Salud descarta nuevas postergaciones y espera ofertas por el hospital

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 10:30 PM 2017-03-10

El Servicio de Salud Ñuble publicó el pasado 3 de marzo las últimas modificaciones a las bases de licitación

Se espera que a fines de abril o principios de mayo  se informe el pronunciamiento final de la comisión evaluadora interna tras el análisis de las propuestas

El próximo 27 de abril el Servicio de Salud Ñuble estaría en condiciones de adjudicar la construcción del nuevo hospital de Chillán a la empresa que presente la mejor oferta,  según las condiciones establecidas en la licitación en desarrollo.

Este jueves el director de la entidad, Iván Paul, confirmó que el 27 de marzo, y tras varias postergaciones, se cierra de manera definitiva el plazo para que las empresas que manifestaron interés por participar y llegaron a las visitas a terreno entreguen las propuestas técnicas y económicas.

La construcción del recinto hospitalario está en su segundo proceso licitatorio, luego que el primero, que favoreció a Astaldi, culminó con un pronunciamiento desfavorable de parte de Contraloría, que no tomó razón de la adjudicación, lo que obligó al organismo local a emprender un nuevo concurso público.

La nueva convocatoria, que fue iniciada en diciembre pasado está a punto de terminar, con una extensión de plazo de por medio y se supone que ya no habrá más dilaciones, según confirmó este jueves Iván Paul.

De esta manera, aclaró el directivo, el plazo de recepción de las ofertas está programada para el 27 de marzo, mientras que la apertura de ellas y su difusión está pauteada para el día siguiente.

Una vez cumplido ese proceso, sostuvo el director del Servicio de Salud Ñuble, se abre una nueva fase durante la cual el organismo analizará las ofertas y verificará si ellas cumplen a cabalidad las bases de licitación.

“Una vez que se abren las propuestas, la comisión evaluadora tiene 30 días hábiles para realizar un análisis detallado de las ofertas para determinar su admisibilidad y luego emitir un informe con fundamentos técnicos, financieros y jurídicos con la proposición de  qué empresa adjudicar, según lo dispuesto en el artículo 40 bis del Reglamento de la Ley de Compras Públicas”, destacó Paul. 

De esta manera, y si se cumple  rigurosamente con el cronograma establecido por la entidad, a fines de abril o principios de mayo debería haber un pronunciamiento definitivo, decisión que debiera quedar sujeta a una última revisión por Contraloría.

Paul agregó que “posterior a la evaluación y propuesta de la comisión, se envían los antecedentes a Contraloría Regional para la toma de razón de la resolución que adjudica el proyecto; trámite cuya duración depende exclusivamente del órgano contralor”.

El SSÑuble evitó referirse con precisión respecto de los plazos de adjudicación definitiva y de construcción final de la obra, pues existen factores que no dependen de ellos que pueden variar la planificación.

“Primero, esperamos que los oferentes que se presenten a la licitación hagan sus propuestas responsablemente, entregando toda la información que señalan las bases. El avance del proyecto, en esta fase, depende en primer lugar de la admisibilidad de las ofertas, de la adjudicación y luego de la toma de razón de Contraloría. Una vez concluidas esas etapas del proceso de adjudicación, se puede estimar la firma de contrato e inicio del diseño y posteriormente la ejecución de obras”, precisó Paul.

Con el visto bueno de Contraloría, que puede tardar varios meses,  las partes estarían en condiciones de firmar el contrato y comienzan otros procesos internos y burocráticos. Tras ello la empresa elegida deberá comenzar a ejecutar el diseño definitivo del futuro hospital.

Según Salud, la fase de diseño tomaría alrededor de 275 días, lo que da poco más de nueve meses,  lo que implica que el nuevo recinto hospitalario no comenzará a ser edificado antes de que termine el actual período presidencial, como era el compromiso inicial.

Las obras del hospital base de la futura región tomarían alrededor de cinco años, lo que implica que si comienzan durante el 2018 podrían ser entregadas el 2022 aproximadamente, si es que no se producen cambios en el proyecto y aumentos de obra que dilaten los plazos.

Cambios
En el portal Mercado Público, la página oficial de negocios del Estado, las últimas notificaciones del SSÑuble referidas al proyecto fueron emitidas el pasado 3 de marzo y contienen cambios a las bases.

En el documento se corrigen o aclaran con mayor detalle las referencias, características y competencias de  profesionales de ámbitos como arquitecto jefe, topógrafo, jefe de proyecto, proyectista de instalaciones sanitarias, entre otros.

Adicionalmente expone a los potenciales interesados un cambio en la tabla de evaluación, donde se agrega un factor y se plantean nuevas ponderaciones para el análisis técnico de las ofertas.

La comisión que analizará las propuestas que lleguen el 27 de marzo está integrada por siete profesionales del SSÑuble, como la subdirectora de Recursos Físicos y Financieros, el coordinador general del proyecto Nuevo Hospital Provincial de Ñuble, la jefa de la sección de Obras Civiles, la jefa del Departamento Jurídico, el jefe de la Sección Abastecimiento en Red, además de un ingeniero y un abogado del Servicio de Salud. 

Una vez que se abran las propuestas, la comisión será la encargada del análisis detallado de las ofertas para determinar su admisibilidad y luego emitir un informe con fundamentos técnicos, financieros y jurídicos con la proposición de a qué empresa adjudicar, según lo dispuesto en el artículo 40 bis del Reglamento de la  Ley de Compras Públicas. 

Características
El proyecto contempla la construcción de más de 100 mil metros cuadrados en los que se dispondrá de 530 camas y un centro de salud ambulatoria con 100 box de atención. La obra permitirá aumentar el número de camas de mayor complejidad, respondiendo así al actual perfil de los problemas de salud. Esto significa pasar de 33 camas críticas, disponibles actualmente en el hospital Herminda Martín, a 76 en las áreas de adulto, infantil y neonatal.

El nuevo hospital, que reemplazará al actual Herminda Martín como centro de referencia de salud provincial y que se ubicará en Avenida O’Higgins, contempla 530 camas, un centro ambulatorio con 99 boxes de atención y procedimientos, seis  pabellones quirúrgicos de cirugías electivas, seis pabellones de cirugía mayor ambulatoria y dos pabellones de urgencia. El plazo total para que la empresa realice el diseño y construcción del recinto hospitalario es de 1.650 días corridos. 

El futuro edificio también alojará todos los servicios ambulatorios que actualmente se prestan en el consultorio adosado de especialidades. El área ambulatoria contará con 100 box de atención y procedimientos de especialidades médicas y odontológicas. La proyección es que las atenciones de especialidades aumenten en 40 mil al año.

Preguntas
Durante esta segunda licitación el Servicio de Salud respondió 993 preguntas de las empresas interesadas, las que consideraban aspectos técnicos y administrativos del proyecto. 

En la etapa crucial de consultas técnicas varias empresas presentaron su preocupación sobre el destino de la Capilla San Juan de Dios ubicada en el terreno del futuro hospital, que se encuentra en malas condiciones, es Monumento Nacional  y que no podría eventualmente soportar los movimientos de las maquinarias en la zona.

El Servicio de Salud Ñuble establece que el contratista “no podrá intervenir en ningún aspecto sobre las instalaciones de la capilla”,  pero tiene un seguro en favor del Monumento Nacional.

Comentarios