Ingresan a evaluación proyecto hidroeléctrico en el Diguillín

Por: Roberto Fernández Fotografía: La Discusión 09:10 PM 2017-03-15

Esta semana comenzó la tramitación ambiental del proyecto “Pequeña Central Hidroeléctrica de Pasada Radales SpA”, que pretende desarrollar la empresa Aaktei en la zona alta del río Diguillín, en la comuna de Pinto.


Según el estudio de impacto ambiental ingresado al Servicio de Evaluación Ambiental el 7 de marzo, la obra representará una inversión de US$39,9 millones ($27 mil millones) y demandará un peak de 200 trabajadores durante su construcción.


Se trata de una minicentral de 15,1 MW de potencia instalada cuya generación media anual será de 68,05 GWh/año, lo que equivale al consumo de 20.586 habitantes.


La interconexión eléctrica de la minicentral se hará a través de una línea mixta en 66 kV que considera 18 kilómetros de cable subterráneo y 74 kilómetros de línea aérea (tramo existente), que se conectará a la subestación Quilmo 2, donde la energía será inyectada al Sistema Interconectado Central (SIC), con lo que se pretende contribuir a la disminución de generación por las actuales fuentes de energía convencionales y por tanto, aumentar la participación de las energías renovables no convencionales (ERNC) en la matriz energética.


Emplazamiento
De ser aprobada, Radales se emplazaría a una altitud de 2.050 metros sobre el nivel del mar, explicó Pedro Matthei, gerente de Aaktei, “más o menos a la misma altura que las Termas de Chillán”, en la parte alta del río Diguillín, a 11 kilómetros del Valle Las Trancas, al interior del fundo privado Coihuería, que no cuenta con acceso vehicular y hay escasa vegetación.


Según el estudio, la localización del proyecto se justifica “dado el potencial hidroeléctrico de la cuenca que contiene el río Diguillín, la favorable topografía existente y su viabilidad técnico económica, así como también su compatibilidad con el medio ambiente”.


La minicentral se emplazará fuera de la Reserva Nacional Ñuble, pero estará dentro del corredor biológico Nevados de Chillán-Laguna del Laja, declarado Reserva de la Biosfera, razón por la cual existe inquietud y rechazo entre algunos grupos ambientalistas y empresarios turísticos del Valle Las Trancas.


Al respecto, Matthei hizo hincapié en el carácter sustentable del proyecto, pues “no embalsa ni inunda terrenos y posee obras civiles de bajo impacto”. De hecho, en el estudio se señala que “este tipo de forma de generación no es ajena a la zona. La mayor parte de la comunidad aledaña al proyecto señala conocer este tipo de centrales ya que en el área han existido otras centrales por ejemplo en el sector Las Turbinas, en donde se ubica una central de pasada de la Dirección de Obras Hidráulicas”.

 

Comentarios