Notifican a expropiados de Punilla para tomar posesión de predios

Por: Roberto Fernández Fotografía: Archivo 09:10 PM 2017-03-07

Un paso más en el proceso de ejecución del proyecto embalse La Punilla se cumplió este lunes, con la publicación de 31 resoluciones emanadas del Primer Juzgado Civil de Chillán, entre diciembre y marzo, por causas sobre pago de indemnización por expropiación, para tomar posesión material del bien expropiado por parte del Ministerio de Obras Públicas (MOP).

Como se recordará, el MOP entregó en concesión a la empresa italiana Astaldi, la construcción y operación del embalse La Punilla, en el río Ñuble, en la comuna de San Fabián. La adjudicación se concretó en junio del año pasado y se prevé que los trabajos comiencen a fines de este año o a comienzos del próximo.

El proceso de expropiaciones comenzó en 2013 y se estima que en total el número de familias que serán expropiadas alcanza a las 120, solo para la construcción del embalse, a las que se deben sumar otras 98, cuyas propiedades se verán afectadas por el mejoramiento de la ruta N-31.

El proceso de expropiaciones exhibe valores para predios de 5.000 metros cuadrados en un amplio rango que va desde los $7,3 millones a los $84 millones, dependiendo del respectivo informe de tasación y del avalúo hecho por la comisión de peritos. En promedio, se están pagando $3.764 por metro cuadrado, lo que es alto si se considera que dichos predios no cuentan con riego ni conectividad óptima (camino de ripio).

No obstante, desde la perspectiva de los erradicados, el proceso no ha sido sencillo, de hecho, algunos han manifestado que no tienen certeza respecto de su relocalización y sobre los temas de vivienda y salud, además del desarraigo de una zona que ha sido su hábitat por toda una vida.

Juane Rosselot, vocero del movimiento Ñuble Libre, opositor al proyecto, expresó que hasta el momento se ha expropiado a la mitad de las familias afectadas y que una vez que concluya la evaluación ambiental de la línea de transmisión eléctrica se continuará avanzando, lo que criticó duramente, ya que en su opinión, no se debió comenzar con este proceso sin antes tener las autorizaciones correspondientes. 

El proyecto
El embalse inundará un área de 1.700 hectáreas, principalmente de bosque nativo y tierras cultivables, en los sectores La Punilla, El Roble, Chacayal y Puente Inglés, entre otros. Además, la construcción del embalse y la inundación del actual camino hacia la localidad de Pichirrincón, requerirá la habilitación de un nuevo camino en los escarpados cerros de la ribera norte del río. 

No obstante lo anterior, el proyecto de mejoramiento del camino, de 29 kilómetros de longitud, aun no cuenta con su resolución de calificación ambiental. La declaración de impacto ambiental fue presentada al Servicio de Evaluación Ambiental  (SEA) en agosto de 2015, sin embargo, en noviembre de ese año el SEA le puso término anticipado a la tramitación debido a la falta de información relevante.

Según la presidenta de la Junta de Vigilancia del río Chillán, Margarita Letelier, la construcción del embalse debiera comenzar este año. “Entiendo que la empresa está esperando la aprobación ambiental de la línea de transmisión, pero los demás estudios ya están listos y se podría comenzar con las faenas este año”.

Precisamente, en enero de este año la empresa Astaldi ingresó al SEA el estudio de impacto ambiental de la línea de transmisión Punilla-San Fabián, que evacuará la energía producida en la central hidroeléctrica que se construirá aguas abajo de la presa. El ministro de Obras Públicas, Alberto Undurraga, manifestó recientemente que “es poco probable que comiencen las obras antes de contar con el estudio aprobado”.

Comentarios