Perfil de los funcionarios de Ñuble acusados por fraude en carabineros

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Agencia Uno 08:30 PM 2017-03-14

Mientras que para vecinos de San Carlos y Chillán, que conocieron a alguno de los cuatro carabineros en servicio o en retiro que fueron detenidos por el caso del millonarios fraude a la institución, la noticia causó sorpresa, para otros no tanto y hasta dijeron que “es algo que no me extraña”.


Tres funcionarios involucrados en la investigación por la pérdida, hasta ahora, de alrededor de $8 mil millones, tuvieron o mantienen algún vínculo con Chillán.

Uno de ellos es el capitán Víctor Escobar, quien estuvo en la sección de Finanzas de la Prefectura Ñuble, hasta enero del año pasado, fecha en que fue trasladado a Talca. Otro es el también capitán Francisco Estrada Castro, quien precisamente sucedió a Escobar hasta el pasado sábado, cuando fue detenido a las 18.40 horas en el marco de la investigación instruida por el Alto Mando de Carabineros.


En San Carlos el impacto se generó con la detención de uno de sus vecinos insignes, el teniente coronel Pedro Valenzuela San Martín, quien es conocido prácticamente por todos quienes residen en las inmediaciones de la Alameda.


Ellos, más el capitán Carlos Rojas Muñoz, con breve paso por Chillán, son parte de los 17 carabineros y ex carabineros detenidos el sábado y llevados al 8º Tribunal de Garantía de Santiago para que pudieran ser formalizados por un fraude millonario, el  que, conforme a lo que hasta el momento ha logrado recabar el fiscal de Magallanes Eugenio Campos (a cargo de la causa), supone el desvío sistemático de dineros a la cuenta de un capitán de la Región de Magallanes, entre el 2010 y el 2015, para que luego este los repartiera entre el resto de los involucrados.


Sin embargo, la formalización no se realizó entre otras razones porque se declaró la detención como ilegal, ya que los imputados debieron haber pasado a control de detención en la misma ciudad en que se les detuvo, por lo que la jueza del juzgado santiaguino, Irene Rodríguez, declaró a su tribunal como incompetente para llevar las formalizaciones que pretendía el Ministerio Público.


La magistrado agregó además que los detenidos no se les informó al momento de su arresto las razones por las que se les ponía a disposición del tribunal, decretando su libertad el pasado domingo.


Pese a lo anterior, desde la unidad de Comunicaciones de la Corte de Apelaciones de Chillán se informó que, hasta el cierre de esta edición, no se había pedido fecha ni hora para materializar ese trámite en el Juzgado de Garantía de Chillán a los detenidos en la capital de Ñuble.
Ciudadano y alumno ejemplar


Donde la noticia golpeó con más fuerza fue en San Carlos. La ciudad en la que creció el teniente coronel Pedro Valenzuela aún no puede creer que en tal escándalo, que le restó casi 12 puntos de aprobación a la institución uniformada en la última encuesta Cadem revelada hoy, se haya visto involucrado este esforzado y reservado joven, hijo de una familia de esfuerzo, de padre panadero, quien fuera recordado por sus excelentes calificaciones en el liceo técnico de esa ciudad.


“Queremos creer que no está tan embarrado. Es que acá siempre ha sido conocida toda su familia, y sabemos que él siempre fue probo, se sacaba buenas notas y salió con el título técnico de secretario contable para luego trabajar en los veranos en la piscina municipal y en algunas otras empresas pequeñas donde hizo la práctica, dejando siempre una muy buena impresión”, dice un vecino suyo que no quiso revelar su identidad.


Valenzuela ingresó a Carabineros y paralelamente continuó estudios contables en la universidad, por lo que siempre estuvo ligado a funciones administrativas en la institución,  ejerciendo funciones de muy alta confianza, como el estar a cargo de la adquisición de los vehículos de Carabineros, cuando se decidió que los móviles y patrullas dejaran de usar los colores negro y blanco para pasar a los actuales verde y blanco.


Si bien se fue relativamente joven de la comuna, y tuvo pasos por destacamentos en el norte del país, este funcionario retirado confirmó residencia actual en la comuna de la Florida, en Santiago.


Un profesor de su liceo lo recuerda como “el mejor taquígrafo, dactilógrafo y redactor que haya pasado por el liceo. A veces los senderos de la vida nos ponen obstáculos que nos pueden afectar, pero yo siempre lo recordaré como el destacado alumno que fue muy importante para sus compañeros”.


El ex uniformado fue además el presidente del Centro de Alumnos del Liceo Politécnico, seleccionado de fútbol y monitor del grupo de folclor.
Su carrera como alumno de la Escuela de Carabineros fue considerada como destacada y meritoria.


Las fotos y la ostentación
¿Usted busca a Víctor (Escobar)? pregunta una vecina de la Población El Tejar, un antiguo barrio del poniente de Chillán donde hay mucho profesor, jubilados y casas fiscales pertenecientes a Carabineros.


La vecina, quien en efecto es profesora, revela que en “esa casa”,  donde afuera hay algunas cajas de cartón carcomidas y otros elementos que delatan ausencia de moradores, solía vivir él y su esposa, también profesora y “colega mía en el Liceo de Hombres”.


A diferencia de la buena imagen que en San Carlos hay del comandante Valenzuela, la docente no tiene una gran impresión de quien hasta enero de este año viviera a dos casas de ella.


“Eran ostentosos y engreídos, sobre todo ella, siempre llegaba diciendo al liceo que tenían como cinco casas en varias partes, dos autos, una todo terreno negra y un auto chico de esos chinos, y que su marido ganaba 2 millones 800 mil pesos, lo que para un capitán es imposible”, relata. Escobar, actualmente está en Talca.


Tampoco resulta común el que un funcionario de grado capitán presente residencia en el sector Quilamapu, de Chillán, como declaró el capitán Francisco Estrada en la audiencia de control de detención.


“Eso podría ocurrir si es que la señora tiene muy buenos ingresos o si él maneja empresas aparte, pero es difícil que con ese grado se tenga ese nivel de vida”, apunta al respecto un ex comisario de Chillán.


Estrada llegó este año a vivir a Chillán. Sus compañeros solo saben que trabaja en la Caja y que es alguien sobrio y tranquilo.


Finalmente, está el caso del capitán Carlos Rojas, quien tuvo un breve paso por Chillán y se hizo conocido por subir fotografías suyas al interior de una limusina y afuera  en un helicóptero, estando de civil. Actualmente reside en la comuna de La Florida, en Santiago.

Comentarios