El patrimonio religioso que guardan los templos en Chillán

Por: Carolina Marcos Fotografía: Victor Orellana 10:25 PM 2016-03-26

Los terremotos que sucesivamente se han producido en la provincia han atentado en contra del legado artístico de la mayoría de las iglesias de la zona. Sólo a causa del terremoto del 27 de febrero de 2010, son tres las parroquias que actualmente debieron retirar las obras de arte e imagenería de sus instalaciones. Se trata de la capilla San Juan de Dios y las iglesias Los Carmelitas Descalzos y San Francisco. Todo a la espera de la rehabilitación que se debe realizar en la mayoría de los casos. 

Pero hay otras que siguen de pie e intentan mantener las tradiciones y el legado. Una de ellas es la parroquia Santo Domingo, que estructura en la actualidad un proyecto para mejorar las pinturas al interior del templo, tal como lo explica el párroco Adrián Cisternas.

“El terremoto del 39 marcó un antes y un después en términos de arte en esta iglesia. No existe nada de valor hoy, porque todo se perdió en aquella época y lo que quedó de valor artístico se fue al museo de la compañía en Santiago, en Recoleta Domínica. Nos quedamos con dos imágenes, que son las de Santo Domingo y la Virgen. Las dos son post 39 y corresponden a 1959”, advierte.
Una de las imágenes, que corresponde a Santo Domingo, fue rescatada por el mismo sacerdote desde el convento en Concepción.

“Estaba muy deteriorada y pedí permiso para traerla a Chillán. La traje y se restauró en San Fabián, gracias al trabajo de Juan Orellana”, agrega. 

“En la década de los 90 se comenzó con la intervención de la iglesia a través de murales. La artista Gloria Ortega fue la encargada de pintar no sólo el altar, sino también las estaciones del Vía Crucis. Existe un proyecto de restaurar el mural central porque la capa de pintura está deteriorada. Para eso, nos haremos asesorar por artistas de la zona”, adelantó. 

La catedral y sus tesoros
La antigua estructura sucumbió en 1939 y se necesitaron 21 años para levantar la nueva estructura con los característicos arcos que la convirtieron en Monumento Histórico. La curia conserva, por tanto, varios elementos de valor religioso que datan de 1960, cuando se implementó la iglesia con todos los elementos nuevos. Un ejemplo son los ornamentos litúrgicos, los que fueron traídos a Chillán desde París por el obispo de la época, Eladio Vicuña, para la inauguración de la Catedral. Así lo explica el rector, padre Patricio Fuentes. “Todos los ornamentos llegaron nuevos y se utilizan hasta el día de hoy en distintos momentos. Pero además, se conserva de esa época una custodia. No sabemos exactamente la procedencia, pero todo lo que existe data de la década de los sesenta”, explica. 

Por estos días, y dada la especial fecha, el sacerdote también muestra un lavabo de acero inoxidable que se encuentra de paso por la iglesia porque fue utilizado en la ceremonia de lavado de pies que el obispo Carlos Pellegrin utilizó el jueves pasado. “Pero este lavabo no le pertenece a la Catedral, sino que a la familia de la señora María Herrero de Fischer, quien amablemente nos facilita en esta Semana Santa”, cuenta contento. 

En la cima del cerro
El Santuario de Schoenstatt constituye el único pulmón verde de la intercomuna. Ubicado sobre un cerro de roca, la comunidad mantiene vivo el legado del movimiento internacional que ha llevado a levantar templos iguales en todo el mundo. Uno de los fundadores en Chillán, Sergio Le-Bert explica que el templo y el altar, son lo más valioso. “Todos los templos son iguales, tanto en Chile como en el mundo”, cuenta indicando el bello altar que fue traído desde Viña del Mar hace alrededor de 20 años y que es idéntico al que se encuentra en Alemania, en donde nació el movimiento. 

Comentarios