Imparten en Chillán cátedra piloto de educación financiera

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 08:05 PM 2017-03-15

El primer curso sobre educación financiera y económica para jóvenes universitarios se comenzó a impartir la semana pasada en la sede Chillán de la Universidad de Concepción, gracias a una iniciativa conjunta de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF) y la Escuela de Administración y Negocios de dicha casa de estudios.


Según el académico, Roberto Herrera Cofré, se trata de una asignatura de carácter electivo y está abierta a todos los alumnos del campus. 


“La iniciativa de realizar el primer curso en Chile de educación económica y financiera con la SBIF nace debido al vínculo con la destacada ex alumna de nuestra Escuela, Marjorie Arias Parada, quien se desempeña en la Dirección de Conducta de Mercado de la Superintendencia”, recordó Herrera, quien añadió que “las expectativas son altas, ya que el curso considera la presencia de altos ejecutivos de la SBIF, incluido el superintendente (Eric Parrado Herrera)”, quien ofrecerá una clase magistral el 23 de marzo en el marco de la inauguración del año académico.


“Esto fortalece la formación de nuestros alumnos de manera única, ya que incluso algunos alumnos tendrán la posibilidad de convertirse en monitores de educación financiera y brindar apoyo a distintos grupos de la sociedad”.


Según la SBIF, el objetivo de la cátedra es que los alumnos conozcan y mejoren su entendimiento respecto del sistema financiero, su supervisión y los productos que éste ofrece, además de temas relativos a endeudamiento responsable y las desventajas del sobre-endeudamiento, la conveniencia de invertir y/o ahorrar en las distintas etapas de la vida, la relación riesgo/retorno al tomar decisiones económicas y financieras y la necesidad de alfabetizarse financieramente y de modificar conductas para lograr un óptimo manejo del dinero.


“Chile, según distintos estudios, se encuentra altamente endeudado y al mismo tiempo, con un gran desconocimiento de los productos y procesos del sistema financiero, por debajo del promedio de la OCDE, entonces creemos que esta realidad se puede modificar apuntando a los jóvenes, ya que prontamente serán profesionales y deberán tomar decisiones acertadas y al mismo tiempo, tener la capacidad de orientar a las personas que menos conocimientos tienen”, explicó Herrera.


Los alumnos que aprueben el curso podrán desempeñarse posteriormente como monitores de educación financiera, en las iniciativas que se seguirán desarrollando para mejorar el desempeño de los jóvenes en los temas relativos a la administración del dinero.

Comentarios