Seremi apunta a fondos FNDR para ampliar plan de recambio de estufas

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 11:10 PM 2017-03-09

Solo $450 millones dispone la Secretaría Regional del Ministerio de Medio Ambiente para ejecutar el programa de recambio de estufas del presente año, tal como lo exige el Plan de Descontaminación Atmosférico (PDA) de Chillán y Chillán Viejo, según manifestó el jefe de la entidad, Richard Vargas.

El presupuesto asegurado, obtenido de fondos sectoriales de la cartera, le permitirá a la oficina regional del ambiente ofrecer un total de 650 equipos, y si bien es más del doble de lo que se entregó el año pasado (265), el acumulado total que se alcanzaría durante los dos primeros años de vigencia del documento (915) sería menos del 5% de la meta final calculada en 20.000 recambios en una década.

Admitiendo que los recursos con los que cuenta su despacho son insuficientes y considerando que la política de reemplazo es unas de las dos medidas estructurales del plan, el funcionario de gobierno anunció que ya presentó una iniciativa al Gobierno Regional para conseguir el financiamiento que le garantice promover de manera masiva el programa.

“Estamos postulando un proyecto por $2.500 millones, lo que nos permitiría cambiar algo así como 3.000 ó 3.500 calefactores entre Chillán-Chillán Viejo y Los Ángeles. Este año vamos a tener un incremento sustantivo en el programa de calefactores, ya garantizado con los fondos que tenemos e independiente de que logremos o no los fondos adicionales”, explicó.

Richard Vargas recordó que la meta final que se debe alcanzar en una década no significa que necesariamente se tiene que disponer de 2.000 aparatos al año; no obstante, afirmó que esta cifra resulta un estímulo para analizar el estado de avance de la medida y que sirvió como argumento para plantear la solicitud con el objetivo de obtener dineros del Fondo de Desarrollo Regional (FNDR).

“Sabemos que estos fondos son escasos y que deben ser priorizados en las situaciones más críticas que tiene la región y nosotros estimamos que esta (la contaminación) es un punto crítico donde necesitamos ayuda del Gobierno Regional para poder desarrollar una política pública de amplio beneficio para la comunidad”, reiteró.

El seremi aclaró que durante el presente mes el Gobierno Regional debería estar entregando una respuesta al pedido y se mostró optimista de conseguir los recursos extras Aunque admitió que el financiamiento del texto ambiental para la intercomuna no es tan generoso como se quisiera, descartó que las metas del PDA se vean afectadas por este tema.

Implementación
El próximo 1 de abril la Seremi de Medio Ambiente dará inicio oficial al plan operacional de Gestión de Episodios Críticos del Plan de Descontaminación, que implica la restricción del uso de leña para la calefacción durante los días declarados como extremos a causa del material particulado fino (MP2,5).

Si bien el texto ambiental considera que durante este periodo, que se extiende hasta el 30 de septiembre, el territorio que comprende Chillán y Chillán Viejo puede dividirse en polígonos de restricción de consumo de biomasa, Richard Vargas no descartó que se pueda dar esa medida.

El funcionario indicó que actualmente los profesionales de la seremi están evaluando técnicamente la factibilidad o no de esa posibilidad, decisión que será entregada el próximo 1 de abril.

Pese a que aún se evalúa la situación, el año pasado la gestión de episodios críticos se aplicó de manera general a toda la intercomuna, mecánica que igualmente sería repetida este 2017.

Por otro lado, la oficina regional de la cartera ambiental anunció mejoras en las estaciones de monitoreo de la zona y de la región.

Un total de $400 millones se destinaron para los 11 medidores del Bío Bío, inversión que igualmente alcanzó para los dos que existen en Chillán, en INIA y Purén.

Un mayor sistema de automatización, con mejores equipos y más modernos, además de externalizar la mantención de la red, es lo que se potenció en las estaciones. Asimismo, añadió Vargas, se amplió el nivel extremo de medición de 1.000 microgramos por metro cúbico (ug/m3) de MP2,5 a 2.000, lo que, a juicio del seremi, permitirá saber de manera más detallada y real los peak horarios de contaminación en la intercomuna.

Vargas precisó que en abril se va a anunciar al profesional que se hará cargo de la oficina que se habilitará para la ejecución del programa de recambio de estufas. Ese mismo mes, advirtió, se entregarán más detalles de la campaña “Aire en tu aula”, con el que se busca educar a los estudiantes sobre la importancia de mantener un medio ambiente saludable.

Vargas confió en que este año los episodios de saturación se reduzcan,  a diferencia del 2016. La esperanza del funcionario descansan en las medidas de recambio de estufas, el mejoramiento térmico de viviendas y la época lluviosa que se proyecta para otoño-invierno.

Críticas
Duras críticas sobre la escasez de recursos para la aplicación de las medidas estructurales han planteado parlamentarios representantes de la provincia.

El diputado local de la Democracia Cristiana (DC), Jorge Sabag, lamentó que un plan tan importante para la intercomuna no cuente con los recursos necesarios y cuestionó el hecho de que se tenga que recurrir a fondos del Gobierno Regional.

A juicio de Sabag, al ser la contaminación un problema permanente, los dineros para la aplicación del PDA deberían ser permanentes y no obligar a las reparticiones regionales a buscar recursos de otros medios.

Al respecto Vargas recordó que como ministerio han solicitado los presupuestos a Hacienda pero, explicó, la situación de emergencia que se ha vivido en Chile en los últimos meses han cambiando el destino de los recursos y las prioridades.

“Yo le pido a los parlamentarios, que son los que nos ayudan bastante cuando aprueban la ley de presupuesto de la Nación, que precisamente en esos momentos hagan las modificaciones pertinentes(...) sin el compromiso de ellos todas las políticas públicas no tienen sentido”, recalcó.

Comentarios