1515 viviendas se construirán en Parque Lantaño creciendo en un 60%

Por: Jorge Chávez 12:00 PM 2017-03-12

Son dos los escenarios que configuran el panorama diario del sector Parque Lantaño; el explosivo crecimiento inmobiliario y los graves problemas de congestión vehicular que se viven con el regreso a clases, sobre todo, en las horas peak de la mañana. Máquinas pesadas en constante funcionamiento, materiales e instrumentos de construcción esperando ser usados y decenas de personas realizando sus tareas diarias encomendadas en la obra, son las postales más recurrentes y posibles de apreciar por los cuatro puntos cardinales de la zona norponiente de la comuna.

De acuerdo a la información entregada por el municipio chillanejo, cuatro son las empresas constructoras que actualmente tienen iniciativas en carpeta, las cuales fueron presentadas a la Dirección de Obras Municipales (DOM). Un total de 1.515 nuevas viviendas están proyectadas a corto y mediano plazo en el sector. Los proyectos Bosques del Arrayán 1 y 2 de la firma Pacal (459 casas) y Las Malvas, de la empresa Inmovet (166 casas), son los que están ejecutándose en estos días.

Las Pataguas, de Inmovet, iniciativa que contempla la edificación de 390 viviendas, se mantiene en etapa de aprobación de permisos, mientras que el anteproyecto de la constructora Armas, que considera 500 departamentos, también está en el proceso preliminar de aprobación, según el municipio local. Después de haberse concretado los planes privados, el grupo de viviendas nuevas se sumarán a las 2.512 que en estos momentos habría en todo Parque Lantaño, según estimaciones del gobierno edil derivadas del registro social de hogares.

La nueva infraestructura levantada significará un crecimiento del 60,3% en el número de casas del sector, situación que, desde ya, es advertida por los vecinos como una real amenaza al ya caótico tránsito mañanero.

Entre tacos

El crecimiento inmobiliario, que lógicamente sería asociado por expertos a una saludable economía local, solo es comparable en cuanto a impacto social, con los graves problemas viales que se generan. Tacos vehiculares de hasta cuatro cuadras en los que los conductores deben ocupar no menos de 30 minutos para salir de él, enfrentan en días de semana los habitantes de Parque Lantaño.  La única calle que los conecta con el centro de la ciudad, hace aproximadamente cuatro años que colapsó, según los vecinos, quienes lamentan la situación que deben soportar de 7:00 a 9:00 horas entre los meses de marzo y diciembre.

“Todo esto es un desastre en las mañanas y para colmo ahora se sabe que a fines de marzo van a llegar más vecinos(...) construyeron muchas casas pero lamentablemente no hicieron más salidas, ése es el problema”, comenta Carolina Pereira, antigua propietaria de una vivienda ubicada en la calle Las Rosas, frente a los edificios de departamentos de la constructora Armas. Si bien la situación descrita por Pereira refleja el problema vial de proporciones que se viene gestando al menos desde hace un quinquenio, admiten que el futuro próximo no es nada alentador para ellos.

“Van a construir más casas y departamentos en Parque Lantaño, así que no sabemos por dónde van a salir los vehículos; la verdad no vemos disposición de las autoridades porque se han hecho huelgas, protestas y hasta ahora no ha pasado nada”, se lamenta la vecina, quien asegura haber llegado a vivir al sector hace más de una década, cuando nada hacía presagiar el cuello de botella que se formaría en el extremo oriente de la calle Camino Parque Lantaño. Un tanto más efusivo es Manuel Ferrada, quien tiene veinte años de historia en el ahora congestionado barrio.

Los inconvenientes que deben pasar a diario los atribuye a falta de gestión de las autoridades locales, quienes, a su parecer, sencillamente se han olvidado de ellos.
“Soy pionero en el sector y fuimos los que pusimos la primera piedra, cuando acá solo habían pájaros. No sé cómo verían las autoridades de la época el futuro de este lugar, capaz nunca pensarían que crecería tanto, pero lo cierto es que ahora estamos saturados y tenemos muchos problemas (...) creo que han sido indolentes y nos han abandonado”, opina.

Manuel Ferrada lamenta lo que él llama poca gestión, de parte de la municipalidad y enfatiza que la autoridad debería hacerse presente para buscar soluciones.
El vecino coincide con la voz de otros residentes de que se debería barajar la opción de abrir un acceso hacia la Panamericana por calle Las Rosas; asimismo, cree que otra alternativa sería habilitar la calle Ñuble Rupanco.

Promesas para el cruce

“Si no se realizan mejoras en las calles y no se abren nuevos accesos, por acá no se va a poder transitar. Es cuestión de voluntad para resolver los problemas; no hace falta un paso sobre nivel o bajo nivel, se debería solamente ampliar la calle Camino Parque Lantaño hasta la avenida Brasil y se alivianarían los tacos”, señala Alfonso Yáñez, posibilidad que en la actualidad está siendo evaluada.

Hace casi un año el municipio de Chillán inició los diálogos con la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE) con la finalidad de que permita la habilitación de dos carriles más en el actual cruce que separa al centro de la comuna con Parque Lantaño. La iniciativa del gobierno comunal se gestó tras una serie de reclamos de los vecinos, quienes recalcaban que esta alternativa ayudaría mucho a destrabar el nudo vial.

Al respecto, desde el Grupo EFE aclaran que en agosto del año pasado el Municipio de Chillán ingresó el proyecto para evaluación de Ferrocarriles. Tres meses después, añaden, la empresa entregó sus observaciones y recién en diciembre el municipio ingresó nuevamente la propuesta, la cual actualmente se encuentra en proceso de revisión de las áreas técnicas; esta etapa, concluyen, no tiene una fecha límite establecida para culminarla. Sobre lo mismo, en la alcaldía anuncian que están a la expectativa de las definiciones de la firma.

Deficiencias

A juicio del arquitecto chillanejo Mauricio Santibáñez, más que un crecimiento de ciudad lo que se ha priorizado para la comuna es uno del tipo económico en beneficio de las inmobiliarias y constructoras, todo esto gracias a los permisos que el municipio ha debido entregar, siguiendo lo que el plan regulador comunal (PRC) avala. “En el fondo, se puede construir, y mientras eso sea así, está permitida la construcción de una indiscriminada cantidad de casas sin siquiera prever el impacto vial en las miles de personas que habitan el sector”, sostiene.

El profesional enfatiza que las más de 1.500 viviendas que se anuncian a corto y mediano plazo traerían consigo al menos 1.000 nuevos vehículos. “Yo creo que si vamos a densificar y construir casas, se debe pensar en la conectividad, que es un tema que debe tratar el municipio y creo que por ahí hay que hincar el diente”, afirma. Santibáñez recalca que las autoridades han sido poco previsoras con el tema urbanístico de la ciudad y que nunca la mirada ha sido proyectada a largo plazo, detalle en el que también ha ayudado mucho el plan regulador.

Si bien el diagnóstico vecinal de cómo ven la realidad actual de Parque Lantaño es poco auspicioso, gatillado especialmente por los problemas viales que padecen, sus habitantes mantienen una mirada positiva respecto de su área residencial en términos de seguridad, toda vez que resaltan la baja delictualidad y el ambiente amigable que siempre se vive. En rigor, los residentes de ese lado de la ciudad, uno de los más poblados de Chillán con casi 8.000 habitantes, tienen que sobrellevar sus vidas entre el explosivo desarrollo inmobiliario, la grave congestión vehicular y las promesas viales de solución que tardan en llegar; mucho más de lo que ellos quisieran.

Comentarios