El Diablo arde en su propio infierno

Por: Camilo Díaz Fotografía: Agencia Uno 09:10 AM 2017-03-13

Ya en la previa del partido el ambiente vislumbraba presión en Ñublense no solo porque no ha ganado un partido en 8 fechas, sino porque venía anticipado por actos de indisciplina en la propia interna diabla, lo que quedó en evidencia la mañana del sábado en el complejo de Paso Alejo, según dio cuenta LA DISCUSIÓN en su edición de domingo.

A lo anterior se le sumaba el hecho que Ñublense, el próximo fin de semana, queda libre, dejándolo sin opción de sumar puntos ante sus más cercanos rivales, Cobreloa e Iberia, quienes lo escoltan por un punto en la tabla general de la Primera B, y que ocupan el puesto 12 y 13 de la categoría.

Solo ganar serviría para descomprimir en algo el ambiente, y aquello tenía que ser a costa de Magallanes en el estadio Municipal de San Bernardo, pero no llegó el triunfo.

Y es que si bien los dirigidos por Pablo Abraham comenzaron poniéndose arriba en el marcador vía gol de cabeza del retornado Christian Bustamante, tras centro servido por Lucas Triviño y previa jugada concebida por el colombiano Estiven Rivera al minuto 13, cuatro minutos más tarde reaccionaría el local.

Fue el ex ñublensino, capitán de Magallanes, Andrés Reyes, en una desinteligencia de la zaga diabla, quien volvió a poner el marcador en igualdad de cifras de cabeza, batiendo al meta Sebastián Contreras.

Así ambos elencos se fueron a camarines y ya en la segunda mitad crecería y sería más el hambre del local a ir por el partido, llegando una y otra vez al arco chillanejo y convirtiendo, de paso, en figura al arquero de Ñublense.

Pero en las tantas aproximaciones locales, Matías Améstica comete falta sobre González dentro del área roja y el árbitro Aracena lo cobra, sancionando penal, el cual Alvarado desde los doce pasos cambia por gol y la remontada de la academia cuando el reloj marcaba 64 minutos.

Abraham probó desde la banca sacando a Améstica por Vilches, luego Rivera por Gaspar Páez y a Bustamante por Albornoz, pero no pudo contrastar el dominio local, pese a que los chillanejos tuvieron algunas oportunidades más de gol, pero que se le dieron en mayor número a los magallánicos.

Mano dura a la indisciplina
Pero la expectación estuvo más fuera de la cancha, la cual creció, dado que casi una hora después que terminara el partido, el camarín de Ñublense se animó a ser abierto por Pablo Abraham y sus dirigidos, ante la larga espera que hacían los medios radiales chillanejos a la espera de las debidas declaraciones post partido.

Los actos de indisciplina, y hasta una eventual renuncia de Pablo Abraham a la banca diabla se apoderaban del post partido. De lo primero, Álvaro Izquierdo, dirigente de la Coporación Atlético Ñublense y de la Comisión Fútbol reconoció abiertamente los hechos que están en plena investigación, y anticipó que “estamos haciendo todas las averiguaciones del caso, y quiero recalcar que no vamos a dejar pasar este tipo de acto por parte de jugadores (...) vamos a actuar con el máximo rigor que se nos permita por estatuto, vamos a poner freno y mano dura de inmediato”, cerró.

Posteriormente, el gerente deportivo de Ñublense, Rubén Espinoza, también asumió lo sucedido, la noche del viernes y que decantó el sábado por la mañana en Paso Alejo.

“Estamos recopilando todos los antecedentes. Hay que averiguar quiénes son los involucrados, conversar con ellos y ahí se verá qué determinación se toma”, dijo escuetamente el directivo.

Comentarios