En abril formalizarán al ex administrador del Club Ñuble

Por: Felipe Ahumada Fotografía: La Discusión 09:40 AM 2017-03-13

Para abril se fijó una audiencia de formalización en contra del ex administrador del Club Ñuble, Ernesto Sáez, a quien el Ministerio Público le imputa la autoría de delitos por fraudes reiterados, en el marco de la pérdida de a lo menos $50 millones constatados en forma contable y un estimado aun superior de dinero por concepto de cobros no declarados al empleador.

Sáez debía haber sido formalizado por el fiscal Mauricio Mieres, especialista en delitos económicos, el pasado 6 de marzo, sin embargo, por un error en la notificación judicial, mientras los persecutores fueron citados a las 08.30 de la mañana, el ex administrador recibió una papeleta que exigía su presencia en el Juzgado de Garantía a las 09.30 horas.

Por esta razón no se decretó una orden de detención en su contra, como normalmente ocurre con quienes se ausentan de una audiencia, sino que se volvió a notificar para que asista a la formalización, en calidad de imputado, el próximo mes.

Si bien este conflicto legal tuvo aristas anteriores en el Tribunal Laboral, hasta donde Sáez acudió con abogado particular para reclamar un despido injustificado (lo que fue rechazado en esa instancia y posteriormente en la Corte de Apelaciones), en esta oportunidad se hará representar por un abogado de la Defensoría Penal Pública.

Lo contable y lo estimable
Antes de que en marzo del 2015 el Club Ñuble presentara una querella en su contra por la pérdida sistemática de dinero, las estimaciones realizadas por la directiva del estamento social chillanejo, calculan que las pérdidas superaban los 200 millones de pesos, pero “parte de eso no se pudo constatar porque al parecer eran dineros que fueron a parar a sus arcas personales luego de que cobrara por eventos hechos en el club, pero de los que él jamás rindió cuentas, y eso se supo por las declaraciones de algunos testigos que fueron interrogados cuando se hizo la primera investigación interna”, confía una fuente al interior del club, quien pidió reserva de la identidad hasta después de formalizada la causa.

El hecho se descubrió luego que la presidencia encargara una auditoría interna tras descubrirse una serie de descuadres contables, y al ser interrogado Sáez al respecto, jamás logró dar una respuesta satisfactoria y presentó una licencia médica.

En lo demostrable documentalmente, la investigación de la PDI demostró que Sáez desvió cerca de $25 millones que correspondían a cotizaciones e impuestos, más otros $25 millones generados en contratos por eventos en el club, que no llegaron a su destino.

Comentarios