Suprema confirma ampliación de desafuero de Rosauro Martínez

Por: 2017-03-10

La Corte Suprema confirmó este viernes la ampliación del desafuero del diputado Rosauro Martínez Labbé, investigado por la muerte de cuatro militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) en 1981, en el sector cordillerano de Neltume, comuna de Panguipulli.

En fallo unánime, el pleno del máximo tribunal confirmó la resolución dictada por la Corte de Apelaciones de Valdivia, que privó a Martínez de fuero parlamentario por su responsabilidad en los homicidios de René Bravo Aguilera, Julio César Riffo Figueroa, Raúl Obregón Torres y Pedro Yáñez Palacios.

El 17 de junio de 2014, la Corte Suprema había dejado sin inmunidad parlamentaria al diputado Martínez Labbé, por su responsabilidad en los homicidios calificados de Próspero del Carmen Guzmán Soto, Patricio Alejandro Calfuquir Hernández y José Eduardo Monsalve Sandoval, ilícitos perpetrados el 20 de septiembre de 1981, en el sector de Remeco Alto, comuna de Panguipulli.

En la causa, el 11 de septiembre del mismo año, la ministra Emma Díaz sometió a proceso al desaforado diputado por su responsabilidad en los tres homicidios.

Se reactiva caso Neltume

Este nuevo desafuero que hoy fue confirmado por la Corte Suprema se suma al que desde mayo de 2014 mantiene al diputado Rosauro Martínez alejado del Congreso, y sometido a proceso por la ministra de la Corte de Apelaciones de Valdivia, Ema Díaz, en el marco del denominado “caso Neltume”, referido a las muertes de los integrantes del MIR Próspero del Carmen Guzmán, José Monsalve y Patricio Calfuquir, en septiembre de 1981, el cual precisamente se encontraba suspendido, a la espera del fallo divulgado el 5 de enero de 2017 por la Corte de Apelaciones de Valdivia.

En este último, compuesto de 24 de páginas, los integrantes del Tribunal de Alzada detallan los argumentos que los llevaron a ampliar el desafuero del parlamentario de RN, entre ellos, la existencia de diversos autos de procesamiento de la ministra Díaz que sustentan la existencia de un hecho que reviste caracteres de delito; y diversos oficios emanados del Ejército que dan cuenta del rango que ocupaba Martínez en la institución durante la ocurrencia de los hechos, y de las notas de mérito que obtuvo “por sus extraordinarias dotes de mando y por las acciones desplegadas en donde fueron abatidos siete guerrilleros, sin bajas para el Ejército”, según consta en autos criminales citados.

Comentarios