Navea pegó fuerte y se colgó su primer oro internacional

Por: Camilo Díaz Fotografía: La Discusión 2017-03-18

Lo buscó hasta que lo logró. Tal como auguraba desde el pasado 2016, el teakweondista chillanejo Sebastián Navea finalmente ganó su ansiada primera medalla internacional, y lo hizo mostrando su mejor nivel ante exponentes de renombre.


“Ahora nos encontramos en una competencia reñida en los 63 kilogramos, dos competidores extremadamente rápidos, de increíble técnica. Vamos a ver un combate espectacular. Creo que este es el combate donde todo el mundo va tener que ponerse los lentes”, decía en su relato el conductor de la transmisión vía Facebook Live de la pelea, de la especializada revista Mundo Taekwondo, en la previa del primer apronte de Navea rumbo al oro.


Y es que el estudiante de Pedagogía en Ed. Física de la Universidad del Bío-Bío, gracias a su actual ranking en el orbe, pasó de manera directa a la semifinal del Campeonato Internacional de Taekwondo Colombia Open, Copa Fuerzas Armadas G-1 WTF en Bogotá, Colombia.


Precisamente la condición de G-1 hace al torneo federado despertar interés de quienes ya buscan puntos de cara al nuevo proceso olímpico rumbo a Tokio 2020, lo que hizo contar con la presencia no solo de exponentes de este lado del planeta, sino que también europeos.


Talento sobre el tatami
En dependencias del Centro de Altor Rendimiento de Bogotá fue donde Navea trazó su ruta hacia la presea dorada. Enfrentó al espigado subteniente Yull Aguilar, medalla de plata del Mundial Militar, y seleccionado colombiano, con quien el chillanejo fue de menos a más.


“Con Aguilar fue un combate súper complicado, porque era un competidor medio extraño, a la antigua, muy fuerte y rápido, e incluso entré fuera de combate. Estuve cinco a cero abajo. Fue un combate súper sufrido en que tuve que remontar la pelea y terminé ganando 20 a 15”, explicó Navea a LA DISCUSIÓN desde tierras cafeteras.


En su segunda pelea y final, el formado en Guerreros Sepul de Chillán  nuevamente tuvo que enfrentar a un exponente colombiano, siendo este de un estilo diferente al primero.


Se trató de Álvaro Gómez, seleccionado colombiano titular, y que dejara en el camino a un competidor de Ucrania y a un guatemalteco.


“Con él fue un combate más cómodo, por su estilo de taekwondo, pues era más contemporáneo, venciéndolo por 16 a 8, estando siempre yo con ventaja en el combate”, agregó Navea, quien asume que a ratos le pasaba la cuenta el tema de la altitud propia de Bogotá, “por lo que considero que es un plus extra al logro, dado que los atletas eran locales y por ende acostumbrados a la altura. Me ahogaba mucho en la pelea, por lo que trataba de ser lo más económico posible”.


Destacar que el exponente local, con el apoyo de su familia y cercanos, costeó de su bolsillo el periplo a Colombia, siendo identificado como el “taekwondista representante de Chile”.


Orgullo de los suyos
Su formador en Chillán, Daniel Godoy, expresó vía redes sociales el logro de su pupilo: “una vez más demostrando ser el mejor de Chile en su categoría. Ojalá este año sea considerado y valorado en la selección como se merece”.
En tanto Juan Carlos Aguayo, entrenador de la academia Rott Tkd de Santiago, “mi casa adoptiva en la capital y me ayudan mucho”, según Navea, resaltó con gran emoción no solo lo hecho por el chillanejo, sino que por lo otros dos exponentes, parte del grupo de chilenos que viajó a Colombia, entre ellos el representante olímpico chileno en Río 2016, Ignacio Morales.


Desde Chillán y atento a la transmisión de la competencia, Hugo Navea no escondió lo logrado por su hijo.


“Me llenas de orgullo y admiración. El ver cómo trabajas duro por conseguir lograr tus sueños, sin importar lo difícil que se ponga al tratar de alcanzarlo”, le comentó Navea padre al mayor de sus hijos.

Comentarios