A través de la Cámara Baja pedirán antecedentes sobre termoeléctrica

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Agencia Uno 08:40 PM 2016-03-25

Parlamentarios, autoridades locales y vecinos solicitarán mayores antecedentes respecto de la central termoeléctrica a gas natural que podría ser construida en la comuna de Pemuco, en el sector de Chequenes que colinda con El Carmen, por parte del grupo francés Engie, según informó ayer LA DISCUSIÓN.


El complejo industrial propuesto tendría, a partir de los antecedentes expuestos por la empresa al Concejo Municipal pemucano, una potencia de generación eléctrica de 480MW, levemente inferior a lo que producirá El Campesino de Bulnes con 640MW y superior al complejo Bocamina de Coronel con 478MW, convirtiéndose en la segunda central en importancia en la Provincia de Ñuble y en una de las más grandes de la región.


El concejal de la comuna pemucana, Hugo Muñoz, manifestó que como autoridades deben recoger más antecedentes antes de decidir lo que podría ocurrir en la comuna con una industria energética de la magnitud proyectada.


El edil DC agregó que “en teoría” la industria sería en cierto sentido amigable con el medio ambiente, por cuanto la información que les fue entregada hablan de un bajo consumo de agua mediante un proceso de reutilización del líquido bajo un sistema de circuito cerrado.


La autoridad comunal agregó que a pesar de las virtudes del proyecto que la empresa muestra, “es necesario considerar muchos factores antes de que la comunidad tome partido”. Comentó que el sector donde sería emplazada la planta actualmente es de uso forestal y en el lugar existe una escuela rural.


Muñoz agregó que la empresa habría manifestado que dada la cantidad de superficie adquirida para desarrollar el proyecto (140 hectáreas de las cuales usarían 10) no se generarían problemas en la comunidad, pero precisó: “ello está por verse”.


Su mayor preocupación está dada por el hecho que la industria, si bien utilizaría gas natural, podría ocupar petróleo en el caso de la provisión de aquel combustible fallara, lo que es una posibilidad y por ello se incluye en el proyecto.


Plantea que hasta ahora la comunidad no se ha manifestado, pero es probable que surjan quejas respecto del uso de las aguas del canal Casablanca, según contempla el proyecto.


En tanto el senador Alejandro Navarro (MAS) agregó que “nos vamos a poner a disposición de la comunidad para que el proyecto tenga la mayor participación social”.
Precisó que además espera apoyar a los residentes con su equipo jurídico con el fin de cautelar que sus derechos sean debidamente respetados por la empresa, que tiene una fuerte presencia en generación en el norte del país.


Planteó que desarrollar proyectos de este tipo “es un muy buen negocio para las empresas, de tal manera que hay alrededor de 60 iniciativas en el país”.


No obstante la institucionalidad nacional no estaría en condiciones de analizar, controlar y fiscalizar todos los proyectos, dada la falta de personal, por lo que se requiere estar muy atentos en cada etapa de desarrollo de las iniciativas y respecto de esta en particular.


Dada la carencia de datos y para despejar las dudas existentes en la comunidad local, Navarro comentó  que pedirá que se entreguen informes oficiales a la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara Alta.


Solo gas natural
El diputado DC Jorge Sabag comentó que igualmente pedirá que la comisión respectiva de la Cámara Baja tome cartas en el asunto, para que el proyecto siga un proceso claro y transparente de cara a la gente que vive en el sector.


“Lo que tenemos que hacer es que se debe obligar a la empresa a que durante toda la vida útil del proyecto solo ocupe gas natural y evitar que pueda ocupar petróleo para producir energía. Se trata de un combustible (petróleo) que genera mucha contaminación”, planteó.


Destacó que si la planta va a ser construida, no puede ocurrir lo que sucedería en Bulnes donde una industria proyectada estará en una zona agrícola y por lo tanto alteraría la calidad de vidas de los vecinos.


Por ello planteó que para la ejecución de este proyecto es vital que la comunidad sea informada y manifieste sus aprensiones.


Además, desde la comuna se espera que si no hay alternativas y se construye el complejo, al menos hayan reparaciones, compensaciones e inversiones que mitiguen los daños eventuales a la calidad de vida de los habitantes.


Se espera que en la etapa de construcción de la planta, que costará unos 480 millones de dólares, se generarán 600 puestos laborales. En tanto, 50 personas trabajarían durante su operación.

Comentarios