Promedios de contaminación podrían aumentar con ajustes en monitores

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa G. 2017-03-15

7
nuevos monitores
son los que se instalarán en Chillán gracias a un proyecto Corfo-Universidad de Concepción. Los equipos aún deben ser calibrados y validados para ser usados.pd

Dos son los medidores de material particulado fino (MP2,5) de los cuales la Secretaría Regional del Medio Ambiente extrae datos para analizar el comportamiento de la contaminación originada por la quema de leña durante la calefacción domiciliaria en Chillán y Chillán Viejo.


La saturación que se produce en la intercomuna es registrada por las estaciones Purén e INIA, de las cuales la Seremi obtiene antecedentes que les permite proyectar la condición ambiental de los días venideros y adoptar las medidas restrictivas al consumo de biomasa cuando se decreta los estados de Alerta, Preemergencia o Emergencia, establecidos en el trabajo operacional de Gestión de Episodios Críticos del Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA) local.


Las cifras constatados por los dos aparatos también sirven de insumo al Gobierno para evaluar el real impacto que genera el documento ambiental, razón por la cual decidieron hacerle algunos ajustes al instrumental.


Niveles
Una capacidad de medición de hasta  1.000 microgramos por metro cúbico de MP2,5 es la que tienen los equipos locales, límite máximo que en algunas oportunidades impide revelar la real saturación por humo de leña que se vive en la zona, como la del 27 de junio del año pasado.


Si bien ese día el registro histórico del Sistema de Información Nacional de Calidad del Aire (Sinca) indica que el promedio diario del Purén correspondió a una Emergencia (242 ug/m3 de MP2,5), se desconoce cuál fue el verdadero peak horario, ya que los índices de contaminación llegaron a la capacidad máxima del monitor (1.00 ug/m3), misma situación que ocurrió el 23 de mayo y 18 de junio del 2014.


Así, si el umbral máximo aumenta a 2.000 ug/m3, los promedios de aquellos días habrían aumentado por estar el peak más arriba de lo realmente registrado.
Para evitar que se repitan estos casos, el seremi Richard Vargas anunció que este año las estaciones tendrán un límite máximo de 2.000 ug/m3 de MP2,5 ajuste que permitirá una medición más exacta y por ende la real saturación  diaria.


Mejoras
A juicio del ingeniero civil químico de la Universidad de Concepción (UdeC) campus Chillán, Javier Ferrer, la importancia del anuncio es que ahora realmente se sabrá si los peak horarios mayor a 1.000 son solo una superación ligera de esta cifra o si se trata de una saturación muy elevada, con indicadores extremos preocupantes.


“Esto es súper valioso, porque se va abarcar un rango de concentraciones que no estaba siendo medido; por ejemplo actualmente cuando la contaminación es superior a mil el sensor se queda pegado, entonces lo que se toma como dato medido solo llega a ese nivel y no se sabe si ese índice fue de 1.001 o más de 1.200”, explicó el académico.

Javier Ferrer aclaró que los cálculos del comportamiento diario de la contaminación podrían sufrir variaciones. 


“Matemáticamente los promedios diarios podrían variar, pero igual hay que tener en cuenta lo que estipula la ley, porque hay procedimientos para todo; si la norma no se ha cambiado podría ser que esta nueva medición solo sirva como registro, pero no para hacer el cálculo”, indicó el máster en Biotecnología Avanzada.

Comentarios