Zarzar acusa manejos políticos por Grupo Escolar

Por: Edgar Brizuela 10:30 PM 2016-03-24

Autoridad local plantea que lo que ocurre con ese proyecto, y otros de la ciudad, es solo un ejemplo de maniobras electorales

Inicialmente municipio solicitó $2.500 millones para levantar el establecimiento, pero presupuesto fue rebajado

La postergación indefinida en la construcción del nuevo edificio del Grupo Escolar, en Avenida Argentina con Collín, pasó desde el plano técnico al político luego de que el alcalde Sergio Zarzar criticara con dureza eventuales trabas de parte de la Seremi de Desarrollo Social para darle el visto bueno a la iniciativa.

La reposición del establecimiento dañado severamente tras el terremoto de 2010 fue propuesta por la corporación edilicia a fondos del Ministerio de Educación, luego de que fuera primeramente evaluado por el Ministerio de Desarrollo Social a nivel regional durante el Gobierno de Sebastián Piñera.

Tras varias licitaciones fallidas, durante el 2015 la iniciativa reingresó a la Seremi de Desarrollo Social para conseguir más recursos a fin de poder adjudicar la obra. No obstante la entidad le ha planteado una serie de observaciones al proyecto, que lo tienen absolutamente detenido y sin que por el momento haya señales de que pueda tener la recomendación técnica que espera la municipalidad para ir a buscar los 3.700 millones de pesos que pediría probablemente al Ministerio de Educación.

El seremi de Desarrollo Social, Juan Eduardo Quilodrán Rojas, aseguró a LA DISCUSIÓN que para que el establecimiento pudiera ser reconstruido, la entidad edilicia debería cerrar al menos nueve escuelas de los alrededores con el fin de generar la matrícula requerida. Algo que el alcalde no hará, ya que ha manifestado públicamente que no se cerrarán más escuelas en Chillán, una medida impopular que lo podría afectar electoralmente.

El proyecto original para levantar el Grupo Escolar costaba alrededor de 1.400 millones de pesos, pero actualmente la propuesta que están evaluando considera unos 3.700 millones de pesos. El alza se debe a que no hubo empresas interesadas en construirlo.

El Ministerio de Desarrollo Social es el principal obstáculo para que entreguen la recomendación técnica con el que la municipalidad puede ir a pedir recursos. Y el argumento central para el rechazo es que la matrícula actual sería insuficiente para un edificio de esa envergadura.

El proyecto municipal, recalcó Quilodrán, sería bastante satisfactorio en términos técnicos y arquitectónicos y consideraría unos tres edificios con una superficie total de unos 3.700 metros cuadrados. Pero mientras no se tenga asegurada la matrícula no existirían posibilidades de entregar el visto bueno.

Para la entidad regional, el eventual cierre de escuelas con el objetivo de satisfacer la matrícula que se requeriría para el nuevo establecimiento es “una decisión política que depende del alcalde y de los concejales”.

Acusa trabas sistemáticas
Frente a esas declaraciones, el alcalde Sergio Zarzar reaccionó  y aseguró que el establecimiento educacional ya estaría construido si no fuera porque desde el ente regional sistemáticamente se han puesto todo tipo de trabas para concretar su desarrollo.

Recordó la autoridad que según el proyecto ideado por el municipio, el costo real de la infraestructura planteada superaba los 2.500 millones de pesos, cifra que fue rebajada en Concepción.

A pesar de la menor disponibilidad de fondos, la municipalidad desarrolló entre el año 2011 y 2014 tres licitaciones, las cuales no dieron los resultados esperados, pues el financiamiento era insuficiente.

“Nosotros presentamos un presupuesto del orden de los 2.500 millones de pesos y en la etapa de análisis nos rebajan mil millones de pesos, pues a entender de los técnicos con 1.400 millones de pesos podíamos construir la escuela. Estaban equivocados y nosotros teníamos la razón”, sostiene.

La municipalidad ha estado detrás de la construcción del nuevo establecimiento, pues es uno de los pilares para renovar el sistema educativo municipal y aspirar a seguir aumentando matrícula a través de infraestructura de calidad.

Lo que ocurre con el Grupo Escolar, remarca Zarzar, es solo un ejemplo de algo mayor que estaría sucediendo con proyectos municipales que son sistemáticamente rebajados y postergados por los entes regionales.

Recordó que el año 2012 la municipalidad obtuvo de parte del Gobierno Regional 3.804 millones de pesos para terminar de construir el Teatro Municipal chillanejo, luego de décadas de trabajo. No obstante la entidad edilicia había presentado un proyecto por 5 mil millones de pesos que justificaban plenamente todos los gastos en que debía incurrir la municipalidad para concluir el “elefante blanco”.

Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos desplegados por profesionales del municipio, nuevamente hubo un recorte por más de 1.000 millones de pesos, lo que derivó en un financiamiento insuficiente que llevó a que cayeran las licitaciones levantadas en el portal del Mercado Público.

Solo evaluaciones posteriores permitieron que la ciudad obtuviera recursos adicionales, con lo que pudo llamar a la licitación que ganó la empresa Ingetal, que debiera terminar las obras durante el primer semestre de este año.

Zarzar refuerza que en ambos proyectos ocurrió prácticamente lo mismo, lo cual daría cuenta “de una visión sesgada desde Concepción” para aprobar proyectos caros y de relevancia para la ciudad y la provincia.

Más ejemplos
El alcalde no se queda en esos proyectos, pues además expone que la municipalidad recibió recursos para construir los puentes de Purén, Libertad Oriente y Yerbas Buenas. De ellos solos los dos primeros pudieron ser levantados, mientras que el último aún no es licitado favorablemente.

Agrega que en este caso nuevamente se encontraron con un recorte presupuestario “antojadizo” de parte de profesionales de Concepción, a pesar de que la iniciativa se encontraba “bien fundamentada”, afirma.

Frente a la reposición de la iniciativa la municipalidad, tras un período largo de espera, logró que el Gobierno Regional entregara los recursos adicionales y que según su visión nunca debieron haber sido quitados.

En medio hubo varios años de espera y tres licitaciones fallidas, todo lo cual se pudo haber evitado si es que la propuesta municipal hubiera sido aceptada desde un comienzo.

En estos momentos el puente de Yerbas Buenas tiene el presupuesto necesario luego de la partida adicional entregada el año pasado. Con $435.744.000 disponibles la municipalidad debiera llamar probablemente en abril el cuarto llamado para el concurso público y así construir el paso en la calle del mismo nombre, que solo tiene en la actualidad una pasarela peatonal.

“Fin político electoral”
Frente a voces que manifiestan que la municipalidad de Chillán es la responsable de que proyectos emblemáticos no puedan ser ejecutados en los plazos previstos, aduciendo carencia de capacidad técnica, Zarzar responde manifestando que lo que ocurre es justamente lo contrario, que grandes iniciativas de la ciudad son recortadas por entes regionales en muchos casos sin antecedentes serios.

Ahora, luego de las declaraciones del seremi de Desarrollo Social, el alcalde indica que nuevamente se trata de temas que son expuestos con algún fin político electoral.

Es una tesis que desde hace bastante tiempo ronda al interior del municipio chillanejo, el cual efectivamente ha obtenido menos recursos que en años anteriores.

La municipalidad local, por ejemplo, postuló a un proyecto para mantener el Parque Sarita Gajardo, no siendo favorecida, y hasta el día de hoy no le han entregado los fondos para el Parque de Ultraestación, a lo que se suma la falta de inversión para otras iniciativas.

Lo concreto es que durante este año el municipio tiene pocas obras que inaugurar, a diferencia de lo que ocurrió en años anteriores.

Incluso el Plan Regulador, que fue aprobado por el gobierno comunal, debe pasar por el cedazo de la Seremi de Vivienda, donde se teme en el municipio que pudieran salir observaciones que extiendan su estudio.

Frente a estas contingencias el alcalde sostiene que antojadizamente se han bajado proyectos presentados por la Municipalidad de Chillán. Recalca que “probablemente quieren politizar la aprobación de proyectos para la ciudad”, apuntando a que se está en año electoral.

La Nueva Mayoría evidentemente te quiere recuperar la ciudad, así como muchas otras comunas de la provincia en manos de la Alianza y la estrategia de quitarles fondos, según el alcalde, forma parte del escenario pre electoral.

El consejero regional Gustavo Sanhueza (UDI), encuentra razonables las palabras del alcalde, pues a su entender existe efectivamente una estrategia para afectar la provisión de fondos para proyectos emblemáticos a comunas de la Provincia de Ñuble en poder de la Alianza.

Sanhueza sostiene que hay “un trato desigual”, que se manifestó recientemente en que fueron postergados por ejemplo recursos que Portezuelo solicitaba para reponer un liceo comunal, el que contaba con todos los requerimientos técnicos.

Comentarios