“El chef español es el más jodido, es al que hay que tenerle miedo”

Por: Carla Aliaga Fotografía: Canal 13 2017-03-15

Víctor Rubilar, el huaso chillanejo que participaba en “MasterChef”, se convirtió en el primer eliminado de la tercera temporada del programa de cocina. 


“Vitore”, como es conocido entre sus amigos, fue uno de los 26 seleccionados luego de pasar una serie de estrictos casting, donde tuvo que mostrar toda su habilidad culinaria.


Un par de capítulos duró Rubilar en el concurso, lo suficiente para contar su experiencia en el programa, el ambiente, la producción, pero sobre todo acerca de su relación con los chef.


“Fue agradable participar en el programa, eso sí fue estresante porque los chefs son exigentes, pero en general el ambiente, los compañeros y todo fue una buena experiencia”, manifestó.


El chillanejo clasificó gracias a la preparación de una receta de estofado que fue aplaudida por los expertos. 


“El chef español es el más jodido, es al que hay que tenerle miedo. Cuando entraba Sergi Arola al estudio, casi todos temblaban. Aunque desde que llegué a mí me evaluaron bien, cuando preparé un estofado lo encontraron muy bueno. Él dijo que como era nuevo en Chile, no había probado un plato así y que le había encantado. Me aconsejó que si me gustaba la cocina chilena que siguiera en esa línea, ya después tuvimos los problemas”, contó a LA DISCUSIÓN el técnico agrícola de profesión, apasionado por la gastronomía.


Todo por un huevo
En el capítulo de su eliminación, la prueba inicial se desarrolló en parejas. Víctor junto a Sandra prepararon una corvina al horno. “Tuvimos un problema que salió en la tele. Fue que mi compañera en vez de echarle sal le puso azúcar a la preparación,  y ahí nos fuimos a eliminación. Ese fue el inconveniente que nos costó la vida”, relató “Vitore”.


Luego del traspié, la prueba decisiva debió desarrollarse con un elemento básico: un huevo.


“En 15 minutos había que lograr algo. Preparé un desayuno de campo, un huevo con tomate y cebolla con el que obtuve un sí del chef  Ennio Carota y dos no de Chris Carpentier y Sergi Arola. Les gustó y nos dijeron que no deberíamos haber hecho dupla con Sandra. No me dijeron ninguna pesadez, el sabor estuvo bueno, todo bien, pero no sé, les gustó más el otro plato”, detalló el último eliminado, quien no descarta la posibilidad de participar en un eventual repechaje de “MasterChef”. Eso sí, no cree que siga el camino de dedicarse a la cocina, porque asegura que lo suyo es el trabajo en el campo.


“Vivo de los cultivos de la casa. esa fue una oportunidad que quise aprovechar y partimos como avión, pero cuando se caen, lo hacen fuerte altiro. De todos modos fue una  buena experiencia, que nunca voy a olvidar”, comentó.  


Mientras espera un eventual nuevo llamado del concurso, Víctor compartió entre risas que “por mientras seguiré haciendo mis asados, sobre todo cuando me lo pidan mis amigos”.

Comentarios