo en el tema central, y en verdad, el elemento central debiese ser la región y las comunas. Las provincias son sólo entes administrativos, no son actores del desarrollo. Además, también debemos exigir una visibilidad de los recursos. El Gobierno va a tener que hacer un esfuerzo claro para transparentar y visibilizar los recursos con los que vamos a contar”, precisó, agregando que en lo personal, cree que debiesen ser sólo dos provincias.

“No se justifican tres. Yo soy de la idea de tener una provincia liderada por Chillán, y la otra, por una comuna más alejada, como Coelemu, Quirihue o Yungay. No imagino al Gobierno instalando tres servicios de Salud, tres delegaciones del Serviu, etc. Creo que es un gasto innecesario, más burocracia”, sostuvo Pérez.

Al respecto, el presidente del comité Ñuble Región, Hérex Fuentes, confía en que el Ejecutivo defenderá la propuesta inicial. Por lo menos así se lo hizo saber el subsecretario de Desarrollo Regional, Ricardo Cifuentes.

“Tres provincias, ésa es la estructura que definieron los estudios, y nosotros como comité apoyaremos esa propuesta, pues es la que más identifica a nuestro territorio”, precisó.

Diferentes análisis
El informe elaborado por la Dipres en 2015, y que acompaña el proyecto de ley presentado por el Ejecutivo, contempla en $17 mil millones el gasto de instalación de la nueva región, y en $15 mil millones el gasto “en régimen”. De estos, $13 mil millones corresponderían exclusivamente a remuneraciones, mientras que $4 mil millones ($1.500 millones en gastos por una sola vez), a inversión en infraestructura, mobiliario, etc.

El documento del Ministerio de Hacienda contempla explícitamente sólo al personal de planta fijado en el proyecto (75 personas), mientras que para las demás plazas a contrata y honorarios, se calculó el gasto con aproximadamente 600 nuevos funcionarios.

En tanto, en el estudio de la UdeC solicitado por la Subdere en 2013, se estimó en $70 mil millones el costo de instalación de la nueva región, desglosada esta cifra en remuneraciones para 2.432 nuevos funcionarios ($48 mil millones) y gastos en infraestructura, mobiliario, etc. ($21 mil millones).

Las diferencias con las cifras entregadas por la Dipres radican en que el informe de la UdeC propuso números estimativos teniendo como referencia una región de similar tamaño y cantidad de población que Ñuble (Antofagasta). También se sumó al personal del Ministerio de Salud que deberá ser reubicado.

Además, en materia de infraestructura, se basó en parámetros del ex Mideplan y la Dirección Nacional de Arquitectura, que indican que se debe contar con 20  metros cuadrados por cada funcionario.

Comentarios